Funk D’Void: del techno a patrullar el metro de Barcelona

La discografía de Lars Sandberg aka Funk D’Void está plagada de joyas editadas en sellos de prestigio como Bedrock, Cocoon, Electrik Soul, Octopus, Soma, Suruba, o Thoughtless -por citar algunos ejemplos-. En sus más de 20 años de carrera, ha hecho remixes para New Order, Underworld, Kevin Saunderson, Laurent Garnier, Paul Van Dyk o Technasia. Vamos, que no es un cualquiera. O al menos así lo era para muchos amantes de la electrónica y para otros tantos especialistas en la materia a finales de los 90 y principios de este siglo.

 

La imagen puede contener: una persona, barba

La vida da muchas vueltas -en todos lo ámbitos- y, de pasar de ser una eminencia en la electrónica de baile, bookeado en clubs de medio mundo, ahora le podemos ver patrullando el metro de Barcelona para «advertir» a sus usuarios que no descuiden sus pertenencias y así ahuyentar a los carteristas y otros quinquis que por allí polulan.

Luciendo boina roja y camiseta blanca con el nombre del gang impreso en el pecho Guardian Angels, Safety Patrol esto es lo que conocemos ahora del otrora insigne DJ y productor, del cual solo sabemos que pincha de vez en cuando en el club Macarena de Barcelona. Nacida en las calles del Bronx neoyorquino hace 40 años, con sucursales en varias ciudades -dentro y fuera de EE.UU.- y convertida en una supuesta ONG que vela por resguardar la seguridad y el bienestar de los vecinos, ahora los Guardian Angels desembarcan en Barcelona aprovenchando «la ola de inseguridad» que se vive en sus calles, reforzada -mañana, tarde y noche- por la omnipresente televisión sensacionalista española (ponga aquí el canal que desée). Como si en otras grandes ciudades de España -y del resto del globo- no hubiese robos, hurtos, gente consumiendo y traficando con drogas o meándose y cagándose por las esquinas.

A muchos ciudadanos no les hace ni pizca de gracia ver a estos angelitos uniformados patrullando la ciudad, sin ningún tipo de control y sin saber bien bien en nombre de qué o quienes lo hacen. Igual pecamos de ilusos, pero creemos que para eso ya pagamos unos impuestos a nuestros queridos cuerpos y fuerzas de seguridad que pueblan, no solo Barcelona, si no toda la geografía española, velando no solo por nuestra seguridad, sino también por la de todo Occidente. Ver estéticas paramilitares en el metro de Barcelona nos retrotrae a una época que ya hemos vivido y pasado página: la de los boneheads. ¿En nombre de quién patrullan el metro de Barcelona? ¿Para qué? Entonces, si por ejemplo ahora decidimos en la redacción de Beatburguer vestirnos 5 personas de faralaes e ir a patrullar al metro advirtiendo de -por poner un ejemplo- la presencia de un grupo de adultos vestidos de paramilitares, ¿qué pasaría?. Nos duele, pero no nos sorprende que Funk D’Void esté metido en este tipo de fregaos. Ahí los antecedentes:

Según informó Resident Advisor, y XLR8R (aquí puedes leer la pieza) el club berlinés Salon Zur Wilden Renate canceló en 2017 la actuación que tenía programada del escocés Funk D’Void por sus vínculos con Proud Boys, una organización de extrema derecha creada por Gavin McInnes, cofundador de Vice Magazine, que se describe como «un movimiento fraternal pro Occidente» anti Islam y en contra del feminismo. En la tienda online de Funk D’Void -hoy extinta- se podían comprar una línea de camisetas en colaboración con McInnes.

El comunicado del club rezaba lo siguiente: «Nos hemos enterado que Funk D’Void tiene conexiones con el activista de extrema derecha Gavin McInnes y su organización, Proud Boys, que promueven valores de la extrema derecha. Son valores opuestos a los que Renate simboliza: inclusión, amor, compasión e igualdad de raza y género. Cualquier tipo de racismo o sexismo no será tolerado en Wilde Renate. Por tanto, hemos decidido cancelar su actuación, pero la fiesta tendrá lugar como se había planeado. Amor para todos».

El escocés comentaba a Resident Advisor lo siguiente: «Soy colega de Gavin y trabajo diseñando merchandise para mis shows. Eso es todo. Lo que me decepciona es no poder actuar en la fiesta en Berlín porque tenía preparado un set retorcido de electro-techno old school».

 

Resultado de imagen de guardian angels barcelona

Es bien sencillo de entender: si quieres ser un buen DJ y productor debes esforzarte en ello. Si quieres ser policía debes ir a una academia y formarte, pasar por unas oposiciones y sacar plaza. No hay más. A colación de estas patrullas de estética y organización paramilitar el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, aseguró que combatiría este tipo de organizaciones. y declaró: “No es el camino en absoluto, es la puerta de entrada de mafias, de patrullas de autoorganización, que es lo más peligroso que puede haber en temas de seguridad”, advirtió en La Vanguardia. La seguridad en la calle es una competencia exclusivamente policial, y en el metro también de la empresa privada contratada por TMB para vigilar el metro. Adultos disfrazados no tienen ninguna competencia.