El pasado viernes Julio Bashmore aterrizaba en Space Ibiza, y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid nos fuimos a la Isla Blanca y decidimos acudir a la noche de Glitterbox para ver qué se contaba de nuevo el chico de Bristol. Su primer álbum todavía no ha visto la luz después de tres años  de producción, y aunque va sacando temas a cuenta gotas, nos corroía la curiosidad de saber hacia dónde se dirige el inglés en su nueva etapa.

En el cartel de la fiesta también aparecían otros nombres como DJ Spen, The Revenge, Simon Dummore y MR. Doris. Para los que nunca habéis pisado Glitterbox os diremos que la fiesta es una mezcla a partes iguales de ambiente puramente disco y ese rollo tan típico de la isla que aúna ganas de bailar y postureo cool.  Si algo nos sorprendió fue la edad media de los asistentes; para que os hagáis una idea, el más joven era el mismísimo Bashmore. Gente adulta que poco o nada sabe de Martin Garrix, pero  sí de buena música y de tiempos donde Space abría por las mañanas.

La mítica Terraza tuvo como primer ocupante de la cabina a Simon Dunmore. No descubriremos nada nuevo sobre la figura de este Dj que además es director de Defected. Apasionado del house lleva ya muchos años haciendo que la cultura electrónica viaje por el mundo con la elegancia característica de la marca londinense.

Tras él, llegó el plato fuerte de la noche y  la razón por la que estábamos allí esa noche: Julio Bashmore. Armado con unos Technics 1210s y un par CDJs, todo estaba preparado para que nos hiciésemos una idea del rumbo que ha ido tomando el artista durante este periodo eterno sumergido en la producción de su primer álbum. En el momento que comenzaba su set, la pista ya estaba llena y con la temperatura ideal para una buena sesión de house-disco.  Pronto pudimos percibir cómo ha madurado el sonido de Bashmore, dejándonos ver la influencia de Roulé y de Chicago, pero no solamente de Larry Heard, sino de todo ese movimiento que ha iniciado la escuela del house francesa. Su característico sonido disco no desaparece sino que se perfecciona. Tema tras tema nuestros pies no pararon de bailar esas melodías pegadizas con esa actitud tan de otra época. Cómo no, pudimos escuchar  el nuevo track que ha publicado de su disco, Holding On”, música fresca junto a Sam Dew que realmente tiene tirón en el público.

Después de un set de hora y media nos despedimos del bueno de Julio con la sensación de haber hecho los deberes, ya sabemos que el jefe del sello Broadwalk no ha dejado de crecer en este tiempo. El resto de la noche con The Revenge y DJ Spen no estuvo mal, pero si os decimos la verdad a esas horas ya no teníamos muy claro nada. Sólo recordamos haber bailado hasta el amanecer. Y muy regusteramente.