Quien haya visto a Gernot Bronsert y Sebastian Szary en directo, sabe que la liada parda está bastante garantizada. Y si esto ocurre con la dupla detrás de los platos, imagínense si resulta que son ellos mismos los que organizan el evento. El pasado domingo, la sala Razzmatazz acogía la última parada del tour Modeselektion, que arrancaba el jueves en Amsterdam y continuaba los días siguientes en París, Londres y Barcelona. Han sido cuatro días intensos para el dúo berlinés, que -a pesar de haber hecho algunas variaciones en el cartel para las diferentes ciudades- no ha movido su nombre (tampoco el de Nosaj Thing y L-Vis 1990) del line-up. En esta ocasión, Modeselektor no lanzaron champán como nos tenían acostumbrados en sus anteriores visitas, pero tampoco hizo falta. La actitud de jolgorio estaba en el aire.
Y si hablamos de verbena, aunque sea futurista, la presencia de Omar Souleyman se antoja imprescindible. El artista de Ras al-Ayin (Siria) aparecía en el escenario tras una buena dosis de ritmos jungle con los que Akkor abría la velada. Souleyman comenzaba cantando entre bastidores durante los primeros minutos de su actuación, aumentando así los nervios y las ganas que el público barcelonés (se notaba) le tenía. A medida que continuaba el concierto, su característica forma de tocar las palmas -con las manos rectas- iba ganando en magia (y en imitadores). Lo que el artista transmite en sus conciertos es algo parecido a lo que ocurre en algunos de sus vídeos como “Leh Jani”: Celebración Máxima (con mayúsculas) acompañada de cierto sentimiento de comunión entre los congregados.
Ni un minuto para coger aire y comenzaba a sonar la mesa de Nosaj Thing, ubicada a pie de pista. El productor de Los Ángeles arrancaba dejando intuir esa melodía envolvente del tema “Sun” de Koreless. Precisamente los momentos melódicos del set fueron uno de sus puntos fuertes. Su manera de intercalar armonías y estructuras bass de corte más asilvestrado (de las que agarrotan el pecho a base de graves) hizo de su actuación un continuo segregue de endorfinas. Además de dejar claro su tinte hip hop (gracias a voces como la de Kendrick Lamar en “Money Trees”), Jason Chung se adentraba en terrenos más house como “Raw Cuts #6” de Motor City Drum Ensemble. A lo largo del set pudo verse el número 12 que lucía en la parte de atrás de su camiseta cuando por segundos daba la espalda al público, poniendo la vista arriba, en lo que parecía no sólo una señal de disfrute personal sino también un conocimiento propio del nivel de jefada que lleva.
Una vez terminada la velada, Modeselektor subían una foto del público (en actitud muy arriba) a su perfil de Facebook, en señal de agradecimiento. Uno de los comentarios realizados en esa misma foto les daba las gracias a ellos por haber hecho sonar “Evil Twin”.

Es lo que ocurre con Gernot Bronsert y Sebastian Szary, que tienen un repertorio de temas que se desean bailar con mucha fuerza y que han de sonar siempre prácticamente por derecho. “Black Block” es otro de ellos; de hecho, entre el público pululaba alguien con un disfraz de mono, como si fuera uno de los actores que aparecen en el videoclip del mismo tema (aunque había añadido a su atrezzo una piña, para ir más acorde con el momento). Modeselektor levantan pasiones entre todo tipo de públicos y también demuestran las suyas propias por determinados músicos (por ejemplo, a través de sus compilaciones). El pasado sábado, pocos días después de la muerte de Mark Bell (a quien reconocían como una de sus más grandes influencias) la pareja quiso rendir homenaje al artista, añadiendo a su live el tema “Freak” de LFO, del que también pudo verse el videoclip en pantalla, acompañado de la frase “In loving memory of Mark Bell”.
El cierre de la noche, a cargo de L-Vis 1990 comenzaba por sonidos de carácter incendiario para terminar con temas más cantables. Quizá para hacer que la gente no llevara su mente al lunes, James Connolly arrancaba de la manera más fuerte posible. Ritmos rotos, bajos pesados y cierta oscuridad 4×4; recordando por momentos a aquel mix para Fact que publicaba en 2013. Al final, con las luces ya encendidas y el productor bailándoselo por momentos, los ritmos de mayor dureza pasaron a un segundo plano y pudieron escucharse temas como “Never Leave You” de Lumidee o “From Disco to Disco” de Whirpool Productions. L-Vis 1990 se marcaba un cierre perfecto para una noche como ésta, de últimas horas de fin de semana.
Es fascinante la manera en que Modeselektor consiguen llegar/pirrar a un público tan heterogéneo. El domingo en Razzmatazz, quedaban reflejados a la perfección tanto esa versatilidad y calidad de sus compilaciones Modeselektion, como ese ramalazo festivo que siempre va con ellos.