Empezaba el fin de semana con un puente de lunes festivo por delante para celebrar el día el Padre, aunque Madrid no solo contaba con esa celebración. Todas las discotecas y clubs abrían, pero nosotros habíamos apuntado el 18 de marzo desde hacía tiempo en nuestro calendario: Fabrik nos ofrecía, como llevábamos tiempo pidiendo, un cartel más clubber y con un sonido destinado a los más exigentes de la escena.

Esta vez no abrieron todas las áreas de Fabrik, y con un horario de 23:30 a 6:00, organizaron el line up entre la main room con un warm up a manos de César Almena, los británicos Slam, el aclamado dúo Jonas Kopp b2b Pfirter, el Live de The Advent y Spartaque para cerrar la noche; combinada con una satélite en la que contábamos con Nuke para calentar, el portugués A. Paul, Ricardo Garduano y Keith Carnal haciendo frente al cierre que había en la principal con un sonido totalmente diferente.

La noche comenzó con los sets de César Almena y Nuke respectivamente, quienes saben cómo preparar la pista a sus artistas invitados después de trece años ya manejandose en el terreno. Habituados a disfrutar de ellos en los cierres, agradecimos una primera toma de contacto mucho más personal.

A la 1:00 de la madrugada nos recibía Slam en la sala principal, y aunque les costó arrancar seguramente por la hora poco acorde a su estilo y sonido, poco a poco empezaron a coger fuerza y nos vimos envueltos en el auténtico sonido drumcode. Con temas como su remix a Jack Master Bang the Box, siendo ya un clásico en todas las CODE, o su tema propio Take you there junto a Mr. V, dejaron el listón muy alto para todo lo que quedaba de noche. Sin embargo, el dúo británico no quiso despedirse de nosotros sin antes dejarnos disfrutar de su nuevo tema en directo Vapour , el cual acaban de sacar por Soma Records.

fabrik-interior

A su vez, compartiendo franja horaria, teníamos a A. Paul a los platos de la satélite con un sonido mucho más acid house debido a sus influencias ligadas al disco y al funk de su adolescencia. Su set fue perfecto para quienes no querían empezar tan fuerte a primera hora y así mantener una progresión durante la noche.

Los ánimos se vieron crispados a las 2:30 cuando aparecía un Jonas Kopp solo frente a la pista. Entre la caída del cartel de Pfirter, y que Fabrik no había anunciado los horarios de la noche, la gente se veía perdida entre las dos zonas buscando a quién quería ver. Sin embargo, el argentino supo manejar la situación y creó la energía adecuada con temas como su propio remix a Nucleoid de Exium para hacer a los presentes olvidar esos pequeños baches de organización. Siendo el sonido más industrial de la noche, lo cual le hizo destacar, mantuvo a sus fieles en una main room que vibraba de manera propia donde pudimos también escuchar Intelligent seeker , tema propio con el que hizo un guiño a su familia musical, PoleGroup.

Una pena no haber podido disfrutar al dúo latinoamericano después de las grandes referencias que hubo de ellos tras su paso por el festival Neopop la pasada edición pero agradecemos a Jonas su entrega el pasado sábado, quien convirtió un mal sabor de boca debido a una avería técnica en el avión que traslada al dj, en un buen golpe de grave.

Entre Jonas Kopp, quien casi no dejó moverse a nadie de la pista, y el Live de The Advent, de 3:00 a 4:30 le tocaba el turno a Ricardo Garduno en la satélite. El mexicano residente en Chicago hizo despliegue de su sonido más característico con sonidos graves y alguna armonía más melódica, pero por lo que podemos destacar su set es por la gran cantidad de temas propios que sacó por Warm Up Recordings y que fueron protagonistas de la hora y media de su sesión como Alteraciones de amor y Start Over.

Dando paso al directo, en el que The Advent contaba solamente con una hora de 4:00 a 5:00, lo cual pensamos que se hace escueto para su directo, consiguió llenar una main room que empezaba a hacer sombra a la satélite. El antiguo ingeniero de sonido del mítico Derrick May nos introdujo temas de Kombination Research Records, siendo su propia plataforma de producción, sin descuidar sus temas sacados por Tresor los cuales le han dado visibilidad internacional, junto a su ordenador y un Elektron Octatrack entre otros aparatos para desarrollarse. Tras una mezcla perfecta entre techno y electro, tocaba dar paso al cierre de la noche entre Spartaque y Keith Carnal.

Aunque la sala principal, como ya habíamos dicho, estaba mucho más llena que la satélite, tras escuchar el inicio de Spartaque supusimos cuál iba a ser el desarrollo de su sesión: el de siempre. No siendo el artista que más nos atraía del cartel pero sin quitar mérito a su forma de mantener en movimiento constante a su público, nos dispusimos a cerrar la noche con un ya clásico que nunca defrauda: Keith Carnal.

Recordando las palabras que nos dejó en una entrevista hace tiempo “techno es un lenguaje que supera las palabras, las diferencias y la raza; el lenguaje tácito de la unidad”, pudimos encontrar en él y su sesión el significado de aquella frase. Para no defraudar a sus mayores seguidores, escuchamos casi al final de su sesión como resonaba Untold, tema que ha consagrado al artista.

Acostumbrados a los carteles de CODE en los que más que un club parece un festival, íbamos con la idea de que no iba a ser la vez que más llena viésemos la discoteca, pero sí en la que más a gusto nos pudiésemos encontrar. Los grandes djs que te “venden entradas” siempre estarán ahí, pero no hay que olvidar nunca ese sector emergente que potencia la música electrónica con esfuerzo y pasión que brilla con más fuerza en los primeros años de su carrera. Aún así, no es suficiente con que promotoras y discotecas sean conscientes de ello, ya que si el público no responde ante ello no sirve de nada. Hemos perdido la cuenta de las veces que se han quejado de los nombres que formaban el cartel de Fabrik por “comerciales” o “vendidos” y aclamaban un cartel más purista y novedoso. A todos vosotros, esperamos haber podido bailar juntos el pasado sábado y que vuestras peticiones sigan siendo escuchadas.

Por más noches de “más que techno” pudiendo disfrutar de artistas que están en alza y nuevos sonidos, apostando por la escena y compartiendo pista de baile con los que realmente valoran a los artistas.