Si habéis entrado últimamente en Soundcloud os habréis fijado en que la parte superior de la pantalla estaba coronada con el típico aviso legal que todos solemos ignorar. Pues bien, esas nuevas condiciones legales entraron en vigor el pasado día 17 de julio y os voy a ahorrar la faena de leerlas. Básicamente vienen a decir que si a partir de ese día aceptar seguir siendo usuario Soundcloud va a saber tu género cuando te conectes a través de Google Plus o Facebook. Si usas la app de Soundcloud en tu móvil, la compañía también va a acceder a determinada información para “fines analíticos”, aunque aseguran que no esa información no te identificará y a tu móvil de manera individual.

¿Por qué hace esto Soundcloud? Para aquellos que sepáis algo de marketing digital, el término segmentar os dice algo seguro. Para los que no sepáis que es, segmentar significa mostrar publicidad a un público particionado en diferentes variables: edad, geolocalización, sexo, intereses, etc. Y toda esa información sale del uso que le damos a Google, pero también a las redes sociales. Soundcloud, cuyo funcionamiento está cada vez más orientado a convertirse en una red social, también va a sacar provecho de esa información para insertar publicidad y sacarle mayor rendimiento económico al enorme tráfico que tiene. No obstante, la compañía todavía no se ha pronunciado acerca de la implementación de publicidad en la plataforma, pero los rumores ya corren como la pólvora.

Que nos trackeen como usuarios no deja de ser algo que ya sufrimos a diario y, por eso, no es el más oscuro de los cambios que va a sufrir el servicio a partir de ahora. Mucho más chungo es que las tres grandes reinonas de la industria musical, Sony, Warner y Universal, hayan llegado a un acuerdo con la empresa alemana: ellas no llevan a Soundcloud a los tribunales por temas de copyright y, a cambio, se llevan un jugoso cacho del valor de la compañía más un porcentaje de futuros beneficios. Peces gordos haciendo negocios en despachos acristalados, ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Pero, ¿cómo te afecta a ti, usuario habitual del servicio, este acuerdo?

Hasta hace unos meses, si un usuario infringía la propiedad intelectual debía ser denunciado por otro usuario y Soundcloud hacía de mediador en el litigio. Si el denunciante tenía razón, la canción desaparecía y la cuenta podía ser cancelada. Para agilizar este trámite, Soundcloud implementó un código que automáticamente reconocía qué canciones o sets violaban la propiedad intelectual cuando éstos eran subidos a la plataforma y evitaba que fueran publicados. Sin embargo, este sistema tenía enormes fallas en su funcionamiento y llenaron el correo de obreros del departamento legal de Soundcloud de quejas y más quejas.

Desde hace algunas semanas es Universal la que se encarga de “hacer limpieza”. La web Do Androids Dance descubría el embrollo a finales de junio en este artículo explicando el caso de un DJ de la radio Sub FM y su intercambio de emails con el departamento de atención al usuario de la compañía. Y todo parece indicar que Warner y Sony, después de este acuerdo, también tendrán el poder de eliminar de Soundcloud todo aquello que consideren una violación del copyright. Huelga decir que las compañías están en su derecho de velar por los derechos de propiedad intelectual. Sin embargo, ¿se les podrá ir la mano eliminando audio? Si eso ocurre, ¿cómo podrá el usuario reclamar lo que es suyo? ¿Qué papel jugará Soundcloud, a quien el usuario suele pagar una cuota anual por el servicio, en ese litigio? ¿Qué ocurre con los podcasts, serán considerando “ilegales” tanto los de BBC Radio 1 como los que sube mi primo de su programa en la radio del pueblo? Hay muchas preguntas sin respuesta, pero todo parece indicar que la era de Soundcloud, uno de los inventos que más ha hecho por la democratización de la música (junto con MySpace), ha llegado a su fin.