Al teclear el nombre de Glue Kids en el buscador de Google, entre las imágenes de niños abrazados a un bote de pegamento y las de manualidades infantiles, se cuelan varias fotografías de cassettes, una camiseta con la silueta de un cuervo donde puede leerse ‘funeral hop’ y dos individuos con caretas sonrientes que no dejan de tener cierto toque macabro. “Detrás de las sonrisas siempre puede haber un lado siniestro” dice Javi Tres (el nombre que está detrás del proyecto).

“Santos Inocentes” (Galleta Records, 2014) -su primer y reciente disco en solitario- no puede negar la cloaca rap en la que ha crecido este veterano productor afincado en Barcelona. Como DJ Tres formaba parte de la escena de rap nacional más underground (Still Diggin’, Perros Callejeros, Strand…). Pero en realidad Glue Kids ya no es DJ Tres ni tampoco es uno solo. Con el nombre del proyecto quiere reflejar algo por lo que aboga como filosofía de trabajo: no centrar el protagonismo en una persona sola sino más bien en algo colectivo; como ocurre en las películas de Einsenstein, uno de sus muchos referentes cinematográficos.

Funeral hop, el concepto acuñado por ellos mismos -más a modo de coña que de catálogo formal- para definir el sonido de este trabajo, deja claro de qué va “Santos Inocentes”: electrónica oscura, lúgubre, y una obsesión por el rap que permanece latente a lo largo de los siete cortes. Este sábado (14.30 h.) Glue Kids llevará hasta el escenario Sónar Village la música que -de una manera u otra- ha tenido algo que ver con la confección de este sonido.

-Antes de nada, nos gustaría saber por qué eliges el nombre de ‘Glue Kids’ para tu proyecto y qué significado tiene.

Esto es como una broma de hace muchos años porque hubo una época en televisión que les dio por crear una alarma social con los niños del pegamento. Y me hacía mucha gracia ese efecto, y dije: “mira, mi proyecto musical en solitario se va a llamar así”. Y ya está, no hay más detrás.

Y luego la movida es que a nivel de exposición o tal tampoco me mola centrarlo en mí. Yo no soy “glue kid”, es más como un nombre de grupo o una movida así. Para mí la gente que colabora en el proyecto también forma parte de esta historia. He colaborado con Ilogike, que es quien ha mezclado la mayor parte de los temas y quien ha hecho la masterización y para mí él también forma parte de eso, porque para conseguir sacar este trabajo él ha formado parte de esto. Y mi mujer, que ha hecho las fotos de la portada, también. Y Abel [Galleta Records] que ha editado todo, pues exactamente lo mismo. Niño… bueno, lo de Niño es más raro porque a mí Niño es un tío que me inspira mogollón y con el que intentamos tener bastante relación. Y él pues… yo qué sé, me ha ido poniendo movidas y me ha ido diciendo y tal. Y su música también me ha influido un poco, antes mi forma de hacer música era un poco diferente lo mismo… Y bueno, colabora… No es que colabore, es que un día estábamos en casa, estábamos tocando haciendo una jam y uno de los temas acabó en el disco y bueno, hay unos pads que son suyos dentro de toda la mezcla… Pues esta es un poco la movida.

-¿De dónde viene el concepto de “funeral hop”?

La verdad es que con Abel nos ponemos mucha música y hubo una tiempo que nos juntábamos mucho para hacer sesiones rollo radio y poníamos música bastante… no freaky, pero poníamos rock psicodélico, jazz… Y yo en todos estos últimos años he dejado de escuchar música de raíz más negra o más jazz o funk y movidas así y he escuchado más rock o folk… También por mi mujer, que viene de otro rollo musical. Entonces Abel me descubrió a un grupo que se llama Sylvester Anfang, un poco de coña también porque su música la llaman funeral folk. Y con uno de los temas del disco, que fue uno de los primeros que le envié a Abel (que fue cuando me dijo que le molaría sacarlo), me dijo: “suena mazo a este rollo, al rollo funeral folk” y ya cuando fueron avanzando los temas, todo el rollo y tal, ya lo dejamos en funeral hop. Porque el rap está como muy presente, siempre he escuchado rap y para mí la música que hago es rap. Para mí, claro. Otra cosa es que la gente que la escuche no se quede con eso. Me imagino que como tiene un ambiente muy lúgubre la música y como de peli de miedo, le pega bastante.

-Le has dado el toque macabro a la sonrisa de la galleta de Galleta Records…

Exacto, detrás de las sonrisas siempre puede haber un lado siniestro.

-¿Cómo nace Santos Inocentes? ¿Con qué idea -digamos- como punto de partida?

