La visita del tunecino esta noche a Mondo Disko es la razón por la cual hemos querido entablar una abierta charla con él. El largo recorrido de Loco Dice partió de la escena de hip hop americana para terminar recalando en la electrónica, géneros que se unen tanto en sus sesiones como en sus producciones, partiendo de ahí: un nuevo disco entre manos, su opinión sobre artistas nacionales como Pablo Bolivar y Cuartero —quienes han publicado en el sello que comparte con Martin Buttrich, Desolat— la esencia de Ibiza, su afición al Muay Thai o incluso la luz que se puede sacar de recientes tragedias que llegan hasta el clubbing son todas las paradas que nos ha permitido hacer la gran figura de la electrónica.

 

Últimamente te hemos podido ver en grandes sesiones como en la fiesta especial de NYE Hyte en Berlín o más recientemente en el recién estrenado Printworks de Londres con Seth Troxler & The Martinez Brothers. ¿En qué momento de tu carrera te encuentras ahora mismo? 

Con mi último disco, Underground Sound Suicide, miré hacia mis raíces hip hop y las combiné con la música de baile de hoy. Ha pasado mucho tiempo desde mis inicios, y esa conciencia de dónde vengo y mis raíces me dio una cierta confianza.

Estoy ahora en un punto en el que confío en mí mismo, en mi música, en mi setup técnico y en el equipo con el que trabajo. Sé lo que puedo hacer, dónde quiero ir y qué es lo que me gustaría explorar.

 

 

Eres un artista que muy comúnmente realiza b2b (Carl Cox, Marco Carola, Dubfire, Luciano…), un formato de sesión que se resume en la adaptación de la música de un artista a otro perdiéndose en ocasiones una línea narrativa que solo consigue un artista en solitario. ¿Qué tienen de positivo para tí los b2b? ¿Y de negativo? 

Evidentemente, hay una diferencia entre DJ sets en solitario y los B2B, hay algunos detalles que se pierden cuando no actúas en solitario, pero se ganan muchísimos otros. Hay esta dinámica única entre dos artistas cuando actúan en este formato, te sorprendes tanto por ella como de la música que sale, siempre ocurren cosas impredecibles que no habías planificado. Tienes que ser abierto y escuchar, tienes que ser capaz de poner a un lado el ego, y es entonces cuando ocurre la magia. No creo que haya inconvenientes en este formato a menos de que pase algo muy malo, simplemente es diferente a actuar en solitario.

 

¿Por qué son tan reclamados en festivales y clubs? ¿Su éxito se basa únicamente en la la combinación de sus artistas protagonistas o se crean realmente sesiones de una calidad irrepetible?

Si grandes nombres se unen solo por tener eso, grandes nombres, no es suficiente, pero si la química es correcta, si hay confianza entre los artistas, los sets en b2b pueden proveer sets de gran calidad.

 

Siguiendo esta idea, recientemente publicaste un track con Martin Buttrich. ¿Qué encuentras de especial en la colaboración con otra persona en el estudio? 

Soy un ser social, me gusta hacer música junto a otra gente, escuchar lo que tienen, tocar canciones para ellos, inspirar y ser inspirados, crear algo juntos, tener retroalimentación instantánea y diversión. Tener tiempo en el estudio con amigos es algo que valoro mucho. Además Martin ocupa un lugar especial en mi vida. Hemos estado produciendo música juntos desde hace más de 15 años. Fundamos Desolat y lo dirigimos hasta 2012. Él es mi hermano de madre diferente, y estoy feliz de aportar música para su sello.

Mucho se ha hablado de tu origen del mundo del hip hop, de hecho tu último álbum no escondió tus raíces. ¿Qué es lo que queda de ello en tus dj mixes en directo?

