Jefe de sello con solera, productor de techno emocional y uno de los selectores barceloneses más demandados del circuito de clubs nacional e internacional, Gabriel Berlanga, a quien el común de los mortales conoce como Undo, está, en lo que se suele decir, un momento dulce. El pasado noviembre lanzó su tercer larga duración, Disconnect, una nueva colección de canciones que, aunque con la mirada puesta siempre en la pista de baile, no renuncia a la vocación pop que siempre ha perseguido el catalán. Presentó temas como Autómatas o Acid Prophet en su nuevo directo hace unos días en Eufònic y, mientras empieza a cavilar los preparativos del 15 aniversario de su discográfica, Factorcity, se prepara para una sesión especial este viernes en Fort Festival, en Tossa de Mar, cerca de la que es su casa desde hace años, Palafrugell. Con él hemos querido hablar para calentar de cara a tan destacada cita.

 

 

¿Cómo fue la experiencia de Eufònic, ya no sólo por lo especial del evento, sino por haber ofrecido tu primer directo en mucho tiempo?

Fue excitante e intensa. Era la primera vez que hacía un directo yo solo y hubo algunos fallos, claro. El midi es muy traidor. También es complicado sonorizar bien la voz en directo. Eufònic es un festival pequeño, muy especial y en el que la parte visual tiene mucha importancia. Funcionó muy bien el Av-show junto a Xavi Bové. Ganas de repetirlo.


Aunque siempre has querido escoger muy bien tus presentaciones en vivo, ¿tienes ya planeadas otras?

Sí, la próxima es en la sala Fever de Bilbao el día 22 de este mes. Es un club al que he ido en varias ocasiones y se que actuaré en buenas condiciones técnicas. Eso es lo fundamental a la hora de presentar un directo. Saber que vas a poder tocar a gusto y con un buen sonido. Antes estaré pinchando en el museo Guggenheim junto a The Hacker. Será una doble actuación completa.

 

Alguna vez te ves volviendo a tus raíces más estrictamente pop de The Light y actuar en formato banda?

Es algo que siempre me ronda la cabeza. Echo de menos tocar con el grupo. Hay algunos temas de mi repertorio que funcionarían muy bien en formato banda. Pero otros no. Y lo que sería complicado es la logística de mover a 3 o más personas. De momento no me lo puedo permitir. Así que he decidido hacerlo yo solo y orientarlo a mi lado más club. Estoy contento con el set y el resultado, ahora falta rodarlo e irlo afinando.

 

Cuando empezaste a trabajar en este álbum, ¿te marcaste algún tipo de objetivo, querías hacer algo que no hubieses hecho antes?

La verdad es que no me planteé más objetivo que el de hacer buenas canciones y que sonaran bien. Hay varios temas del album que todavía sigo pinchando. Esa es una buena señal.

 

Aparte de las redes sociales, ¿de qué otras cosas te gustaría desconectar, incluso las que te son imposible hacerlo? 

Creo que es fundamental desconectar del mundanal ruido. No sólo de las redes sociales, también de la tele, de la política, del discurso único y, en ocasiones de los demás y hasta de uno mismo. Es así como se encuentran nuevas conexiones. Se trata de desconectar para reconectar.

Siempre has apostado por el formato largo, tú tienes tres ya, de hecho, pero no es algo que abunde en España. Por un lado, ¿qué te gusta del álbum en la electrónica? ¿Y a qué se debe este déficit?

Hay estilos de música electrónica que es más difícil llevar al formato largo, creo. Es difícil hacer un largo solo con “tracks”. Lo mío son más canciones, más fáciles de articular en un discurso largo y más ameno al haber una mezcla de estilos en diferentes canciones. Eso es lo que a mi me gusta del formato L.P, combinar canciones cortas y largas, con voces y sin, encaradas a la pista y no.



¿Los autómatas de la canción están en Madrid o también hay unos cuantos en Barcelona?

