Fujiya & Miyagi: «Me voy a esconder debajo de la cama y rezar que el Brexit no ocurra»

Cinco preguntas para los inquietos experimentadores del pop electrónico antes de su visita a Razz Club este sábado.

 

Suenan a un bufete de abogados japonés, como alguna vez han admitido ellos mismos, pero en realidad son una de esas bandas de pop electrónico atípicas y aventureras que tan bien se desarrollan en un ecosistema como el británico.

Corren buenos tiempos para Fujiya & Miyagi, una banda que rechaza la categorización con una mezcla que bebe del krautrock de los setenta, el post-punk de corte bailable y esa electrónica rarita y casi pop que Warp facturaba a espuertas en los 90.

Ahora vuelven a Barcelona para presentar su nuevo disco, Flashback, en un concierto para el que aún quedan entradas. Hablamos con ellos.

 

¿Dónde, cómo, cuándo y por qué se grabó este disco?

Partes del disco se grabaron en una universidad en Goring by Sea y todas las voces se grabaron en Church Road Studios en Hove. Como es un álbum predominantemente electrónico, gran parte de él fue creado en nuestros hogares. Lo grabamos relativamente rápido (para nosotros) a finales de 2018.

Siempre tratamos de hacer una versión ligeramente diferente de nuestro sonido con cada disco que hacemos. Queríamos capturar la espontaneidad que podría argumentarse que falta en muchos de nuestros discos anteriores. También queríamos que fuera conciso y divertido escucharlo. Fue divertido grabar así que espero que se refleje en el disco.

 

El disco se titula Flashback y la nostalgia es algo inherente a vuestra música. ¿Qué es lo que os atrae de esa idea?

Bueno, desde el principio creo que es justo decir que estábamos en deuda con el pasado y nuestras principales influencias de los sonidos alemanes de los años setenta y el nacimiento de la música electrónica. Sin embargo, desde entonces, hemos tratado de estar en el ahora y no mirar demasiado a nuestras influencias en busca de inspiración, sino más bien de lo que producimos como músicos. Flashback, sin embargo, fue una búsqueda deliberada en una época en la que nuestra infancia combinada con el electro se volvió omnipresente en la radio en el Reino Unido. Pensamos que sería divertido documentar esos recuerdos y traerlos al presente

Sonáis muy Talking Heads. ¿Fue una decisión consciente? 

Todos somos fanáticos de Talking Heads, pero no fue una decisión consciente poner esa influencia en primer plano. Supongo que la combinación de volver a visitar los sonidos de principios de los 80 mezclados con un amor actual por la música de los años setenta en África occidental es más o menos en lo que se convirtieron Talking Heads y en lo que estábamos interesados ​​en el momento de la grabación. No pienso en ningún grupo en particular cuando escribimos. Ocasionalmente pensamos en géneros en los que nos gustaría meter los dedos de los pies en grupos pero no en grupos específicos. Los amo, aunque estoy muy feliz de tener ese enlace.

 

Uno de vuestros encargos más locos fue crear un tema para correr comisionado por Nike. ¿Cómo ocurrió y qué enfoque seguisteis?

En ese momento, Nike estaba encargando a varios grupos que produjeran pistas similares para correr. Nuestra solicitud vino de Nike Italia. Siento que quizás no era lo que querían, ya que nuestro tema era literal y quizás no tan eufórico o cursi como algunos de los otros que he escuchado. Sin embargo, es una de mis cosas favoritas que hemos hecho. Tuvimos que hacerlo rápidamente, lo que creo que fue beneficioso. Tuvimos que seguir una guía flexible, pero dentro de eso pudimos e hicimos lo que quisimos.

 

¿Cuáles son vuestros planes para lo que queda de año?

Esconderme debajo de mi cama y rezar que el Brexit no ocurra.