Kölsch: «Con la caída del EDM, el techno no hace más que fortalecerse en Ibiza»

Hablamos con el artista danés Kölsch antes de su paso por Wake Up Electronic Parties este jueves en A Coruña

Pocos artistas hay que generen la devoción que Rune Reilly. Este danés ha conseguido, por derecho propio, situarse en la primerísima línea de batalla en la industria, cosechando halagos por doquier con cada uno de sus trabajos. El año pasado cerró su trilogía autobiográfica de álbumes con ‘1989’, que publicó, como casi todo su material más serio, en la todopoderosa Kompakt, discográfica a la que tiene el lujo de llamar ‘casa’.

Hablamos con Kölsch justo antes de que este fin de semana tome la cabina de Wake Up Electronic Parties en A Coruña para conocer un poco mejor los detalles de sus proyectos del año pasado y a dónde le llevará este 2018. ¡Música, maestro!

 

¡Hola, Rune! ¡Gracias por tu tiempo! Después de un impresionante 2017, con varios destacados, ¿cómo ha empezado tu 2018?

¡Genial! Me tomé libres los primeros dos meses de 2018, para recargar energías después de 2017. Fue un año muy intenso y ha sido una pasada poder pasar más tiempo tanto en el estudio como en casa.

 

Entre esos destacados estuvo la publicación de tu álbum ‘1989’ en Kompakt… Supuso el cierre de tu trilogía autobiográfica, además de ser un año – 1989 – en el que tuviste muchas dificultades en el inicio de la adolescencia. ¿Son la melancolía y la tristeza los sentimientos más prolíficos a la hora de componer música?

Supongo que para mí ha sido así. La trilogía de discos ha sido un proceso muy terapéutico para mí, ya que necesitaba sacar esos sentimientos de mi sistema. Ha sido una gran aventura, basar mi música en experiencias y emociones tan personales, por eso me tomé el tiempo para trabajarlo bien.

27798015_1003325269805730_7331880515817425636_o

En ‘1989’ usaste mucha orquestación e instrumentos reales, lo que le da a los tracks una sensación única y orgánica… Para ti, ¿qué es lo mejor y lo peor de trabajar con instrumentos reales en lugar de máquinas?

Obviamente, trabajar con músicos reales consume mucho más tiempo y es más caro. Para ‘1989’ contraté a toda una sinfónica para que reinterpretara muchos de mis demos. Fue una experiencia increíble y estoy muy orgulloso del resultado. No hay nada como oír tu música tocada por 30 personas.

 

Lo publicaste en Kompakt, uno de los sellos más importantes y respetados de la industria. ¿Cómo es tu relación con ellos? ¿Y con Michael Mayer?

Kompakt es mi familia. Nunca he sentido ese nivel de apoyo y confianza de ningún otro sello en el que haya publicado. Michael es uno de mis mejores amigos, pero también es un poco mi mentor. Sigue poniéndome a prueba y exige mucho de cada una de mis producciones. Tenemos una relación muy estrecha.

 

El año pasado fuiste el protagonista de uno de los eventos de streaming más grandes que hemos visto, desde la mismísima Torre Eiffel, en París. Su alcance fue verdaderamente masivo y dio a ti y a la música electrónica en general una exposición única ante la gran audiencia. ¿Cómo surgió la idea?

Circle (la plataforma de streaming) le preguntó varias veces a mi manager, ya que querían hacer un evento conmigo. Por distintas razones nunca pareció funcionar, ya que mi agenda de touring había estado hasta arriba hasta ese momento. Finalmente, me ofrecieron tocar en la Torre Eiffel y todo encajó a la perfección. Nunca lo olvidaré. Fue, sin duda, uno de los momentos más importantes de mi vida. Poder ver el atardecer sobre París, mientras tocaba mi música fue una experiencia de las que te cambian la vida.

Técnicamente hablando, ¿tuvo alguna dificultad? ¿Y en cuanto a los permisos y autorizaciones?

De hecho, Circle se ocupó de todos los permisos, por lo que no tuvimos que ver con ese proceso. Sí que fue algo problemático subir todo el equipo hasta allí arriba. La seguridad fue muy exhaustiva, obviamente, así que llevó su tiempo tener todo aprobado. Lo que no estoy seguro es hasta donde se pudo oír el sonido…

 

El año pasado también tuviste una residencia compartida en Ibiza, en la fiesta Hï In The Dark, junto a Joris Voorn, Steve Lawler, Luciano y Nic Fanciulli. ¿Cómo fue compartir esas fechas con ellos?