Yo soy hip hop. No hay nada que ocultar, y cuando se trata de la música que hago, a veces hay momentos más hip hop y otros menos. Por ejemplo mis primeros temas como “Pimp Jackson is Talkin Now” y “Definition” fueron creados sobre una base hip hop. Creo que hay cierta manera de cómo desarrollo mis sesiones, de cómo siento el groove y el proceso de la música, y eso viene de esas raíces. No hago sets lineales, hay muestras vocales, mensajes, bordes ásperos, muchas cosas que también encontrarías en el hip hop.

 

Algunos dicen que la electrónica y el rap son géneros con pocas cosas en común, otros en cambio como tu viven entre los dos géneros. ¿Qué tienes que decir al respecto? 

Hay una larga historia donde la música electrónica y hip hop han caminado juntos. Desde discos como Afrika Bambaataa hasta Kratwerk y más tarde el llamado hip house. Incluso en los inicios era muy habitual mezclar discos raros de 12″ con hip hop y otros estilos de música, no porque no tuviésemos suficientes discos para tocar toda la noche, que los teníamos. De ahí venimos. Algunos productores de house de los inicios del género también produjeron hip hop. Productores de hip hop también descubrieron los sonidos del techno, y los usaron luego en sus producciones. Para mí ese tipo de intercambio es importante para mantener la música y la escena viva.

 

Centrándonos en tu faceta de productor. ¿Tienes en mente algún nuevo proyecto tras ‘Underground Sound Suicide’?

Siempre estoy trabajando en música nueva. Mi próximo álbum está tomando forma, el cual contará una colaboración emocionante. Pronto anunciaré un nuevo 12 “, así que permaneced atentos.

 

Tras un largo y exitoso recorrido de 10 años, ¿cuáles son los siguientes pasos de Desolat?

En los primeros 10 años no tuvimos grandes objetivos excepto lanzar música y devolverle algo a escena de la que veníamos, mostrando artistas cuya música nos gusta para lanzar en la plataforma, para ser escuchados y crecer. Estoy agradecido de lo que hemos estado haciendo durante una década y estoy deseando que llegue el próximo paso. Nunca se sabe qué tipo de música vas encontrar – de artistas establecidos, jóvenes aún desconocidos… – y este es el núcleo de Desolat: la música. Veremos dónde nos llevará.

 

Gracias al sello la escena mundial pudo descubrir a grandes productores como Guti, Premiesku (Livio & Roby feat. George G), Santé o Traumer, quienes aprovecharon el impulso para promocionar su carrera. ¿Hay algún rookie en la recámara?

¡Siempre! Los rookies del pasado son ahora soldados en Desolat, siempre hay nueva música que recibimos. Con Desolat siempre firmé música, no nombres, y siempre hay nuevos productores que envían nuevas melodías y algunas de ellas son realmente buenas. Así que los publicamos. También nos interesamos en los artistas que hay detrás de la música, prestamos atención a lo que están haciendo y les apoyamos tanto como sea posible. Pero al final es la combinación de su talento, el trabajo y tal vez una pizca de suerte, lo les hará saltar a la escena. Me hace sentir feliz y orgulloso ver a mi gente creciendo.

 

Desolat le ha dado cabida también a artistas españoles de gran calidad como Pablo Bolivar o Cuartero, ¿qué sabor le han aportado cada uno de ellos al sello con su música?

Ya estaba al tanto de las producciones únicas y profundas de Pablo Bolivar antes de que su música saliese en Desolat. El proyecto de Aphro “Pulshar” me voló la mente. Fue en 2010 y el álbum sigue sonando fresco. Es música profunda y atemporal. Luego tuvimos “Three Ways To Move”, el EP en solitario de Pablo, seguido de “Different Drum”, el 12” de Pulshar y su segundo disco, “Blood & Mathematics”, todo ello en 2014. Pablo y Pulshar crean música que está hecha para la hora punta de las pistas de baile. Es una música cálida e íntima.

Cuartero proporciona una energía jovial con sus producciones tech-house, es además un DJ con talento. Quizá, ambos artistas son buenos ejemplos de la diversidad que me gustaría conseguir con Desolat. Por supuesto, es música de baile, pero las noches y los días pueden ser largos, hay siempre diferentes humores y energías. Desolat provee la banda sonora para dichos momentos.

