Detrás de esa máscara de lucha libre (con la que “se suda como en el mismísimo infierno”) se esconde Snuffo. Artista berlinés que conjuga varios proyectos musicales al mismo tiempo (Cellakart, Kat Channel…) y sobre los cuales siempre planea un halo de oscuridad y cierta opresión, como rozando el peligro continuamente. En algunas ocasiones lo hace desde el lado más experimental y otras desde el techno más corpulento, pero -y al contrario de lo que pueda parecer en la primera escucha de tracks como “It’s Killing Me” (recogido en la tercera referencia de Polybius Trax)- en sus producciones va implícita una carga emocional alejada de cualquier mecánica fría. Una combinación perfecta entre dureza y emotividad, como ocurre en “Missing you (All the time)”.

Snuffo ya tiene listo su nuevo EP “, que verá la luz próximamente en Clásicos del Ruido (el otro sello de Gus Van Sound y Der Kapitan junto a Polybius) y llevará por título “Desire Burns”. Precisamente mañana estará en Moog en la sexta fiesta que CDR celebra en Moog; y, para que vayáis cogiendo marcha, además de su techno de tono infeccioso el artista promete un viaje de lo más “salvaje”.

Antes de nada, ¿cuál fue tu primer contacto con la música electrónica?

Mi primer contacto con la música electrónica tuvo lugar a comienzos de los años 80 cuando yo estaba en jardín de infancia. Yo y otros niños tuvimos que hacer la performance de Kraftwerk del tema “Die Roboter”. Hicimos incluso disfraces de robot con cajas de cartón y papel de cocina.

Y Snuffo, en concreto, nace del proyecto del que formo parte: Snuff Crew. En las primeras entrevistas a Snuff Crew yo me hacía llamar “Eins”, pero después de que mi amigo Alienata comenzase a llamarme “Snuffo”, decidí utilizar este nombre para mis trabajos y actuaciones en solitario. Me gusta. También, como tengo un sello que se llama Snuff Trax (además del otro, In The Dark Again); me gsuta tener la conexión “Snuff” para mi nombre en solitario, incluso a pesar de que mi sonido como Snuffo sea diferente al sonido de Snuff Crew y Snuff Trax.

¿Cómo entras en contacto con Clásicos del Ruido / Polybius Trax?

Yo creo que la primera vez que escuché sobre los dos sellos fue a través de mi amiga Vinilette. Ella me los recomendó y descubrí el primer EP “Moog Your Body” y la primera referencia de Clásicos del Ruido. De repente, estaba en contacto con los chicos y hubo un momento en que ellos quisieron sacar mi música; algo que me encantó porque me encanta el sonido que tienen ambos sellos.

Me gustaría preguntarte por tus otros proyectos: Cellarkalt y Kat Channel, que son un poco más experimentales que Snuffo. ¿Por qué arrancas estos proyectos o cuál es la inspiración para cada uno de ellos?

Cellarkalt es uno de mis viejos proyectos sobre noise experimental y sonidos abstractos. Comencé en 1999 y paré en 2003; en ese momento me llamaba “Kellermensch”[traducción alemana de la novella de Dostoevsky “Notes from Underground”] , porque hacía toda la música en el sótano de la casa de mis padres. Todos los tracks fueron grabados en formato cassette. En 2012 reactivé el proyecto bajo el nombre Cellarkalt. Uno de los cassettes de uno de mis viejos álbumes fue publicado a través de Elephant Recordings. También empecé a grabar música nueva y hace algún tiempo comencé a comprar interesantes drone machines y sintetizadores.

En este momento la esencia de Cellarkalt es parte del proyecto “Status Tapes”, que estoy haciendo junto a Samanta Fox, Jonny y Gizzie (conocido por Renate Schallplatten). A todos nosotros nos encanta improvisar con los aparatos y crear música un tanto triposa; hace algunos meses hicimos un live de cinco horas de improvisación.

Tras el nombre “Kat Chanel”, el bueno de Alienata y yo producimos nuestras propias visiones del techno, el house y el electro. De lo oscuro a lo más deep, de lo melancólico a lo estrepitoso. Algunos de nuestros temas han sido publicados en Got2Go Records y ://about blank. Tendremos un EP de Kat Channel a comienzos de 2016 en aDepth audio.

¿Qué influencias podríamos decir que tienes (del tipo que sean)?

Tengo muchas influencias. Por supuesto la música y escuchar discos es muy inspirador, pero también muchos libros (novelas, biografías de artistas…), películas extrañas, ir a galerías de arte y museos, sentir el arte contemporáneo, escribir mis propios poemas y textos experimentales, viajar a otros países, caminar por Berlín… Otro gran impacto es el hecho de sentir emociones fuertes como el Amor, la Felicidad y la Tristeza. Hace algunas semanas grabé mi primer álbum de estudio como Snuffo. Este LP es también mi primer disco conceptual. Está inspirado en un ambiente determinado y he nombrado los temas según determinados recuerdos, lugares y experiencias.

Me despierta bastante curiosidad el tema de la máscara… ¿Es algo que tenga que ver con el lado “agresivo” de tu sonido?

En realidad no. Cuando comenzamos a hacer bolos con mi primer proyecto Snuff Crew, mi compañero y yo tuvimos la idea de llevar máscaras. Simplemente para dejar que la música hable por sí misma y no las personas que hay detrás. Por supuesto no fuimos los primeros en llegar con esa filosofía. Así que pensé que sería buena idea llevar la máscara para mis bolos como Snuffo. Pero, para ser sincero, es un buen elemento para los shows y llama mucho la atención. Parece un tanto oscuro y demoníaco pero la parte más demoníaca es probablemente que debajo de esa máscara se suda como en el mismísimo infierno (risas).

Ahora mismo hay muchos artistas que han desarrollado una estética oscura para su música (desde el trap hasta el post rock). ¿Crees que el rollo oscuro está de moda en la actualidad?

Puede ser, pero también hay mucha gente copiando a otra gente o pillando ideas de lo que han oído en determinados clubs, así que de repente se convierte en moda supongo. Pero lo que realmente me gusta a mí es que esa ola de electro oscuro y sonidos industriales ha encontrado lugar de nuevo en muchos más dj sets. Es, probablemente la reacción a los tiempos oscuros en los que vivimos, con mucha tristeza y noticias horribles cada día; es un poco como en los 80. Por otro lado a mí también me gusta la música de sonidos más happy; italo disco, por ejemplo.

Pronto lanzarás “Desire Bursn EP” en Clásicos del Ruido. Un trabajo que tiene partes algo más mentales o emocionales…

Sí, todos los tracks que produzco están de alguna manera vinculados a mis emociones y estados de ánimo pero también a los recuerdos e influencias que me gusta imprimir en la música que hago. Así que siempre hay algo personal en las producciones de Snuffo y “Desire Burns” es un ejemplo claro de esto.

Uno de los tracks (“Body To Body”), de hecho, suena como muy “Moog” (el lugar donde estarás el viernes actuando). ¿Has estado alguna vez allí o es tu primera vez en Barcelona?

Hace un par de años actué en Moog por primera vez. Desde entonces me encanta ese sitio y sus residentes. Así que estoy muy feliz de poder hacer otro live ahí. Y, por supuesto, es un honor sacar material en Clásicos del Ruido y en Polybius Trax.

Para alguien que nunca te ha visto actuar (como es mi caso); ¿qué vamos a encontrar el viernes?

Un chico simpático llevando una máscara, lanzando beats y grooves y llevándote hacia un viaje salvaje salvaje (sic).

Foto: Tory Marsh