Los más jóvenes del lugar quizá no lo sepan, pero el rap –que no es lo mismo que el hip hop, ojocuidao– tiempo ha fue una música peligrosa, alternativa al pop rock amojamado que imperaba en los años 80, y claramente subterránea. Época en la que los videoclips no estaban llenos de tías culonas ligeras de ropa, coches de demasiada alta gama y horteras joyas por doquier. Sí amigos, hubo un momento en el que el rap llamaba a la revolución, ya fuera mediante la acción directa al más puro estilo Stokey Carmichael, o a través de la fiesta y la unidad de la raza negra. Y su época dorada fue en los años 80. Muchos de esos grupos y temas se han perdido o se han olvidado. Y para que los chamaquitos jóvenes no pierdan la perspectiva y sepan de dónde vienen esa gente con piñatas de oro y cuerpos esculpidos en gimnasios VIP, os hemos hecho una selección de diez temas de rap ochentero que debéis conocer. Vamos a ello.

 

Grandmaster Flash & Melle Mel “White Lines”

Mucho cuidado con la farlopa, amigos. Te agarra y te atrapa y te vacía la cuenta de la caixa. Sí, entra fresquita, te hace creer que eres el puto amo y hace que las comebolsas se acerquen a ti como polillas a la luz. Conciencia social, funk y protorap en uno de los muchos clásicos que Grandmaster Flash (éste, en compañía de Melle Mel) nos sirvió en bandeja de plata durante los primeros años 80.

 

Afrika Bambaataa & The Soul Sonic Force “Renegades of Funk”

El líder de la Zulu Nation, Afrika Bambaataa, fue adalid del género, nexo de unión y la mecha que encendió la fiebre rap en el Nueva York de principio de los 80. Conciencia política, claras influencias de Kraftwerk e imaginería africanista en uno de los tracks más redondos del rap más cercano al electro.

Beastie Boys “She’s on it”

El trío que llevó el rap al mundo blanco empezó siendo un grupo gamberro, gambitero y muy amante de las chavalitas. Producidos por Rick Rubin, partieron la pana con temas como este “She’s on it”, un corte que no hará nunca las delicias de las FEMEN, pero que oigan, sigue sonando tan divertido y eufórico como el primer día. Cuando el rock y el rap colisionaron, los Beastie Boys nos mostraron todo un mundo por descubrir. Benditos sean.

Eric B & Rakim “Microphone Fiend”

Esta pareja fue una de las primeras estrellas del rap yanqui. Y con razón. Mezclando como pocos el funk más sudoroso y los nuevos ritmos y sampleados se convirtieron en poco tiempo en los verdaderos cracks del rap neoyorquino. Clásicos como “Microphone fiend”, donde versan sobre su obsesión por rimar encima de una base, sentó las pilares del rap más groovy, vacilón y chulapo.

EPMD “Strictly Business”

Campeones del rap de la Costa Este, este dúo de Brentwood (Nueva York) saltó a la palestra en 1987 con su particular mezcla de sampleado (en este “Strictly Business” samplean la versión que Clapton hizo del “I shot the sheriff” de Bob Marley) y su gusto por lo electrónico más que por lo funk, como era habitual en el rap en esa época. Su primer LP, titulado como esta canción, sigue siendo uno de los debuts más influyentes de la historia del rap norteamericano.

A Tribe Called Quest “I left my wallet in El Segundo”

Tengo debilidad por A Tribe Called Quest. Me encantan, me apasionan y me siguen haciendo mover el booty muchísimos años después de haberlos descubierto. Una mochila de clásicos tienen en su haber, pero posiblemente este “I left my wallet in El Segundo”, con su flow cariñosón  y su gustosa rítmica, sea mi tema preferido del cuarteto zulu rapero. Ah, es ponerla y comenzar a mover irremediablemente las caderas. Denle al play.

2 Live Crew “Me so horny”

En una época en la que la mayoría del rap ochentero venía de Nueva York o Los Angeles, los 2 Live Crew sorprendieron a propios y a extraños llegando desde Florida. Y no solamente eso, su gusto por el guarreo y el sexo más cerdo, el funk más saltarín y las rimas picantonas (por no decir pornográficas) causaron tanta polémica como éxito cuando publicaron temas como este “Me so horny” (con sample vocal de una prostituta vietnamita de “Apocalypse Now”, toma ya).

 

Queen Latifah “Ladies First”

No todo eran machotes buscando parrús y canutos cargados en el rap ochentero. También había reinonas como Queen Latifah, rapera que antes de salir en “El príncipe de Bel Air” y hacer penosísimas pelis hollywoodienses, nos mostró el female power a través de clásicos como “Ladies first”. La liberación femenina y el romper estereotipos de género quedan todavía lejos, pero coño, si te pinchas este “Ladies first” por un momento crees que la solución y la igualdad están cerca.

Eazy E “Boyz in the Hood”

El que fuera miembro de N.W.A. y muriera a causa del SIDA, era uno de los personajes más peligrosos del rap yanqui en la segunda mitad de los 80. El proto ganstarapper por excelencia, el más malote de todos. Pistolas, crack, y los chicos del barrio. “Boyz in the Hood”, minimalística muestra de rap influenciado por el rock más lacerante, sigue mostrando a un tipo muy seguro de sí mismo y de sus potentes posibilidades líricas. Lástima que por su mala cabeza ya no esté con nosotros.

De La Soul “Me, myself & I”

Mientras el rap y sus actitudes se iba a escorando descaradamente hacia lo criminal y lo ilegal, aparecieron De La Soul para enseñar a los chicos del barrio que no hacía falta ser un gánster para ganarse el respeto de la comunidad. Hippys, concienciados y muy amantes del pampaneo con cabeza, con cortes como “Me, myself & I” se ganaron un merecidísimo puesto en el panteón del rap.