Publicado hace poco más de un mes, Beautiful Things You Left Us for Memories es algo así como la puesta de largo –hablando estrictamente de formato musical– de quien antaño fuera Pettre y mitad de Aster bajo el paraguas de labels como Hivern Discs o Mathematics, así como su apuesta más ambiciosa hasta la fecha. Y es que además de consolidar su espacio en la ingrávida pero efervescente escena de la ciudad condal, desde la fundación de su sello Modern Obscure Music hace hoy dos años Pedro Vian ha publicado dos EPs, firmado remezclas para un buen número de artistas de lo más dispares y, sobre todo, mimado el LP de debut que ahora nos ocupa, que destaca por resumir con encomiable coherencia las heterogéneas influencias que le han acompañado desde siempre. De ellas hemos conversado con el productor catalán en una cafetería del Born de Barcelona donde, entre otras cosas, también hemos repasado aspectos del álbum relativos a su confección, las personas que han participado en él directa o indirectamente y la marcada accesibilidad que presentan sus cortes, abiertos tanto a recursos del house y el ambient de orfebrería como a formas más propias de la música pop.

Todo ello, solo una semana después de haber conocido su inclusión en el line up del Primavera Sound (donde actuará el día 3 de junio) y a falta de otra para la Obscure Music Night que celebrará Cercle (el próximo 25 de diciembre en Macarena Club). Aunque este año le ha dejado bonitos recuerdos, todo apunta a que 2017 le depara mucho más.

 

Modern Obscure Music cumple ya dos años, así como tu actual identidad como Pedro Vian. ¿Cómo valoras el tiempo transcurrido?

Es un proyecto más personal que los anteriores que en poco tiempo me ha permitido publicar dos EPs y ahora el álbum. Todo tiene una estética y una identidad más definida, y eso ha hecho que crezca más rápido, que se conozca más rápido…

 

¿Cuándo y cómo te empezó a gustar la música?

Tuve inquietud por la música desde muy pequeño. En casa siempre hemos escuchado mucha. Desde muy temprana edad empecé a jugar con programas de edición por mi cuenta, pronto me regalaron unos platos de vinilo y a partir de ahí empecé a coleccionar discos.

Hablando de recuerdos… ¿por qué el título Beautiful Things You Left Us for Memories?

Por lo poético de la frase. Se puede decir que me enamoré de ella, sin buscarle una intencionalidad o significado.

 

Pese a algún tema más pistero como “Invisible Object” o “Indian Strings”, en este disco hay cierta huída de la música propiamente de club.

Sí. Hay algún tema más de club y algunos más ambient, pero predomina cierta tranquiliad. Es música más de escucha.

 

En su profundidad, es también un álbum muy accesible y con elementos muy cercanos al pop. ¿Lo has notado en la respuesta del público?

Es verdad que mi sonido, en comparación con otras publicaciones previas, se ha abierto. Y sí que es verdad que este sonido más abierto y accesible está llegando a más gente, o eso he recibido por ahora del público y la prensa.

 

A la vez es muy variado y heterogéneo, con canciones muy distintas entre sí. ¿Cuál crees que ha sido la clave para lograr la consistencia final?

El hecho de trabajar con ciertas máquinas, es decir, limitar el sonido a ciertos instrumentos. He usado varios sintetizadores y plugins, alternando elementos analógicos y digitales casi al cincuenta por ciento. También he sampleado algunas cosas pero prácticamente no se aprecian.

 

En una reseña reciente en The Quietus dicen que tu sonido les recuerda a Landcruising (1995) de Carl Craig, la serie Artificial Inteligence de Warp y Mr. Fingers. ¿Están ahí esas influencias? ¿Cuáles añadirías?

Por supuesto son algunas de mis influencias principales, ya que todos ellos son artistas que he escuchado y pinchado muchísimo, pero no es nada premeditado que resuenen en el disco sino que sale todo de forma muy natural. Nunca me he limitado a escuchar un único estilo. He escuchado siempre mucha música de Detroit pero también mucho ambient, mucho jazz, mucha música pop…

 

“801 Nite” es puro pop electrónico. ¿Cómo surge la colaboración con Carla Pérez de Mourn? ¿Tenías claro que querías una contribución vocal femenina para el tema?

