A veces a los periodistas se nos olvida la edad (real) que tienen muchos de los artistas que colpan la mayoría de portadas actualmente. Nos empeñamos en que digan lo que queremos escuchar -o lo que queremos decir nosotros-, olvidándonos de su marco espacio-temporal. Y a los 20 años todos sabemos la importancia que tiene el lado más hedonista y festivo de la vida. El salir de fiesta como ritual pocas veces tendrá un sentido más bonito que en la época juvenil. Pero claro, para muchos la juventud es algo “frívolo”, y nos gustan las cosas serias, reposadas (ironía).

A Bad Gyal le envuelve un halo festivo, no sólo cuando está en el escenario, también fuera de éste. Habrá una parte que le haya aportado un estilo como el dancehall, en el que se otorga una enorme importancia a la fiesta que envuelve sus ritmos, pero otra la trae ella de serie. Desde que se atrevía a marcarse actuaciones de baile dancehall en un pueblo como Vilassar de Mar.

A escasos días de su paso por Sónar, nos vamos con Bad Gyal de tiendas por el Raval, en busca de algún complemento para su actuación dentro de la programación de #SónarBaixaAlMetro (que tuvo lugar el viernes pasado). Y hablamos con ella sobre la importancia que da a la fiesta como concepto dentro de sus puestas en escena, el valor que le concede al estilismo o qué nos tiene preparado para el festival.

Hoy, por cierto, estrena nuevo track, Nicest Cocky.