InnerCut forma parte de esa escena de productores underground tan interesante que viene gestándose en Barcelona, enfocada en un concepto de electrónica de enorme potencial radiofónico que se mira en fórmulas comerciales propias del pop, aportando ese ímpetu vanguardista, emotivo y sofisticado de géneros electrónicos de sonoridad house, por lo relajado de sus ritmos y la sofisticación del discurso musical.

El artista forma además parte de un roster como el de Helsinkipro, sello que viene apostando especialmente por una línea editorial donde tiene cabida el synth ochentero de Salfvman o la experimentación ecléctica más vinculada al hip hop de Skygaze.

En una entrevista de 2015, en una radio comarcal catalana, te definían como bedroom producer, concepto más vinculado a rutinas de trabajo y espacios de creación que a la tipología de determinada propuesta. ¿Qué es para ti un bedroom producer y qué te aporta producir de madrugada? 

Yo relaciono el bedroom producer a hacer música sin un estudio profesional, sin muchos recursos, en casa. A mí me encanta trabajar por la noche, me aporta calma; me cuesta concentrarme y a esas horas hay pocas distracciones aunque últimamente estoy cambiando el horario, estoy trabajando más por la mañana.

 

¿Buscas ese aislamiento para encontrar dentro de ti las emociones que tu música comunica?

Sí, siento que estando solo hablo más conmigo mismo, me escucho más y lo que me sale está menos contaminado. Estoy solo pero a la vez no porque estoy navegando, escuchando música y pillando ideas de aquí y de ahí, pero las juzgo sólo yo, es más personal.

 

Preguntamos lo anterior porque, revisando todo el material de InnerCut, parece que por encima de cualquier género, el impulso creativo viene del propio estado emocional durante la creación. ¿Qué estados anímicos activan la composición de tus temas?

Sí, y a veces se hace tedioso acabar proyectos por ese motivo. Un día estoy super puesto en un track, pero pasa una semana y tengo que continuarlo y cuesta ponerte en esa atmósfera. Cualquier estado anímico es bueno, pero los que más me inspiran son los extremos. Son los más evocativos.

 

 

Anoia, tu comarca, te sirvió de inspiración para un single importante a nivel de alcance. 

No fue del todo así, el nombre vino después. Anoia fue un punto de inflexión para mí, era algo muy personal en ese momento y el track aún no tenía nombre. Me gustó la idea ya que me sonaba bien quitándole el sentido que tiene para nosotros, la comarca. Cubría todo lo importante para mí: que me gustara fonéticamente y que tuviera un sentido especial para mí.

 

El colorismo del pop, la emoción R&B/soul, junto con géneros electrónicos como el house o el future y el dubstep en sus acepciones más tranquilas, impregnan un sonido que se construye desde las atmósferas expansivas, la utilización de pads y el sampleo vocal en bucles muy cortos, a la manera del juke. ¿Te verías cómodo trabajando como mero productor junto a un vocalista sobre el que recae todo el peso? 

Totalmente, me gustaría mucho y de hecho estoy haciendo alguna cosa. Cada vez estoy más enganchado a poner vocales en mis tracks, todo está más encaminado al pop. Siempre había usado vocales y tenían mucho peso, pero normalmente era sampling y lo usaba de manera más ininteligible.

 

La pregunta viene porque por ejemplo, Find Love, tu reciente tema con Anqui, viene descrito como featuring, y tiene sentido entenderlo como una colaboración. Por decirlo de otra forma, quedaría corto poner “producido por InnerCut”. ¿Cómo fue trabajar con una artista tan versátil y con una amplitud de registros tan sugerente?

Genial. Anqui siempre me ha gustado mucho, me flipa su voz. La diferencia de tratarlo como featuring o producido por realmente es mínima, creo; es más que nada por la visión de track. Si produzco para un artista me adaptaré más a él y si el artista hace un featuring supongo que se adapta más al productor, pero al final para mí es muy similar.

 

 

Helsinkipro. Como artista vinculado, ¿cuál consideras que es la principal virtud de su apuesta editorial y cómo valoras su rol dentro de esta emergente escena barcelonesa vinculada al pop electrónico de vanguardia?

Lo más guay es que hemos creado una familia, a todos los niveles, en el sonido también. Es súper importante estar bien rodeado y crear una escena, por pequeña que sea, y ellos están consiguiendo eso.

 

El remix es una fórmula recurrente de expresarte como productor, imaginamos que atraído por la posibilidad de “colaborar” con el autor original. ¿Qué intentas expresar cuando revisas un tema que imaginamos te ha gustado con su forma original?

Los remixes par a mí son delicados. Me gusta hacerlos cuando ya me gusta la original pero le veo una salida o un potencial diferente. Tiene que gustarme, pero si no le veo un enfoque distinto, prefiero no hacerlo. Si ya pienso que es perfecto, tampoco.

 

Además de productor, a tus espaldas cuentas con un notable background como DJ, contando con una participación en Sonar 2015 y siendo residente en la Apolo. ¿Qué diferencias hay entre producir y pinchar y qué es lo que más te atrae de cada proceso?

Yo los veo súper distintos, y prefiero producir a pinchar. Lo bonito de pinchar para mí es poder enseñar la música que me gusta y disfrutarla junto con más gente. Producir es una historia totalmente diferente, mucho más personal.

 

¿Qué nos puedes adelantar de tu actuación en Primavera Sound? ¿Estás trabajando en algún nuevo EP tipo “Hidden Shapes” o la tónica va a seguir siendo ir lanzando singles?

De momento van a ser singles, alguna colaboración y remix también. En el Primavera haré live como ya hice en el Sónar pero con mucha música nueva y edits de mis tracks más viejos. Quiero orientar el live un poco más al baile, al menos esta vez.