Oscar Powell está viviendo en este 2017 un periodo de cambio y ebullición creativa, todo al mismo tiempo. Siempre activo y valiente con sus movimientos, cerró una fase con su primer álbum oficial, Sports, publicado en octubre de 2016 en XL; y casi inmediatamente se ha puesto de nuevo en marcha con una serie de EPs a los que ha llamado New Beta (se ha publicado ya el 1 y el 2 llega mañana mismo) que serán la base sonora del directo que ofrecerá en el Festival MiRA de Barcelona, el viernes 10 de noviembre, justo después de James Holden y antes del cierre de Tzusing.

Hablamos con él vía Skype mientras se toma un té, relajado y reflexivo, en el comedor de su piso en Londres.

 

¿Por qué sacaste New Beta 1 tan rápido después de Sports?

Siempre estoy haciendo música, y no me siento muy cómodo tocando o hablando del mismo material por un periodo largo de tiempo, me gusta cambiar y mantener el interés vivo, no aburrirme de lo que hago.

New Beta suena a Powell tomándoselo menos en serio, divirtiéndose más, jugando con tu propio sonido… y dejando las guitarras fuera del mix

Sí, eso es. Estoy en un nuevo periodo, en el que necesito volver a experimentar con el sonido y olvidarme del sampler por un tiempo. Estoy disfrutando de nuevo de tocar las máquinas, de crear beats y ritmos nuevos de una forma más fresca e intuitiva. Es una manera también diferente de publicar, ir trabajando e ir sacando lo que has hecho y ver donde has llegado al final de un año, y así ser consciente de tu propia evolución y de los cambios que has ido introduciendo.

 

¿Cómo es el Volumen 2?

Me gusta pensar que hay ya una evolución entre el uno y el dos. El primero lo hice entre enero y marzo, este segundo (que se publica este mismo noviembre) me ocupó los dos siguientes meses, abril y mayo. Y en el tres la progresión aún será más grande, espero. De hecho, veo el proyecto de los Betas como un álbum, pero haciéndolo de una forma distinta, más a la vista de todo el mundo.

 

¿Te parece interesante conocer la opinión de los demás sobre tu música?

De alguna forma sí, pero por otro lado tampoco hay que darle mucha importancia. Antes le deba muchas vueltas, demasiadas probablemente; sentía que estaba constantemente teniendo que demostrar algo a los demás. Este año me lo estoy tomando con más calma, me siento más relajado y más seguro de mi mismo. Igualmente siempre es bonito saber que lo que haces y lo que amas puede conectar con la gente.

 

¿Tienes la sensación de que Sports significa pues el final de algo?

Si, de alguna forma es un final de un periodo en el que he estado haciendo música muy energética, impactante y provocativa. Cuando saqué el disco sentí enseguida que necesitaba hacer algo distinto. A veces uno no piensa en ello pero luego te das cuenta que la música que haces refleja tu momento vital y el del entorno que te rodea, como vives en el mundo en un momento determinado de tu vida. Ahora veo que ese fue un periodo bastante frenético en lo personal, y que lo puedes sentir así en el disco.

 

¿Por qué ese título? ¿Eres muy deportista? 

Antes de joven lo era más, ahora me gusta mirarlo por la tele, sobretodo el fútbol. Soy del Manchester United, aunque nací en Londres, lo cual es algo un poco raro. Además mi novia es del Manchester City, pero no nos peleamos mucho porque no me toma muy en serio (risas). Pero volviendo al título… tiene que ver con el hecho de que el disco es como un juego para mi, tiene ese tono juguetón y a la vez físico, y me pareció que encajaba con la idea del deporte. Además el deporte es algo que está normalmente bastante alejado de la música electrónica, con lo cual aún me gustaba más como concepto.

Has hablado de que este año las cosas son distintas para ti, que te sientes mejor y más relajado ahora. ¿Qué ha pasado para que se haya producido este cambio?

Bueno, uno de los motivos es haber terminado el LP. También el hecho de haber estado durante años buscando mi espacio, tocando en todas partes, siempre preocupado por la exposición mediática… esto te puede llevar a hacer música por las razones equivocadas. Y en lo más personal, este año he conocido a una mujer a la que amo y… bueno… me voy a casar con ella.

 

Vaya, ¡felicidades!

Muchas gracias.

 

Hablemos de tu nuevo directo, que podremos disfrutar en pocos días en el MiRA, y en el que has trabajado junto al canadiense Vincent de Bellevall…

Vincent trabaja mucho con la luz y la tecnología, es un artista brillante en el que confío mucho. Es básico que exista esa confianza cuando trabajas con alguien en el apartado escénico. Hemos estado trabajando en un sistema de texto con LEDs que nos sirve para reforzar el caos y lo impredecible de mi música y a la vez expresar mensajes sobre como veo las cosas. Durante un tiempo he ido anotando en el móvil palabras y pensamientos que me venían a la cabeza o que me llamaban la atención, y con el tiempo, revisándolo, me he dado cuenta que funcionaban como un retrato de quien soy y como vivo, y me he parecido interesante mostrarlo en los shows. Lo hemos hecho ya dos veces, en Barcelona será la tercera vez. Estoy muy contento con el resultado.

 

Además de tu propia música estás al frente del sello Diagonal, en el que han publicado dos artistas nacionales, EVOL y NMO. ¿Qué nos puedes decir de ellos?

La música de Roc (Jiménez, EVOL) me influyó mucho cuando empecé a producir. Me encanta su sonido, lo que hace es muy singular, sabes perfectamente que se trata de él cuando lo escuchas. Tiene mucho sentido del humor y su discurso es totalmente contemporáneo, partiendo de un profundo conocimiento de la tradición rave y la música de baile. Y en el caso de NMO me gusta especialmente su sonido computerizado, es el terreno del que yo vengo también, la computer music, así que eran un “fit” perfecto para el sello.

 

¿Tienes héroes? 

Sí, claro, como todos, supongo. Los más claros y los que más me han influido en lo que hago son Autechre. Su música es cada vez mejor, siempre avanzando. Tengo un disco suyo en el coche de los menos conocidos, lo he estado escuchando estas últimas semanas mientras conducía y es apasionante. Si piensas en todo lo que han hecho durante estos últimos 25 años y hasta donde han llegado trabajando siempre con su propio sonido es algo realmente increíble.

 

Pensaba que quizás mencionarías a músicos o grupos de hardcore y punk…

Siempre me dicen que mi música suena así, pero en realidad yo vengo del techno y la computer music, nunca he tocado en grupos de hardcore o de post-punk. He escuchado algunos discos, y puede que algo haya quedado dentro de mi, pero nunca fui un fan del punk, por ejemplo. Creo que me lo dicen por el sampleo de guitarras, pero de algún modo siento que esa fase ya ha quedado atrás.

 

La política y la realidad del mundo globalizado son temas más habituales ahora que antes en la electrónica y la música de baile. ¿Qué grado de compromiso y mensaje político hay en lo que haces?

No creo que mi música sea política de un modo explícito, nunca he pretendido que así fuera. Pero quizás sí lo sea en cuanto a la actitud de hacer lo que uno quiere hacer y ponerse a uno mismo en constante desafío. En ese sentido sí lo es.