Estrenamos la remezcla que Lost Twin ha hecho del «Easter Egg» de mAthe

mAthe lleva ya un par de ejercicios en un estado de forma envidiable, liberando un material de primer nivel que le ha visto posicionarse como uno de los grandes productores de pop urbano de este país. Hace poco cerró 2018 con un álbum, Puzle, a caballo entre el hip hop contemporáneo y la electrónica de vanguardia plagado de sintes de fantasía y estética arcade.

De él se extrae Easter Egg, una de las piezas escogidas para el EP que lanza mañana, Puzle Special Stage, con remezclas a cargo de BSN Posse, YDVST y Lost Twin. Precisamente es la remezcla de este último que hoy tenemos el privilegio de estrenar, acompañado de unas preguntas al propio Ángel Carrascal.

 

En los últimos tres años tu caudal productivo es enorme, lo que contrasta con la mayoría de productores de la escena. ¿A qué se debe esta incontinencia creativa?

Hay dos razones. En primer lugar, soy bastante obsesivo e hiperactivo creativamente. Cuando inicio un camino, suelo exprimirlo como un limón hasta agotarlo. Es lo que estoy haciendo con la música desde hace un tiempo. No sé cuánto durará, si será para siempre o si mañana mismo daré por terminada la aventura y volveré a pintar, a la fotografía o a cualquier otra actividad, incluida tocarme los huevos, pero, ahora mismo, no pienso en otra cosa. A eso se une que me inspiran las emociones extremas, tanto positivas como negativas. Puede ser un lugar común artyo un cliché bo-bopero estar muy bien o muy mal suele darme, en ambos casos, buenos resultados en términos de producción. Y los últimos años han sido realmente intensos para mi, tanto en lo malo (“Ura” o “Yayoi” nacen de la incomprensión y del nihilismo más intimistas) como en lo bueno (“Supernova”, “Playa” o “Puzle” nacen del amor romántico y forman una paleta de colores que termina explotando en la euforia más fluor).

 

¿Cómo surgen estas remezclas y por qué escoges a estos artistas más allá de que cada uno es de lo mejor en su sector?

El puzle aún no ha terminado, esta es solo la siguiente pieza. El disco es, básicamente, un álbum a medias con Judah, que le da ese rollo retrofuturista lleno de sintes que completa Doc Diamond con dos guindas ambientales. Quería llevar ese mismo contenido festivo de pleno a la electrónica, un mundo al que, en ocasiones, me siento mucho más próximo que al de la música urbana. A diferencia del álbum, que, al ser más conceptual, suena homogéneo (lo que para mí es básico para que un disco sea más que una colección de singles), quería que los remixestocaran diferentes palos y que reflejaran la variedad y la riqueza de la electrónica en nuestro país: un tema de hip hop abstracto, otro de ambienty otro de footwork, cada uno producido por el mejor en su estilo. 

 

Concretamente, en el caso de Lost Twin, es un gran referente de los beatsabstractos. ¿Qué tienes en común con él?

Ya había trabajado con Lost Twin y con BSN Posse en “Playa Remixed” y el resultado fue guapísmo. A YDVST no le conocía aún y me flipa lo que hace. En particular, Lost Twin me parece un productor exquisito. Debería ser una estrella y podría serlo si quisiera pero se mantiene fiel a un estilo propio que no es lo suficientemente mainstreampara ello y eso es de agradecer y le da aún más valor. Creo que su rollo encaja con el contenido de mis textos, que suelen ser también bastante abstractos y conceptuales. Me encanta el resultado, súper experimental y totalmente en su terreno atmosférico, onírico y alucinógeno.

 

La idea de los videojuegos, especialmente los clásicos arcade, está muy presente en tu música. ¿Cómo dirías que relacionas ambos mundos?

El concepto de “Puzle” estaba clarísimo desde que empecé a concebir el disco: el juego, la diversión, la fiesta. Es un disco desenfadado, quizá el primero de mi carrera a excepción de “Playa”, pero sin tanta nostalgia ni romanticismo. Siempre suelo partir de mis referencias personales y los videojuegos (SEGA, Mega Drive, Sonic The Hedgehog y todo ese mundo) han sido siempre una para mi. No los relaciono tanto con la música como con la vida. En ambos casos se trata de aventuras en las que se deben superar distintas fases para ir avanzando a medida que se lucha contra enemigos personales, sean los del día a día (badniks) o los final bossde cada una de ellas. ¡Menos mal que los anillos y la fiesta nos lo hacen llevadero!