El pasado fin de semana se celebró en el recinto de la Caja Mágica de Madrid el Mad Cool Festival 2017. Más allá de las tormentas, de los trágicos sucesos del viernes que ya todos conocemos y de ciertos problemas de organización traducidos en numerosos retrasos, la oferta musical resultó excelente, destacando especialmente Trentemøller y Moderat.

El primer contacto con el Mad Cool 2017 fue una reproducción del diluvio universal. Por suerte Warpaint, cuyo directo se ha solidificado en esta gira, nos hicieron disfrutar. Aunque su último disco no es su trabajo más apreciado, sí que ha enriquecido su directo.

Los últimos coletazos de tormenta dejaron imágenes propias de Glastonbury, pero a partir de las 20h nos dio tregua. De ese modo, pudimos asistir al concierto de unos Belle & Sebastian muy animados con el mejor de los humores.

Una de las actuaciones más esperadas, la de UNKLE, resultó un tanto decepcionante: a excepción de Lonely Soul, su propuesta pareció estar a años luz de la de aquella banda que representó en trip-hop en Ninja Tune.

Trentemøller (56)Rp

Lo de Trentemøller, en cambio, va camino de poder considerarse el mejor espectáculo de electrónica (fusionada con post-punk) de la temporada.

El cierre de la primera jornada estuvo protagonizada por el berlinés Boys Noize, quien, como es habitual desde hace un par de años, abrió su actuación con la infalible Overthrow. Además, su mezcla de Hey Boy Hey Girl de The Chemical Brothers con Extasy extano de Chimo Bayo fue de los más comentado de camino a la salida.

La previsión de lluvia, que cesaba a partir de las 18h, también se cumplió en la segunda jornada, permitiéndonos disfrutar del recinto, de los conciertos y hasta del sol con mayor comodidad (es decir: sin las innegociables botas de agua del primer día).

Rancid, una de las bandas veteranas del punk (y del ska punk) californiano, se sirvió como aperitivo de Green Day, cabezas de cartel del viernes. La nota significativa fue ver a post-adolescentes y veinteañeros entre el público, no solo a maduritos nostálgicos.

La jornada, el festival e incluso una parte de las vidas de quienes lo vimos en directo quedaron marcadas por el trágico accidente de Pedro Aunión. Que descanse en paz en el sueño que hizo realidad tantas veces.

Kiasmos (35)Rp

En esas circunstancias, unidas a la ejemplar y muy comprensible cancelación de Slowdive (al parecer Rachel Goswell vio el accidente en directo), se hizo complicado disfrutar del concierto de Kiasmos, pero su techno ambiental y abismal fue una buena medicina.

Wilco (17)Rp

Al día siguiente, por suerte, volvió a salir el sol por encima de las nubes; y, aunque tuvimos que espera hasta pasada la medianoche para que las guitarras dieran paso a la electrónica, pudimos disfrutar de una jornada excelente en lo meramente musical.

Incomprensiblemente emplazado en el tercer escenario (en cuanto a tamaño e importancia), en un espacio muy reducido, el concierto de M.I.A. no pudo acoger a todo su público potencial por restricción de aforo. Aún así, la cantante londinense lo dio todo (con las limitaciones físicas de su edad, que ya empiezan a notarse).

Moderat fueron, sin lugar a dudas, una de las cumbres musicales del Mad Cool Festival 2017. Por mucho que hayamos visto su show en la península varias veces en los últimos tres o cuatro años, siempre nos conquistan con su impresionante magnetismo, unas veces contundente y otras más melódico.

Con precisión alemana y una puesta en escena espectacular, calcaron el setlist que vienen interpretando desde la publicación de III en abril del pasado año, haciendo temblar la Caja Mágica.

SBTRKT (95)Rp

El cierre, en una ajustada y cruel disputa con Floating Points, corrió a cargo de SBTRKT, que sorprendió a todos pinchando Tame Impala a las primeras de cambio.