Fue muy divertido. Son todos artistas increíbles por derecho propio, así que tener una residencia con tantos nombres grandes fue increíble. Casi fue hasta exagerado algunas noches, tener tantos grandes DJs a la vez…

 

¿Cómo valoras el estado actual de la isla con respecto a las fiestas underground? De hecho, ¿tiene sentido que sigamos usando la palabra underground?

El concepto de underground está un poco obsoleto, creo. En los 90, cuando empecé a pinchar, era una lucha. Tocábamos en sótanos pequeños de mierda, con solo un estrobo y con discos que eran imposibles de conseguir. Tenías suerte si llegabas a escucharlos una vez.

 

Hoy en día es mucho más fácil. Con las redes sociales toda la información está disponible al instante, casi todas las canciones las reconoce Shazam, por lo que es muy difícil seguir llamando a nada underground.

Pienso que Ibiza tiene todavía mucho que ofrecer. La isla es un lugar mágico y, desde mi punto de vista, elegir qué tipo de música quieres escuchar ya es cuestión de gustos personales. Hay una escena muy fuerte para el techno, y con la caída del EDM parece que no hace más que fortalecerse.

Vienes mucho a nuestro país, tu próxima vez será en las Wake Up Electronic Parties, en A Coruña, Galicia. ¿Has estado antes en esa parte de España? ¿Qué es lo que más te gusta de nuestro país?

¡Adoro España! La comida, la cultura… Tenéis un estilo de vida increíble y realmente envidio eso. Salir es parte de la vida diaria y realmente echo eso de menos donde vivo. A donde quiera que voy, me encanta probar los platos locales y en España cada ciudad tiene su propia especialidad. ¡Me encanta!

 

También vendrás a varios eventos de la Off Week, en junio. Barcelona es, quizá, la ciudad a la que más has venido, tras Ibiza. ¿Cómo es tu relación con la ciudad?

Tengo una relación de amor muy larga con Barcelona. Llevo yendo a Sónar cada año desde 2003. La primera fiesta de Kompakt a la que fui fue allí, en el Nitsa, y recuerdo escuchar a DJ Koze por primera vez allí. Fue algo mágico y siento compulsión por ir cada vez que puedo.

 

Y, ¿qué nos cuentas de tu país? Dinamarca es conocido, en cuanto a música electrónica, por exportar a TrentemØller, Kasper BjØrke o a ti. Ahora hay varios talentos interesantes, como WhoMadeWho o Denis Horvat… ¿A quién más deberíamos seguir la pista? ¿Cómo describirías la escena de tu país?

Con toda honestidad, no te puedo decir nada. Viajo tanto que nunca estoy en casa para oír a los nuevos talentos. Me gustaría tener más tiempo para explorar Copenhague, pero simplemente no es la vida que me tocó vivir.

 

También hemos visto que eres fan de la fotografía y el Photoshop, por las fotos que hemos visto en tus redes, con montajes de ti de formas graciosas en diferentes paisajes. ¿De dónde viene este interés?

Siempre he visto las redes sociales como la forma perfecta de extender mi creatividad. Creo que es el sustituto perfecto para lo que solía ser la portada de un álbum. Es una extensión de la música que produzco. Con los años he trabajado para ser mejor fotógrafo, porque me encanta explorar todos los lugares a los que voy con mi cámara. Es a un nivel de hobby, nada profesional, ya que la música es mi primera pasión.

¿Haces tus propios montajes?

Para los artworks de mis redes sí que busco ayuda, ya que no tengo el tiempo y la habilidad de hacerlo todo yo. Mi manager me ayuda con esto.

 

¿Quién es tu fotógrafo favorito?

¿Fotógrafos favoritos? Además de los héroes clásicos (Ansel Adams, Brassaï, David La Chapelle y demás) me gustan mucho las fotos de Ed Templeton. Y Joris Voor es un fotógrafo que te cagas.

 

¿Qué otros planes tienes para este 2018?

Mis planes son solo seguir divirtiéndome. Los últimos dos años han sido duros, ambiciosos, así que este año tengo una perspectiva un poco más holgada sobre las cosas. Quiero seguir mi arte y ver a dónde me lleva.

 

¡Gracias por tu tiempo, Rune!

¡A vosotros!