Creo que en 10 años a lo mejor bajo Glue Kids he sacado dos temas en dos recopilatorios… bueno un tema en un recopilatorio, dos temas en dos recopilatorios diferentes y una remezcla. Pero llevo haciendo música muchísimo tiempo y siempre he ido como buscando… bueno, probando, experimentando dentro de lo común y buscando un sonido que fuese un poco más mío, algo que a mí me mola o que va con lo que yo quiero transmitir con la música. Y bueno, en los últimos tres o cuatro años ya empezó a tomar más forma. Y a partir de un tema, en concreto de “Hocín”, que dura como nueve minutos y lo he cortado porque duraba como 15 minutos… A partir de ahí, ya vi muy clara la línea de por dónde quería tirar y empecé a acabar temas… No sé, tengo un disco duro de música de 100, 200, 300 temas empezados… O maquetas, o de repente un día que te pones con la caja de ritmos y un teclado… Cosas más complicadas o movidas con sampleos… Y a partir de ahí ya dije: “ya sé cómo quiero que suene y estoy en el estado mental que me ha llevado a poder hacer eso como yo quiero”. Y a partir de ahí ya fui acabando temas.

-¿Cómo fue el proceso de creación del disco (ubicaciones, tiempo…)?

Yo he vivido en Madrid, en Berlín y en Barcelona. Y no me acuerdo si hay algo que ya empecé en Madrid o en Berlín pero sobre todo lo he acabado en Barcelona. Llevo viviendo aquí los últimos cuatro años y ha sido el período en el que me he centrado para acabar el disco. Y el proceso, no sé… cada tema ha sido un mundo y una cosa diferente. Por ejemplo, Hocín surgió de una sesión, estaba pinchando y entró un tema, me puse a tocar encima con el sintetizador y hacer el gilipollas con los efectos o con delays y tal, con la mesa, acoples… y eso se quedó grabado. Me moló bastante y lo utilicé como base… Y a partir de ahí surgió. Pero por ejemplo My Moncler is Bulletproof lo hice en tres horas, me levanté una mañana, me fumé un porro, me senté con las máquinas y el ordenador… y era de esto que lo ves megaclaro. Por ejemplo el tema en que colabora Western Tink, que es un chaval que rapea de Austin, lo hice hace mogollón y en esa época estaba escuchando mogollón de minimal wave y cold wave y movidas de estas y me puse a jugar con arpegios y tal… Y bueno, el rap siempre está presente. Porque siempre hago temas con los beats bastante bestias, con el rollo un poco sureño y tal. Y este tema ya lo tenía hecho y lo dejé… Este pavo lo escuché por ahí, me moló, le envié mogollón de ritmos… Y el pavo me contestó, Frankie Pizá me puso en contacto con él, y me dijo “me han molado todos pero este me ha flipado y ya me he puesto a escribir. Y así surgió, yo se lo envié, él lo grabó allí en un estudio, me lo devolvió y a partir de ahí le hice más arreglos y más historias.

Yo lo que suelo hacer mogollón es tocar en mi casa. Y casi todo suele surgir de cosas así, de improvisar y del rollo un poco de estados mentales. Estoy un poco así o estoy un poco asá. O he visto esta peli, me ha molado y me mola el rollo. O he escuchado un disco y me ha flipao… y me pongo a tocar y luego a partir de ahí ya voy acabando. Y muchos temas muchas veces son muy sencillos, son beats… Y en este sentido, lo que te decía, me ha influido bastante Niño, en el aspecto de intentar un punto más allá en lo musical. Hacer arreglos, cambios de armonías… que la movida suene menos a beat y un poco más a canción o al menos a composición musical. Como tampoco hago un sonido que sea perfecto de club… tampoco le veo mucho sentido hacer beats así. O bueno, sí. A lo mejor hago otra movida y hago beats más sencillos. Pero esto me apetecía así.

-¿Por qué habéis elegido el formato cassette?

Pues queríamos sacar el LP y yo quería que saliera en formato físico. Y pensamos o pensé que el cassette podía ser un buen medio. Más que nada porque la cualidad de mi música es bastante guarra y el cassette le añade una cualidad de más guarrería que encaja muy bien con el rollo de sonido que quería. Y luego que como fetiche, como objeto, es muy chulo, es bonito.

-¿Qué relación tienes ahora mismo con el rap?

