Tengo que medio apropiarme del gran eslogan de Goa para poder dar titulo a esta crónica. Una crónica que tratará de contar lo acontecido en el flamante 20º aniversario de la fiesta por excelencia de los domingos en la capital -con permiso de Jesucristo, claro-. Digo tratar porque ya se sabe que no es lo mismo vivirlo que contarlo. Principalmente porque para vivir la magia hay que estar presente y así poder creer en ella. Y creedme, la magia volvió a invadir la sala Fabrik un domingo más gracias a Goa.
Son ya dos décadas las que lleva esta fiesta dominical obligando a diferentes generaciones de clubbers a saltarse la misa para despedir la semana bailando, más de veinte años dando mucho que hablar en diferentes salas de Madrid. Una celebrada trayectoria que ha conseguido sobrevivir a la siempre difícil y machacada escena de club madrileña, logrando marcar un antes y un después en la historia de clubbing nacional. El pasado domingo se volvió a escribir una nueva página para el recuerdo, otro evento para enmarcar ya que todo salió a pedir de boca: el tiempo una vez más acompañó, el público respondió y llenó prácticamente la sala Fabrik y los artistas invitados convencieron con sus discursos musicales. Todo ello bien adornado por sus siempre fiables puestas en escena, aunque para este aniversario no hubo una temática en particular como en anteriores ocasiones. ¿Pero qué mejor temática qué la de un aniversario? Pues eso, toda la carne en el asador: proyecciones, performances, trapecistas, gogos, luces… E incluso se volvió a retransmitir el evento vía radio, ideal para los que sí acuden a misa.
En cuanto a lo musical, recalcar lo antes mencionado. Todos los invitados dieron la talla o como poco cumplieron; obviamente, algunos brillaron más que otros. Es el caso de uno de los atractivos del cartel, los polacos Catz ‘n’ Dogz. Esta pareja es de lo más codiciado del circuito europeo en materia house y así lo demostraron creando una progresión adecuada iniciada con un cálido y contundente house para terminarla con cierta dureza technera; uno de los momentos destacados de su set fue el clásico “Mouth To Mouth” de Audion. Y esa progresión le vino de perlas a Green Velvet. El de Chicago ofreció un previsible set de techno sin apenas riesgo. Eso sí, nos encandiló a todos con ese gran tema de Robert Hood llamado “Never Grow Old” y con su legendaria producción “Flash” cantada/relatada por él mismo en directo. Frenesí generalizado en una sala satélite que lucía como pocas veces se había visto.
Al mismo tiempo en la main room, el veterano Josh Wink hacía lo propio con su ya conocido arte en los efectos. Wink es un asiduo de Goa y sabe perfectamente lo que tiene que ofrecer, pero lo que no me esperaba es que ofreciese un set tan ecléctico. Desde el tech-house hasta el techno acariciando el género rave y rematando con algo de ácido, para enmarcar la inesperada hora final de clásicos. Destacar ese hit suyo ácido-infeccioso llamado “Talking To You” (¡cómo suena en directo!), el ravero remix de Ben Klock a su “Are You There” y ese oportuno tema de SIS “Nesrib” tan bailado en Goa. Aplausos del respetable en la despedida que sirvieron para recibir al triunfador de la noche, el cubano Maceo Plex.

Horas antes del comienzo de la fiesta, Eric Estornel -su nombre de pila- ya dejó claro en su cuenta de Twitter que venía con muchas ganas. Y desde el primer segundo ya pudimos comprobar que Maetrik también quería formar parte del juego, su cara más Techno fue la que comenzó el set para luego ir dando paso a un volador Maceo Plex. Fue una actuación para enmarcar, ya que ofreció de todo provocando grandes momentos en pista. Primero siguió la estela de Wink con el Techno, y para ello tiró de cosas suyas como el “Conjure Sex” o su gran remezcla al “Heads Above” de WhoMadeWho. Luego nos hipnotizó con esa nueva bomba de Agoria llamada “Hélice”, para acto seguido electrocutarnos con su remezcla al “Learn To Fly (Maceo’s 808 Dub)” de sus colegas Odd Parents. Fueron unos minutos electrosos ‘made in’ Marielito, su otro alias con el que produce auténtico sonido electro. Ya en el tramo final terminó por rematarnos del todo cuando de fondo se empezaron a escuchar las notas de ese clasicazo de Der Dritte Raum llamado “Hale Bopp”. Mención especial a esa sucesión de remezclas que tiene hechas pero que aún no han visto la luz, remezclas para: Archive, Moby, The Smiths y Kavisnky (mucho ojo/oído a la de Moby). Fue una actuación en la que demostró sobradamente que sigue siendo un top mundial, pese a quien le pese.
Pero para top, el público de Goa. Un público en parte venido desde diferentes puntos de la península (Barcelona, Gijón, Coruña, Tenerife, Málaga…) que no dudaron en acudir a este evento a pesar del viaje. Incluso la competencia del sector estuvo presente en esta celebración, lo que se traduce en una muestra de respeto. Un respeto trabajado a lo largo de los años dando lugar a increíbles domingos de magia. Felicidades y enhorabuena a todo el equipo de Goa.