El viernes Underworld lanzarán su primer álbum en seis años, Barbara Barbara, We Face A Shining Future, y, aunque pueda dar la sensación de que han estado algo desaparecidos todo este tiempo, nada más lejos de la realidad. Por lo pronto el año pasado repasaron en vivo el Dubnobasswithmyheadman con un show que pudimos ver en el Primavera Sound. Karl Hyde, el vocalista, ha lanzado varios álbumes en solitario y junto a Brian Eno. Por su parte, Rick Smith volvió a unir fuerzas con Danny Boyle para la banda sonora de Trance. Y, juntos, también crearon composiciones originales para la ceremonia inaugural de Londres 2012. Aunque en 2016 se cumplen 20 años de Second Toughest In The Infants, que han reeditado con material semiolvidado, no siguen viviendo de rentas ni mucho menos. En este nuevo álbum ya se advierten algunos temas como I Exhale, If Rah u Ova Nova con un potencial enorme para el directo. La gira empieza este jueves en Berlín y tendrá una parada en el Bilbao BBK Live el próximo julio, así que como dicen en el título es hora de mirar al brillante futuro.

Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de hablar por teléfono con Karl Hyde. Fue una conversación corta. En realidad, un tipo que lleva más de 35 años de carrera a sus espaldas te puede contar mil y una historias y puedes estar hablando con él durante horas, pero estamos contentos con los 20 minutos que nos otorgaron. En ellos aprovechamos para que nos explicase su proceso de composición y grabación, lo que cabe esperar del concierto de Bilbao (aunque en el momento en el que se hizo la entrevista no sabíamos que vendrían), qué significa el sonido Underworld y también hay una buena reflexión sobre la aportación positiva de la EDM a la escena electrónica.

 

Hola Karl. ¿Cómo va todo? Imagino que estáis preparando el tour…

Todo bien. Sí, además en dos semanas nos vamos a Japón.

 

¿Cómo son estos días que preceden al lanzamiento del álbum y el comienzo de la gira?

Estamos muy centrados en todo el trabajo. Tenemos tareas muy específicas que tenemos que desenvolver a la perfección antes de dejar el Reino Unido. Además, como te decía, yo me voy una semana antes que el resto del equipo porque estamos haciendo una colaboración de arte y performance muy especial en Tokio. Luego volamos de vuelta para preparar la producción de la gira europeo y los ensayos. ¡Tenemos que pensar en el montón de cosas que se nos avecinan!

 

¿Cómo salió esta especie de mensaje optimista que tiene el álbum?

Esto es algo que decía el padre de Rick. Simplemente sonaba genial. A lo largo del tiempo vas reconociendo cosas que te atraen, que te excitan ya sea auditivamente u ocularmente. Crean una potente imagen que significa mucho para ti. Empezó siendo más una especie de pieza de arquitectura y más adelante la gente consideró que tenía un mensaje muy positivo, así que es un valor añadido que apreciamos.

 

Siempre me he preguntado cómo escribes estas letras spoken word, ya sea en I Exhale o singles antiguos.

Es un proceso que he utilizado durante 25 años. Siempre me han inspirado profundamente dos personas: Sam Shepard, un dramaturgo que escribió el libro Motel Chronicles, una colección de historias, descripciones de escenas, sin principio ni final, sólo nudo, y el New York de Lou Reed, que para mí era como si cantase en un americano conversacional. Puedo visualizar cómo Lou consiguió esas letras: me lo imaginaba tomando cafés en bars y escribiendo en los rincones de la ciudad lo que veía y escuchaba. Eso es lo que hago yo siempre.

 

¿Cómo surgió el vídeo de I Exhale?

Fue en uno de los apartamentos de Tomato, la compañía que tenemos para todas las ilustraciones. Sam Taylor, que se ha encargado de todo el lado visual de este proyecto, vino con la idea y como casi todas las ideas de Tomato era muy sencilla. De algún modo echa la mirada atrás a esos tiempos en los que nos lo pasábamos en grande. (Risas) Ya sabes, cuando hacíamos vídeos en habitaciones sólo por diversión. Creo que salió bien y era apropiado.

Rick dijo que cada vez que ibais al estudio os centrabais únicamente en una canción. ¿Puedes aclararlo?

Cada día empezábamos algo nuevo, de cero. Éramos los dos en una habitación sin equipo. Lo único que hacía el ordenador era grabar, como una vieja grabadora de cinta. Llegábamos ahí y empezábamos a hacer sonidos. En cuanto esos sonidos se podían convertir en canción apretábamos a grabar. El objetivo era grabar algo nuevo cada día. Sólo trabajábamos dos días a la semana y tampoco es que estuviésemos grabando cada semana porque estábamos de gira con el show del Dubnobass. Realmente teníamos muy poco tiempo para grabarlo y al final lo hicimos en menos de un año.

 

Todo este tiempo habéis emprendido carreras en solitario, has colaborado con Brian Eno y habéis vuelto al Second Toughest para reeditarlo con extras. ¿Crees que todo esto os ha ayudado a dar forma al nuevo disco?

Hemos estado juntos 36 años ya. Durante todo ese tiempo ha habido altibajos y dificultades… épocas en las que casi nos hemos disuelto debido a la frustración, querer hacer otras cosas y porque nos sentíamos retenidos y reprimidos por las expectativas que tenía la gente con la banda. Rick y yo hicimos otras cosas. Exploramos lo que necesitábamos explorar, hemos trabajado con otra gente y establecido nuevas relaciones musicales. Eso fue una parte fundamental para nuestro crecimiento. Al final llegó un punto en el que nos dimos cuenta que la persona que más echábamos en falta era nuestro compañero. Además, muchas de las cosas que queríamos hacer las queríamos hacer juntos. Pero que quede claro que el hecho de que nos hayamos tomado este tiempo para desarrollar otros proyectos no significa que en Underworld estemos maniatados y que lo veamos como algo que no nos permite expresarnos libremente.