Lo que estoy haciendo ahora mismo con Glue Kids tiene cero de rap a nivel estético. Son guitarras y voz y movidas así. Pero no descarto hacer más cosas de rap porque me flipa. Yo escucho mucha música pero escucho mucho rap, me obsesiona mucho. Ahora mismo pues escucho rap de los 90’ que siempre me ha flipado y también movidas de ahora como Yung Thug, Zed Zilla, movidas de Memphis antiguo, de Nueva York… que es con lo que he crecido y lo que he escuchado toda la vida y cuando era así un flipado del rap era de lo que más me enteraba. El rap sureño me ha molado pero es algo más reciente. Pero sí, el rap me mola y me molan los rappers y me molaría hacer más cosas con peña que rapea. Hice una remezcla para Erik Urano, que me flipa. Y también le hice una remezcla a Miguel Grimaldo, que me gusta mucho también. Es peña que mola bastante.

-El disco tiene mucho de cine, ¿no? Si tuvieras que elegir a un personaje de alguna película para protagonizar un hipotético film de tu disco -de Santos Inocentes- ¿quién sería?

No tengo ni puta idea. Es que lo mismo no es ni un personaje. El otro día justo hablaba con los colegas de que una parte importante del cine bebe de la cultura judaica y católica y es muy individualista, siempre hay un personaje como protagonista. Y justo hablábamos de que justo en las pelis de Eisenstein no había un… con esto lo mismo me estoy metiendo en jardines… que yo no soy ningún crítico ni nada… Pero bueno, hablábamos de que el protagonista era más un colectivo… Pues a lo mejor es más así, sin un protagonista… Una cosa coral, de mucha gente.

-¿Te inspira más el cine que la música?

Las dos cosas en realidad. Yo creo que por ejemplo en Santos Inocentes hay mucha influencia de John Carpenter. Y mucha influencia probablemente de su música. Yo soy fan de John Carpenter desde pequeño, mi padre también. O sea yo conozco a John Carpenter por mi padre y en realidad… mi viejo es un freaky del cine y yo, antes de saber que John Carpenter hacía música yo sabía que hacía música y me flipaban. Y tampoco caía o me centraba mucho en la música. Entonces el cine para mí es casi más importante que la música, si tuviera que elegir me quedaría con el cine antes que con la música, también porque el cine tiene música.

-¿Qué podremos ver el sábado en Sónar? ¿Qué tienes preparado?

En realidad preparado nada. He contado una lista con 13 horas de música y pincho una hora o sea que no sé cómo lo voy a hacer. Durante muchos años de mi vida he pinchado bajo el pseudónimo Tres y era un poco diferente, pinchaba un poco de todo pero muchas movidas un poco de club y tal. Ahora ya como que esa faceta para mí ha muerto en cierto sentido porque no es algo a lo que me dedique de forma constante y prefiero hacer bolos pinchando como Glue Kids. Entonces a nivel de música, pues con Glue Kids puedo poner un tema de Soft Machine que es un grupo de rock progresivo inglés de los 60’ y los 70’, un tema de rock psicodélico, un tema de hip hop de Los Ángeles… De la peña de Low End Theory. O un tema de Shlohmo, o rap de French Montana, que me flipa… Lo que voy a hacer es pinchar música que está un poco dentro de los parámetros de la música que yo hago y que me mola y que me lleva a eso. Y cambiando las velocidades, y poniendo cosas que van a 45 a 33, súper ralentizadas y rave de Texas y todo mezclado. Siempre he pinchado músicas y discos bastante diferentes entre sí así que haré lo mismo pero orientado a sonidos que están dentro de los parámetros de la música que yo hago.

-¿Planes de futuro?

Me imagino que directos haré a partir de septiembre/octubre. Y también curraré en lo nuevo. Pretendo que sea un poco más libre que lo que he hecho ahora. Bueno ya he empezado a currar, ya tengo alguna cosa. Hice un mix hace poco y añadí una demo de uno de los temas. Y bueno, habrá más voz, más guitarras…

-¿Continúa presente el concepto Funeral Hop?

Pues no lo sé… “Funeral” probablemente, “Hop” ya no sé si será. O sea, eso me imagino que siempre estará ahí porque… yo he crecido escuchando hardcore y rap. O sea, cuando eres adolescente, cuando das ese paso de ser más freaky de buscar algo más… todo lo que he escuchado desde los 13 hasta los 20 ha sido hip hop y hardcore. Y me imagino que algo habrá… O no…

Va a ser una cosa bastante rara, quiero simplemente sentarme, tocar cosas… Si ya éste estaba poco pulido, estará mucho menos pulido probablemente. Y ya te digo que habrá bastante guitarra y bastante voz. Y colaborar, pues no sé, me gustaría hacer cosas con Niño, que siempre lo tenemos ahí y nunca acabamos de arrancar… Y con quien venga. Lo mismo me molaría volver a hacer algo con Strand… Y eso, básicamente preparar el directo de este disco y centrarme a hacer música nueva a mi bola.