La noche de Reyes siempre ha sido una fecha mágica, pero Rxxistance lleva 17 años sabiendo expresar “esa magia” como solo los clubber sabemos entender. Empezando como un sello capitaneado por Raúl López Martín aka Stoned Baby, con recopilatorios como aquel Vol. 1 “Era” firmado por Óscar Mulero, o el Vol. 4 “Xpression” que corría a cargo de Dj Pepo, ha sabido mantenerse con el paso de los años sin defraudar a los fieles que cautivó a finales de los 90 y creando nuevas simpatías.

Tras años siendo punto de encuentro, y un 2016 en el que tenían que cambiar de ubicación, Family Club (Sonseca) volvía a acoger esta gran fiesta en su XVII Aniversario tras una reforma que la ha llevado al siguiente nivel como una de las mejores discotecas de España. En esta ocasión no podía faltar, tras varios años reinando en el cartel, uno de los djs más representativos del panorama nacional, Óscar Mulero, quien ha representado de una manera personal el sonido, esencia y concepto de Rxxistance desde sus inicios y sonaría a hora punta en la main room.

Dividiendo el cártel en dos zonas: Rxxistance room (sala principal)  y The cave (antigua terraza); podíamos encontrar una main room compuesta por grandes protagonistas de la escena internacional como Blawan, DVS1 y el ya mencionado Mulero. Pero sin duda, la apuesta interesante se ubicaba en la terraza con los live de SNTS y Planetary Assault Systems aka Luke Slater, junto a Ben Sims. Pero no solo de grandes nombres se alimenta un evento, ya que el line up también contaba con talento local como los residentes Raúl Parra y Luis MF; y artistas emergentes como Dykkon y Gabriel D’or & Bordoy, quienes cuentan con su pequeña aportación al sello que da nombre a la fiesta.

La noche comenzaba con un amargo sabor de boca cuando se comunicaba la baja en el cartel de Blawan, uno de los pilares de la noche. Sin embargo, los ánimos no decaían y contábamos con Mulero para compensar su baja. El inicio se jugó desde las 22:00 en una sala principal donde Luis MF hacía bailar a los más puntuales hasta las 0:00, dando paso al madrileño Dykkon, que comenzaba su set a la vez que la apertura de la terraza con un ya mítico Raúl Parra a los platos. A la 1:00 daba paso la segunda parte del warm up, donde vimos a Stoned Baby abriéndose paso en la main room con al tema “La Real” de Surgeon para sorpresa de todos nosotros; siendo así, decidimos cambiar de sala donde, para nuestro alivio, Gabriel D’or & Bordoy supieron defender mucho mejor el sonido de la noche con guiños a compañeros de gremio como con el tema “K001”, colaboración que hicieron junto a Jesús Riaño.

Con una terraza en la que no cabía ni un alfiler, el esquivo y misterioso productor enmascarado SNTS hacía frente al “sonido muleriano” de la sala contigua con temas como “You are not perfect” de Ayarcana, que interpretamos como una rotunda declaración de intenciones. Por mucho pasado que le retracte, hay que reconocer que ha conseguido reinventarse y consolidarse como uno de los artistas actuales más relevantes gracias a sus directos junto a su ordenador y su TR-8. Lo suyo fue un veni, vidi, vici en toda regla y tras esa catarsis todo lo demás parecía correcto, pero no arrebatador.

Al encuentro con Óscar Mulero nos dimos de lleno con una sala impaciente, con parte del público desilusionada y preguntándose dónde estaba Mulero. Aunque quizás la pregunta exacta era que dónde estaba el sonido. Algo debió de fallar la pasada noche, ya que en anteriores fechas habíamos podido disfrutar de un sonido que te envolvía y encogía, pero sin embargo, este pasado jueves no dejó a los artistas expresarse como se merecen. Aún así, no cabe duda de que quién sigue a Mulero sabe disfrutarle, y con su técnica impecable nos hizo bailar con temas como “Elephant Song” de Aphex Twin (firmado con el alias AFX) o “Emission Lines” de Christian Wünsch, y tras disfrutar del live de Luke Slater pudimos llegar a tiempo de escuchar “New Puritan” de Sigha, que utilizó para cerrar sus tres horas de set.

Volviendo a los directos en The Cave, Planetary Assault Systems era sin duda otro de los grandes reclamos de la noche. Con algún que otro problema técnico para comenzar sobre las 3:30 de la madrugada, consiguió arrancar de una forma más contundente y groove, quizás no tan modular como se suele esperar en un directo. Tras más de hora y media revolviendo la pista de baile, donde pudimos reconocer temas propios como “Serc” y “Arc” , el inglés se despidió de Sonseca para dar paso a Ben Sims.

Como era de esperar, y por los gustos del público habitual de la sala, sin duda alguna los peregrinos de la noche decidieron cerrarla junto a Ben Sims. Dejándose llevar y sacando su repertorio más bailable al combinar temas más hardgroove y actuales, hizo vibrar la pista con clásicos como el remix de Steve Rachmad al “Work” de James Ruskin o el famoso remix de Robert Hood al “Debbie’s Groove” de Carl Taylor. El inglés sabe que en Sonseca los temas antiguos hacen recordar al público los mejores tiempos de este club.

Para quienes buscaban algo diferente, les esperaba en la sala principal DVS1 en contraste con Ben Sims. Haciéndose valer de la elegancia que le precede y demostrando la plasticidad de sus sesiones, donde sonidos hipnóticos y pisteros pueden sonar en armonía, se despidió con “A Drone Killed My Bunny” de Delta Funktionen.

Con ganas de más, tras cerrar la terraza se pusieron a los platos de la main Raúl Parra b2b Luis MF para despedir la noche más familiar del año como residentes orgullosos de su club. A los que no consiguieron saciar, tenían a partir de las 7:30 la sesión matinal Haters.

Tras más de siete horas de bailando a golpe de beat, podemos decir que un año más hemos “resistido”, y que la próxima Noche de Reyes volverá a tener tanta magia gracias a Rxxistance.