 

¿Qué has estado haciendo estos últimos años fuera del ámbito de la música?

Me encargo de un blog con actualizaciones diarias. Lleva en marcha 16 años. Salgo a la calle, escribo cada día, sobre todo en una cafetería en la que estoy una hora al día. También estoy escribiendo un libro y desarrollando una obra de teatro. En cuanto al mundo de la ilustración tengo nuevos proyectos y mi próxima muestra es en Tokio en dos semanas. Estoy ocupado. (Risas) Pero la prioridad siempre ha sido trabajar con Rick. Todas esas otras cosas son el resultado de mi felicidad por trabajar con Rick en Underworld.

 

Cuando compartisteis el sampler del álbum en noviembre me gustó porque estaba lleno de lo que prometían ser bangers y de un sonido que rápidamente relacionabas con Underworld. Al escuchar el disco todo esto se confirma, pese a que en dos de las canciones del medio os permitís experimentar e incluso el single es distinto a lo que habéis hecho hasta ahora. Con todo, es genial que después de 20 años aún se nos ponga la piel de gallina escuchando estos sonidos marca de la casa.

Bueno, gracias. Lo más bonito de este proceso para mí es haber tenido la oportunidad de haber estado en una banda como Underworld. Y creo que eso es muy bueno para un artista que lleva tanto tiempo involucrado en un proyecto. Es una carga en lo que te has convertido y empieza a afectar mi creatividad. Pienso: “estoy en una banda llamada Underworld que hace un tipo determinado de música para una audiencia y eventos en particular”. De pronto notas como que tus posibilidades se han limitado. Con este disco deseché completamente lo que es Underworld. Sólo quería estar en una habitación con Rick. Ver qué es lo que querían hacer estos dos amigos que saben improvisar muy bien, que son abiertos de mente y no tienen prejuicios. Es raro estar en esa posición porque eso es lo que le suele ocurrir a los jóvenes artistas cuando empiezan en una banda.

 

Además, está bien porque realmente nunca os fijáis en los sonidos del momento. Oblivion With Bells apenas tenía minimal, Barking nada de deep house o dubstep y este tampoco EDM.

Nunca nos hemos dejado influir por las modas. El problema con ellas es que están enraizadas en un tiempo específico. Y, claro, si tú haces eso te diluyes cuando esa corriente pasa de moda. Siempre que hemos visto que corríamos el peligro de influenciarnos por las corrientes del momento hemos corrido hacia el otro lado. Nuestros álbumes siempre han sido muy eclécticos por lo que no hemos gustado demasiado a los puristas. Disfrutamos demasiado de la música como para seguir las modas pasajeras.

 

¿Cómo ves la escena electrónica hoy en día?

¡Genial! Nunca ha estado mejor. Es fantástico que Estados Unidos finalmente haya acogido algo con lo que el resto del mundo estaba excitado. La EDM ahora es algo importante, cientos de miles de personas van a eventos dance en el país… Eso es perfecto porque significa que esas personas mostrarán curiosidad por otros tipos de música electrónica de baile. Tiene connotaciones muy positivas. Es fácil criticar este tipo de movimientos masivos, pero cuando esto ocurre el underground se moviliza y reacciona contra él. Siempre ocurren cosas excitantes ahí. Al fin y al cabo la EDM, el house o el techno es lo mismo: otra forma más de celebración. Gente que se reúne masivamente en una celebración pacífica.

 

Has vuelto a trabajar con High Contrast. ¿Consideraste trabajar con otros productores?

Es un viejo amigo, hemos apoyado su música en nuestras emisoras de radio online durante mucho tiempo. Como entiende lo que hacemos volvimos a él hacia el final para hacer un poco de magia. ¡Es un gran tipo!

 

¿Qué novedades tenéis preparadas para vuestros conciertos?

Tomato está de nuevo involucrada en nuestros directos. Es un equipo genial con el que llevamos trabajando mucho tiempo. Aunque parezca que está todo muy estudiado los visuales son improvisados y muy espontáneos. Tenemos nuevas canciones y, por supuesto, clásicos. Y material que los fans más grandes llevan reclamando desde hace tiempo. Es posible que haya canciones que no hayan escuchado en años o toquemos nuevas versiones. Es una selección fantástica y por lo que llevamos de ensayos va a ser brillante.

 

Deberíais recuperar Juanita ya que cumple 20 años.

Oh, no creo que te decepciones en ese caso. (Risas)

 

¡Genial, pero no visitáis España de momento! [NdA: la entrevista se hizo cuando aún no estaba confirmada la fecha en Bilbao BBK Live]

Por supuesto que visitaremos España. Ahí hemos dado algunos de nuestros mejores conciertos y es un sitio genial donde actuar.

 

El tributo a Frankie Knuckles que hicisteis el año pasado con Heller y Farley fue genial y me hizo recordar esa época dorada de Junior Boy’s Own. ¿Te sentiste nostálgico al volver a trabajar con ellos y te gustaría volver de algún modo a esos tiempos?

Ellos han sido colegas de toda la vida. Y Steven Hall que dirigió el sello siempre ha formado parte de nuestro equipo y es productor ejecutivo de este disco. Así que de corazón siempre nos hemos sentido parte de Junior Boy’s Own. Es buena gente y me encanta tenerla al lado.