Están en todas partes. En madrid solo hay más porque es más grande. Y hay que mantenerse alerta y desconectar para no convertirnos nosotros también en marionetas. Poca broma. Hay que mantener un espíritu crítico, filtrar la información, alimentar la curiosidad, ahora más que nunca.

 

En una época en la que cada vez hay más y más eventos y festivales, en los que a menudo se acaba perdiendo la personalidad, ¿cómo de importante crees que surjan iniciativas como Eufònic o Fort Festival?

Es muy importante porque son festivales sostenibles. Con una programación muy cuidada y asequible. Es decir, por un precio razonable se puede disfrutar cómodamente de todas las actuaciones programadas. En el caso del Eufònic hay, además, muchas actuaciones gratis en ubicaciones estupendas, y eso les permite arriesgar con la programación. Son festivales con un aforo puequeño. Festivales no urbanos donde el entorno es muy importante y puedes descubrirlo durante el festival. Son más bonitos el delta del Ebro o la Costa Brava que el Parc del Forum o la Fira de Barcelona, no?.

Tú que vives más o menos cerca, ¿qué recomiendas hacer en Tossa de Mar o alrededores antes del festival?

En estas fechas mi primera recomendación serían las playas. La misma Tossa tiene playas bonitas además del precioso pueblo medieval y la fortificación perfectamente conservados. Si tenéis coche a pocos km, en la carretera que une Tossa con Sant Feliu de Guíxols, hay una de mis playas favoritas de la costa brava: La cala del senyor Ramon. Y en las montañas que rodean este trozo de la costa, l’Ardenya, crecen las mejores setas, las favoritas de los emperadores romanos. La “Amanita Cesarea” o “Ou de Reig”. Un auténtico manjar incluso si las comes crudas. Quizás hayan salido algunas después de las últimas lluvias.

 


¿No añoras Barcelona? ¿O crees que la tienes a la distancia justa para bajar siempre que lo necesitas pero no tener que aguantar todos los agobios de la gran ciudad a diario?

No la añoro porque la disfruto más ahora que paso menos días al año. Sigue siendo mi segundo hogar y paso muchos días allí. Pero con dos niños pequeños es mucho más amable y saludable el día a día en Palafrugell. Vivimos en uno de los paisajes más bonitos que conozco, rodeados de “mar i muntanya” en “l’empordanet”.

 

Entiendo que este movimiento habrá afectado directamente a tu rutina de trabajo y que habrá dado alas a tu creatividad.

La creatividad va por libre. Da igual donde estés, es más un estado de ánimo. Es importante poder  (otra vez!) desconectar, tener tiempo libre y aprovecharlo. Y aquí es más fácil que en la ciudad. Y además es más barato!

Actúas por la tarde y al aire libre. ¿Cómo enfocas estas sesiones a diferencia de tus habituales sets de madrugada y en club?

Estas sesiones en las que empiezas de cero y puedes desarrollar un viaje de tres horas, además al aire libre y en un sitio espectacular, son una gozada. Me apetece mucho y llevo días pensando en la sesión.

 

¿Hay algún artista que no te quieras perder del cartel?

¡Muchos! me apetece bailar los sets de Koze, Ame, The Drifter, Marcus Worgull o Cora Novoa, entre otros. El directo de Kink tampoco me lo quiero perder.

 

¿Qué podemos esperar de ti y Factorcity en los próximos meses? ¿Es la vuelta al vinilo una prioridad? ¿Nos podrías adelantar algo de la nueva remesa de remixes de Disconnect?

Pues estamos esperando la segunda tanda de remezclas del álbum que también será el próximo Factor City. Hasta aquí puedo leer. Tanto el álbum como el primer Ep de remezclas han funcionado muy bien a todos los niveles y la idea es seguir editando en vinilo en tiradas cortas mientras la economía del sello lo permita. Tenemos también dos maxis apalabrados para el año que viene de artistas de los que somos muy fans. Como Undo he acabado un par de remezclas que verán la luz antes de que acabe el año y tengo ya cuatro temas listos para editar. Todavía no se ni dónde ni cuándo por eso. Pero algunos ya los estoy pinchando y tocando en directo.