Sónar no es todo 4×4 contundente o sonidos retorcidos. También hay música para todos los públicos, lo que no quiere decir que sea mejor o peor, simplemente más abierta a toda clase de melómanos. Hemos preparado una ruta con esos cinco nombres que si te gustan las sensibilidades pop no te debes perder. Todos ellos son muy distintos entre sí, tenemos a Kindness, un amante de los sonidos negros de baile, Hot Chip, santos y seña del pop electrónico británico, Owen Pallett, un prodigioso violinista que será la sorpresa de esta edición, Róisín Murphy, una auténtica diva largamente añorada, y FKA Twigs, la nueva revelación del R&B. Nos lo pasaremos bien.

Kindness: jueves 18 16:45-17:45 (SonarVillage)

Kindness es el alias de Adam Bainbridge, un joven británico con pintas de modelo y una larga cabellera morena. Pese a su cara bonita, el tipo hace una música cojonuda, que se mira en el espejo de ese disco sofisticado de los años 70, muy con Arthur Russell como referencia, aunque progresivamente ha abierto su espectro sonoro hacia otras sonoridades negras como el R&B y el funk. Nos ha visitado muchas veces y, lo cierto es que siempre ha mostrado una progresión adecuada. Pero en su visita a Sóna presenta por primera vez en España su segundo disco, en el que colaboran, entre otros, Robyn, Devonté Hynes y Kelela. Esto en plena tarde en el Village va a sentar de maravilla.

Hot Chip: jueves 18 21:50-23:00 (SonarVillage) / viernes 19 1:15-2:15 (SonarLab)

La historia de Hot Chip está emparejada con la del Sónar. Fueron los primeros que nos los trajeron aquí y, siempre que han tenido la oportunidad, han vuelto. Todas sus actuaciones han puesto patas arriba al respetable y ahora que presentan su sexto disco, muy compacto, maduro y con momentos francamente inspirados. A esa colección de clásicos atemporales de la música de baile moderna ahora añaden joyas con “Need You Know”, “Huarache Lights” o “Why Make Sense”. Por si fuera poco, en esta gira están versionando el “Dancing In The Dark” de Bruce Springsteen. Baaaaah, cosa fina. Además, los tendremos por partida doble, primero cerrado el Village el jueves y un día después dándolo todo en la Fira.

Owen Pallett: viernes 19 17:30-18:30 (SonarVillage)

La confirmación de Owen Pallett nos cogió por sorpresa. Primero, porque llegó en forma de regalo cuando el cartel ya estaba cerrado, y segundo porque, a priori, no encaja del todo en el festival. Pero su último trabajo, el mejor hasta la fecha, tiene un componente electrónico más acentuado y cuenta con la colaboración del maestro Brian Eno. El canadiense es miembro de gira de Arcade Fire y un excelente violinista. En el pasado ha versionado “Odessa” de Caribou, que molaría mucho que recuperarse para su actuación en Sónar, pero toque lo que toque, os lo garantizamos, va a ser un momentazo de piel de gallina. Genio y figura.

Róisín Murphy: viernes 19 23:00-00:00 (SonarPub)

La irlandesa se ha hecho de rogar. Vale que en los ocho años que separan su anterior trabajo del reciente “Hairless Toys” nos ha ido entregando alguna perla dosificada como ese “Simulation” que son doce minutos de majestuoso house y ese EP de clásicos de la canción italiana que dándole varias oportunidades entra bien, pero queríamos ya un largo. Lo tenemos aquí y, bueno, es más reposado de lo que esperábamos, con mucho toque jazz, mucha sofisticación, pero es que verla en directo es indispensable si eres un alma pop. Quizá no bailaremos como locos, pero servirá para caldear una noche que se promete muy larga.

FKA Twigs: sábado 20 22:45-23:45 (SonarPub)

Tahliah Barnett se ha convertido en apenas un par de años en una figura indispensable del R&B ultramoderno. Empezó como bailarina, apareció en diversos videoclips de Kylie Minogue y salió de gira con Jessie J. Pero pronto se hizo evidente que su talento era innegable y que debía volar sola. Lanzó un primer EP más cercano al trip-hop que a esos sonidos negros que ahora practica. Con su segundo maxi se consagró gracias a la ayuda en la producción de un por entonces pujante Arca y ya con su álbum debut hubo la aclamación de crítica y público. Había nacido una estrella. Sus actuaciones son toda una experiencia sensorial. No sólo la música te caldeará, también esas coreografías imposibles que la británica se saca de la chistera. Un must por mucho que coincida con Duran Duran.