Francia se carga la distancia social en eventos pequeños

Exactamente lo que entendemos por nueva normalidad (o vieja, vaya) es que poco a poco nos vayamos acercando a la realidad que vivíamos hasta mediados de marzo.

Ahora, conocemos la noticia de Francia dejará que los eventos de interior para menos de 5.000 personas no tengan que adoptar medidas de distanciamiento social, tal y como ha asegurado el primer ministro, Jean Castex, en una reciente entrevista.

Eso sí, la medida tiene truco: y es que las zonas rojas del país en las que los casos se están disparando, como París, Lyon, Marsella y Burdeos.

Esta medida incluye conciertos, clubs nocturnos, teatro y cines, donde la mascarilla seguirá siendo obligatorio en todo momento. Por supuesto, quedan excluidos los eventos de más de 5000 personas, prohibidos en Francia hasta, como mínimo, noviembre.

Castex, además, ha invitado a la gente a apostar por la cultura. «Le digo al pueblo francés que vaya al cine, que vaya al teatro, no hay riesgo alguno». Así, Francia se convierte en el primer país en adoptar medidas de este tipo, lo que suado a las ayudas de 2000 millones de euros para la recuperación del sector cultural, supone un balón de oxígeno considerable a una de las industrias más afectadas por la crisis.