El santanderino Marcos Leiras presentaba hace un par de semanas su primer álbum, A Prison of Predictions, una colección de 11 temas que exploran diversos caminos dentro del mapa techno. Aunque para muchos pueda parecer un productor nuevo, Marcos lleva ya unos cuantos años en esto de la electrónica, muchos de ellos como clubber activo, absorbiendo las influencias de todo aquello que disfruta en una pista de baile o en la escucha privada, un fagocitador de calidad que muy pronto se convirtió en gourmet, en términos de selector y en términos de productor, con este álbum como culminación de una carrera de esfuerzo y dedicación. Le entrevistamos..

Tras un camino extenso por detrás y muchas producciones a tus espaldas este es tu primer trabajo largo, ¿cómo ha sido el parto?

Entre placentero y doloroso, con contrastes. Hice dos versiones espaciadas en el tiempo, pero decidí esperar al número once dentro del catálogo del sello. Creí que era mejor dejar rodar un poco mas el sonido de Ownlife y escoger un mejor contexto a la hora de editarlo. También ha supuesto un ejercicio de autoanálisis porque me ha servido para trabajar la indecisión. La idea de subordinar los temas a un guión general e intentar usar más la cabeza y menos las manos. El balance en este sentido ha sido muy satisfactorio.

Eres un coleccionista exigente y gran conocedor de las raíces, ¿cuáles han sido tus influencias principales a la hora de conformar tu estilo?

Sin querer sonar obvio, hay un poco de todo. Toneladas de hip hop de la costa este, por ejemplo. Pero creo que el impacto que tuvieron las visitas frecuentes a Asturias. A La Real y El Jardín fueron claves en un principio. Allí absorbimos muchas influencias básicas del techno de Birmingham y gente asociada al mismo. De ahí fue fácil saltar al IDM de Warp y Rephlex, de algunas referencias del sello Skam, hubo algunos años que escuchaba bastante mas IDM que techno en sí mismo y a veces eso queda reflejado. Pero si tengo que poner un sello que ha sido clave, ha sido Sandwell District. Fue en el momento clave, la duración exacta y tenía ese sonido que era mas flexible con el concepto de club.

En el aspecto técnico, ¿cuál ha sido el proceso de creación de álbum y qué herramientas has utilizado en su confección?

Pues empezó todo con lápiz y papel. Primero me hice una descripción de la intensidad y de los tempos que quería trabajar y luego fuí empezando los proyectos en base a ese guión. Hubo algún cambio en un par de temas, pero basicamente el tema reemplazado decía algo parecido al que lo sustituyó.

He tratado de buscar un equilibrio entre las máquinas y el software. El proceso natural ha sido grabar secuencias para despues editarlas y acabar añadiendo detalles con software. He elegido lo que mas te gusta de cada entorno. Hay bastante Sequential Circuits Pro 6. como el sonido analógico fuera de tono con el que empieza el disco. Nos hemos hecho muy amigos.

leiraspsh3

¿Qué podemos esperar de Ownlife después de este punto de inflexión?

Para empezar nuevo packaging a partir del siguiente número. El diseño tiene que ser un factor diferencial en la nueva etapa aunque siempre haya sido importante. Tengo pensadas un par de series en terrenos que me gustaría explorar y estoy hablando con gente afín con la que me gustaría trabajar. Es un proyecto muy personal y me gustaría encontrar nuevos talentos, pero para bien o para mal tengo mucho trabajo ya hecho que me gustaría sacar a la luz algún día. Quiero consolidar un poco mas el sonido que tengo en la cabeza.

Como dicen en Españoles por el Mundo… ¿volverías a España o has encontrado tu sitio en Berlín?

No tengo ni idea, ahora mismo me cuesta mucho imaginarme haciendo las maletas para volver. Me gusta ir en bici a comprar discos, poder ir andando a los clubs y a nivel humano he conocido gente, que en cierto modo, ha cambiado de forma muy positiva la persona que soy. De momento no me planteo la vuelta pero nunca se sabe.

Como parte activa de la escena berlinesa recomienda a nuestros lectores cinco sitios fundamentales para vivir la ciudad que te alberga, del tipo que sean, no solo musicales.

Son subjetivos porque forman parte de lo que me gusta hacer aquí, pero ahí va un plan diario que para mi sería de diez.

(1) El día empieza dando un paseo por Treptower Park, está literalmente a 5 minutos de donde vivo ahora mismo y hay un monumento conmemorativo a los soldados soviéticos caídos en la toma de Berlín. las proporciones son épicas y te da la idea de que esta ciudad ha sido un excepción en la historia a muchos niveles.

(2) A la caza de algunos discos de segunda mano a Audio In. Desde la repentina desaparición de Recordloft (esperemos que temporal) donde solíamos pasar un par de tardes a la semana. Se ha convertido mi favorita de la ciudad para encontrar algunos discos que no sean estrictamente novedades.

(3) Hora de comer por Kreuzberg, me gustaba ir a Das Hotel, es exactamente lo que te puedes esperar de un “bistro” pequeño en este barrio. 100% berliner y una carta pequeña para comer algo y seguir activo por la tarde sin sentirte pesado.

(4) Aunque sea un tópico las exposiciones permanentes de Mesopotamia en el Museo de Pérgamo y la de Egipto en el Neues Museum son imprescindibles. Suelo ir unas cuantas veces al año y por 18 euros puedes ver las dos (y entrar en varias decenas de museos más).

(5) Para estirar las piernas en el club por la noche, yo recomendaría echar un vistazo a la programación del OHM. Se ha convertido en un pequeño laboratorio de vanguardias, y se pueden escuchar sesiones variadas en un ambiente pequeño e íntimo. Varias noches al mes hay eventos que realmente merecen la pena, algunos de ellos entre semana.