No es la primera vez que pasa, ni el único entorno en el que sucede. Pero si alguien tenía que plantar cara a los comentarios ofensivos/misóginos contra la figura de una mujer detrás de los platos de Boiler Room probablemente tenía que ser ella. Nightwave acababa su espectacular sesión del pasado miércoles cargando vía twitter contra quienes se pasaron la tarde/noche atacando desde esa trinchera perfecta para estúpidos como es el chat de una retransmisión en directo.

Ipso facto, Boiler Room salía en su defensa, y aprovechaba, ya de paso, para mostrar su hartura con el tema.  

A la mañana siguiente nos despertábamos con una noticia en FACT sobre el asunto en la que se hacían eco de unas declaraciones de Gabriel Szatan, programador del servicio de streaming:

We obviously can’t just shut down any comment when someone is like, ‘They fucked up that mix, that song is shit’ but we can’t allow straight up vile transphobic, misogynistic, racist things to carry on. We’re scratching our heads on determining how to monitor it but we know that today is the line in the sand. It [will be] difficult, but that’s not to absolve ourselves. As the biggest live streaming company in the underground that should stand [up] for its liberal values, we know now that it’s our responsibility to lead the field.

O sea, que se tomarán medidas. Bien. Desde el camino de la cultura, se suele (solemos) pensar que el mero hecho de apoyar o enseñar desde los medios de comunicación a artistas de vanguardia ya es una manera de ir contra el problema. A ello precisamente hacían referencia desde el facebook de Boiler Room en una de sus respuestas a un comentario sobre el tema: “we’d like to think simply booking a lot of amazing DJs from all across the spectrum would be enough to shift attitudes… but alas (…)”.

Es lo de siempre, se necesita de conciencia colectiva y no de individualismo (y no voy a profundizar en ello porque de ahí que estemos como estamos en todos los ámbitos). ¿Cómo puede ser que alguien que defiende/gusta/colecciona música house sea homófobo? ¿Y cómo puede ser que alguien que (en teoría) defiende la cultura underground desprecie a la mujer por el hecho de ser mujer? (la simple acción de hacernos la pregunta nos teletransporta al siglo XVII). Lo ocurrido, no nos sorprende en absoluto porque es reflejo de la sociedad machista en la que vivimos –dicen Ana Quiroga y Uge Peñeda (más conocidas como LCC)-. “También esto refleja la falta de respeto y la distorsión que se tiene de la relación público – artista, confundiendo la crítica constructiva con el insulto gratuito”.

_MG_7802

LCC

En realidad lo de ayer no fue ninguna sorpresa para casi nadie. Tampoco es que el tema haya ocupado mucho tiempo en la prensa musical que, salvo excepciones, solemos convivir con este tipo de situaciones y en todos los niveles. Al habla Antònia Folguera, de Sónar+D además de periodista musical (Oval, Reactable y Disboot) y Dj (aka Bzzzip): Los comentarios misóginos en el chat de Boiler Room cuando hay chicas pinchando no son distintos a los que puedan recibir blogueras, youtubers o periodistas o cualquier otra mujer cuyo trabajo y actividades tengan una dimensión pública. El sexismo en el clubbing y en la música electrónica es el mismo que hay en las otras esferas de la sociedad. Siguiendo las palabras de Antònia y mirando a nuestro alrededor, en ocasiones parece que ser mujer y estar trabajando sigue siendo algo subversivo, como allá por los 60’. _MG_9596

Antònia Folguera

Obviamente no podemos hablar de lo que ocurrió el miércoles en Boiler Room sin poner la vista en el estereotipo de DJ que se ha creado desde los circuitos más comerciales (y cínicos) durante los últimos años. A ello alude la Dj zaragozana Vanilla Killer quien, además, destaca el hecho de que la acción vaya contra una artista de la talla y la profesionalidad de Nightwave. “Aquí se juntan varias cosas: la gente retrógrada que opinaba ayer y toda la parafernalia generada en torno al mundo del Dj, la cual en estos casos no ayuda para nada. Con esto quiero decir que actualmente, en muchos casos, la figura del Dj es más un icono estético en el que resulta más importante la imagen o el sexo que la  técnica, la habilidad ante los platos o la selección musical”. Además de todas las razones señaladas anteriormente, y como suele pasar en todos los temas posibles de debate, la aparición de internet añade un cambio en las reglas del juego y en los códigos previamente establecidos. El funcionamiento de las redes sociales donde es muy fácil criticar, da rienda suelta a los odios y frustraciones de las personas, manteniendo además el anonimato. Esto, sumado a un machismo real que muchos no quieren ver, da como resultado  situaciones como estas, argumentan LCC. _MG_8598

Vanilla Killer

Tirando de ese mismo hilo de internet y redes sociales, dice Antònia Folguera: “Trolls, bullies y otros seres tristes y frustrados encuentran en los foros públicos de internet el sitio perfecto para hacerse notar de la peor manera posible y no son conscientes del daño que causan. Con un rastreo rápido, aunque no lo he localizado en la red, hay un documental de la televisión sueca titulado Surfing the Web of Hate que trata sobre las agresiones verbales (que llegan a ser amenazas de muerte) que a diario sufren  miles de mujeres en internet. Yo pido desde aquí que alguna tele lo compre.

Dicho esto, nos parece muy correcto que la de Heka Trax alzara la voz. Como decía alguien a este mensaje de ayer de la propia Nightwave, si nos quieren calladitxs subiremos el volumen.

Lo único por  añadir es que si no viste la Boiler del miércoles, corras a este enlace.

NOTFEMALEDJ2