Sí. Tenía la base de la canción hecha desde hacía tiempo y quería encontrar una voz femenina. Mis dos primeras opciones fueron Cristina de Desert e Inga Copeland, pero por cuestiones de tiempo no pudieron participar en el proyecto. Por suerte finalmente di con Carla; la escuché en un concierto de Mourn en Primavera Sound y me gustó mucho, así que se lo propuse y aceptó. Luego empezó a trabajar en la letra, quedamos, la cantó encima de la base y luego yo la adapté para incorporarla.

 

¿Tienes previstas más incursiones hacia el pop en el futuro?

Sí que noto que es uno de los temas que más ha gustado del álbum, pero mi intención ahora mismo no es trabajar hacia esa dirección.

 

¿Qué hizo exactamente Chris Taylor de Grizzly Bear? He leído que, indirectamente, participó en el disco.

Me ayudó precisamente a mezclar el tema del que hablamos. A terminar de pulir la producción. Y me dio una opinión del disco en general.

 

La masterización la hizo Josh Bonati (Omar-S, Mac DeMarco, DIIV) en Nueva York… ¿a qué responde tal elección? ¿Tenías claro que querías que se encargara él?

Sí, porque Josh Bonati es una persona que ha trabajado con artistas de house, como Omar-S, pero también con sellos como Captured Tracks, más enfocados al indie y el rock. Y, además de que me lo recomendaron, me pareció ideal teniendo en cuenta que mi álbum se encuentra a medio camino entre ambas sensibilidades. Consideré que este ingeniero encajaba mucho con el estilo del disco.

 

Si tuvieras que quedarte con una canción del LP, ¿cuál sería y por qué?

El tema que más me ha sorprendido del LP, el que ha gustado más y ha tenido mejor respuesta, es “Le Fou”, y eso que inicialmente era un descarte de un proyecto paralelo. Finalmente acabé incorporándola y ha acabado convirtiéndose en una pieza esencial del puzzle.

 

En el arte del disco han participado Adrià Cañameras, Irene Royo y Marc Monguilod. ¿Estuviste muy encima de la imagen visual que querías transmitir con el LP?

Sí, suelo marcar la línea del sello y las portadas yo mismo. Siempre trabajo con artistas que me gustan personalmente, como Irene, pero siempre acabo escogiendo la opción que más me gusta.

 

¿Qué planes tenéis ahora con el sello? ¿Hay lanzamientos a la vista?

Próximamente, en Modern Obscure Music queremos publicar un disco de Defled, el EP de remezclas de las canciones de mi LP y, sobre todo, buscar nuevos artistas. La verdad es que ahora mismo estoy más centrado en encontrar nuevos artistas para el sello que en producir más música.

 

También has hecho remezclas para Muzik de Delorean.

Sí. Con Aster ya habíamos intentado hacer varios remixes para bandas como The xx, Röyksopp y Delorean, pero finalmente no salieron y, al enterarme de que salía el nuevo disco de estos últimos, les propuse remezclar uno de sus temas, les pasé dos propuestas y cogieron ambas. Es una banda que siempre me ha gustado.

 

En una entrevista reciente en TIU apuntas a unas posibles remezclas para Gold Panda y Moby. ¿Se sabe algo?

De momento están hechas, pero en stand by.

 

También hay algún proyecto por ahí con el MACBA…

Sí, acaba de terminar ahora. Es un proyecto de investigación sobre analogías entre arquitectura y música. El proceso de investigación ha durado tres meses y, de cara a enero, tengo algunas reuniones para sacar adelante el proyecto.

 

Y ya que estamos en época de listas de lo mejor del año… ¿con qué trabajos te quedas de este 2016?

Con Remain Calm de Mica Levi y Oliver Coates. Ha salido hace nada, pero es uno de los trabajos que más he escuchado este año. Y luego con For Those Of You Who Have Never (And Also Those Who Have) de Huerco S..

 

¿Tienes previstas presentaciones en directo? ¿Qué harás en el Primavera Sound?

Todavía no tengo fechas programadas para presentar el live del disco, pero me gustaría hacerlo de cara a la primavera. No para el Primavera, sino en primavera (risas).