Jota, Los Planetas: el icono de una generación. Yung Beef, PXXR GVNG: el icono de otra. Los 90’s y los 10’s unidos en una canción titulada Islamabad. A vueltas con el apropiacionismo:

¿Qué hace Jota con uno de los #anthem del repertorio de Yung Beef?

Arrancar [que no coger ni tomar] toda la desesperación, toda la tristeza y todo el grito desgarrado a la original y recrearse en dichas emociones. Jota, una vez tiene los feelings del Seco asidos en el puño, se los lleva al terreno de la crítica social, al imaginario de Los Planetas (obvio) pero lo hace sin que dejemos de pensar en Yung Beef en ningún momento, y eso -creo- sí que es complicado. Sobre todo teniendo en cuenta que la versión incluye una nueva letra aunque estira el estribillo original llegando el final de la canción. Desconozco qué relación tiene Jota con el trap, pero no me digáis que “a ti lo que te pasa es que tienes miedo / a lo que no conoces” no podía haberlo escrito por el Seco. Y así otras cuantas [“el espacio es infinito / y estamos solos”]. Si hay un punto donde se unen ambos, además del acento granaíno (algunos también apuntan a la dificultad para entenderlos xD), es en la tristeza.

Porque Ready pa morir o 27 es, a mi juicio, la canción más triste/sollozante del de PXXR GVNG. Probablemente la más estremecedora si la analizamos olvidándonos del contexto [con el paso del tiempo, la Intro del A.D.R.O.M.I.C.F.S se ha convertido en la pieza más emotiva y épica, sobre todo en directo]. Si hablamos de aquellas nuevas sensibilidades que empezaron a envolver el rap hace algunos años (#SadBoys y demás) no podemos negar que esta [27] es una de las piezas clave en el discurso. Y ahí tenemos a Jota, que en realidad siempre tuvo mucho de sad boy, regodeándose en esa pena del trap que sólo se pasa a base de diazepam, quemar china y picar piedrolos.

¿Puede el indie pop entender entonces de lo que habla el trap? Puede. Debe hacerlo en el caso de este tipo de creaciones [las que toman una obra externa para reinterpretarla], como ocurre en todos los campos. Hay quien desconfía tanto de colaboraciones como esta (las del indie y el rap) que ni siquiera le ha dado al play y ya ha soltado varios tweets alertando de lo que para él/ella es un drama (si bien es cierto que tenemos motivos-antecedentes suficientes para ir con cuidado). Y luego están [que todavía existen] quienes se han tirado de los pelos porque OH ¿qué hace Yung Beef colaborando con Los Planetas? LOLz

Alguien dijo en twitter que quien se haya sorprendido de esto es porque “no ha entendido nada” ni de unos ni del otro. +1. A PXXR GVNG apenas les ha dado tiempo a rebautizarse como Los Santos y ya se han vuelto a rebautizar como otra cosa.

Pocas cosas me parecen tan bonitas como una reinterpretación que logre trasladar de forma poética la esencia de la obra primigenia. Dos elementos, dos artistas, dos imaginarios unidos en una sola pieza. Y para conseguir trasladar esa esencia se ha de tener muy claro el concepto de “otredad”, es decir, el conocimiento del otro, aquello de lo que el Ryszard Kapuscinski hablaba como fundamental en la labor del periodismo: entender al Otro, ponerse en la piel del Otro, mimetizarse con el Otro si hace falta. Eso que en la actualidad no suele hacerse mucho porque así en términos generales pesa bastante más el Yo y la proyección de uno mismo que el entendimiento del otro. Por eso a PXXR GVNG (especialmente a Yung Beef) no les cuesta nada meterse en barros tan dispares, matar akas y parir akas continuamente, porque tienen la capacidad de comprender perfectamente a ese Otro con el que juegan a crear diferentes identidades.

En este caso, Jota ha conseguido ponerse en la piel de Yung Beef, de una forma similar a lo que hicieran Enrique Morente y Lagartija Nick en Omega (salvando las diferencias entre ambos proyectos). Hablando de Morente, ¿no era su hija Soleá quien se declaró fan de PXXR GVNG hace ya algún tiempo? Ylenia también lo haría, por cierto.

Volviendo a la canción, Islamabad podría ser la alegoría perfecta de lo que ha ocurrido en la música en los últimos años y que aquí encuentra su punto más álgido: la destrucción de las barreras y las etiquetas, por muy dispares que parezcan a priori. ¿Alguien se imaginaba en 2012 que este chaval acabaría siendo versionado por Los Planetas? Bueno pues gracias a una transgresión que han llevado a cabo de manera especial desde su colectivo, aquí estamos. Aplicado a los medios de comunicación: se ha cerrado un círculo que comenzaba hace un par de años cuando muchos nos sorprendíamos de que publicaciones como Jenesaispop o Mondosonoro hablaran de un grupo como PXXR GVNG. Había algo más allá de la la gracieta, había un trasfondo que –para quien no lo hubiera entendido aún- se hace más comprensible ahora. Si por entonces los seguidores del “trap” se echaban las manos a la cabeza, hoy son los propios medios indies los que hacen lo propio.

Y si de esto puede extraerse que Jota es un G (al menos ha conseguido hacernos creer que lo puede ser), otra cosa que queda más clara que nunca es que Yung Beef no es el “MC” que muchos creían, Yung Beef es otra cosa que tiene más que ver con el concepto de “artista total” que el de rapero.

Por cierto, ¿no es esta una excusa perfecta para la prensa indie que se pasó al trap en cuanto vio claro por dónde iba el fenómeno fan para levantarse como auténticos visionarios? Hablando de prensa y trap, deberíais checkear este reciente artículo de Young Vibez, que también ayudará a entender el trasfondo del track.

“S/O pa los Planetas asesinos en serie” decía Yung Beef en su IG. Los 90s y su pop meloso, íntimo, a veces naïf (aunque solo fuera en las formas)… mutando en calle. Se ha dicho que el tema recuerda a La Copa de Europa de Los Planetas; personalmente me trae a la cabeza aquel Anthem del Seco donde el artista habla de “Kefta” como un movimiento/sentimiento colectivo (“Kefta somos yo, somos tú, somos to los esmayaos”) y en el que se puede escuchar: “Mentes elegidas que contienen poder / Quieren ganar money sin saber para qué”. Así que sí, es probable que Jota también sea un Kefta Boy.