 

Cuartero es sin duda uno de los que mejor ha sabido moverse hasta llegar a ser nombrado el mejor artista español del año 2016, ¿porqué es tan efectiva la música de Cuartero?

Cuartero es un gran tipo, un genial DJ y productor que nunca para quieto. Es curioso, siempre prueba cosas nuevas y estoy orgulloso de que haya recibido el reconocimiento que se merece en España.

 

Uno de tus últimos lanzamientos en Desolat fueron tus remixes a un gran clásico como es Go de Moby. ¿Cómo surgió la oportunidad?

Me pidieron que hiciera un remix para Moby. Fue un gran honor cuando me dijeron que sería “Go”. Es un clásico atemporal y una canción que probablemente todo el mundo conozca. Es una de mis canciones favoritas de Moby. Tenía una idea de un sonido house neoyorquino de los 90 específico: percusión tribal, energía única, y mi idea era construir un puente entre los dos sonidos de la ciudad.

 

Eres uno de los DJs que más ha vivido la esencia de Ibiza desde tu residencia en DC-10 de 2002 a 2006, ¿qué ha cambiado en los últimos años en la isla?

Mucho ha cambiado. La industria del entretenimiento se ha vuelto mucho más profesional de lo que lo era hace unos años. La infraestructura ha mejorado. Pero, al mismo tiempo, la esencia continúa siendo la misma: la gente viene a la isla a dejarse llevar, a pasárselo bien y disfrutar en la densidad única de eventos y estilos de música de baile. Hay siempre algo para todo el mundo.

 

El verano pasado fue según sus autoridades el más visitado por los turistas. ¿Crees que se ha convertido masivo en una manera negativa?

Que venga tanta gente es muy bueno para la isla y su escena musical.

 

¿Tenéis planteado alguna sorpresa o cambio en Hyte para este verano de 2017?

Hyte siempre tiene cambios y sorpresas introduciendo nuevas ideas. Tengo ganas de ver con qué darán en el futuro.

 

Si te pidiésemos qué tres lugares mágicos tienes guardados en la isla (no clubbing), ¿cuáles serían?

Si pienso en tres sitios especiales al margen del clubbing en Ibiza, se me ocurre una playa silenciosa, una finca silenciosa y un resort spa.

Y, luego, sitios especiales que no hay en Ibiza serían mi campamento Muay Thai en Tailandia, vacaciones sin redes sociales ni música con mis amigos y familia, y una semana con viajes que incluyan un partido alucinante de la Champions League y que terminen con un partido del equipo de mi ciudad, el Fortuna Düsseldorf.

 

Acabo de ver en Facebook que eres un fanático del Muay Thai. ¿Qué es lo que te gusta de esta arte marcial? 

Desde adolescente me gusta el Muay Thai, pero entonces empecé a pasar más tiempo en los clubs. Desde hace cuatro o cinco años he vuelto al Muay Thai, y estoy entrenando muy intensamente. Ha conseguido que me mantenga en forma y centrado, me despeja la cabeza. Me da mucha energía y me hace sentir sano. Lo que realmente me gusta de esta arte marcial es que también es un arte del movimiento y sobre tratar de conseguir un conocimiento sobre lo que tu cuerpo es capaz de hacer.

 

Después de lo sucedido en BPM  Festival y todas esas cosas locas que pasan alrededor del mundo, ¿cuál dirías que es el rol de la música?

Están pasando unas cosas muy locas por todos lados y van a seguir pasando. La música y baile tienen un poder sanador, pueden unir a la gente. La energía que sale de los clubs y las pistas de baile es exactamente lo opuesto al mal que hay en el mundo.

 

Te veremos en breve en Mondo y Barraca. ¿Qué encuentras de especial en el público español?

La gente española es única y muy diversa. Tienen ese temperamento especial y traen siempre unas vibraciones idóneas para la fiesta. Trato de abrazarlas y asegurarme de que se lo pasen en grande.