La nueva era de Dreambeach Villaricos

Te contamos en nuestra crónica todo lo que sucedió en la sexta edición del exitoso festival almeriense.

Era sobre las 11:00 de la noche cuando dio comienzo nuestra andadura de la 6 edición de Dreambeach Villaricos, donde una de las cosas que hacían honor a su lema de este año «New Era» fue un B2B de actuaciones de artistas de primer nivel de principio a fin, algo primerizo y novedoso nunca visto en nuestro país. Cuando llegamos a la carpa pudimos observar que había varios paneles de pantallas situadas en la parte superior de la carpa, donde se veían reflejados los visuales de las actuaciones de cada artista, siendo los mismos que había situados en la parte frontal del escenario, donde se unía además un juego de láser y luces impresionante. El sonido había cambiado respecto al del pasado año, todo un acierto ya que hubo más presión, más nivel y nitidez durante el transcurso de todas las actuaciones que se llevaron a cabo en la carpa del festival. Patrick Topping y Skream fue el primer b2b de la noche que pudimos disfrutar, llevando a cabo una sesión de manera progresiva, con algunos toques minimalistas, ácidos y con algunas vocales que se pudieron escuchar al final del set, como un tema que sonó llamado Your Mind de Adam Beyer & Bart Skils.

Pocos minutos después les llegaba el turno a Oxia y Marc Maya que a los 4 minutos del comienzo de su actuación pusieron un tema llamado I Feel de Lex Luca, su discurso musical fue el de un techno house bailable y enfocado al público de los sonidos más frescos, cuando 1 hora de sesión había pasado sonó el tema clásico de Paul Johnson ( Get Get Down (Joeski Remix) ) y como de otra manera no podía ser a 5 minutos de terminar su B2B sonó el tema mundialmente conocido de Oxia, Domino.

A las 2 empezaron Christian Smith y Victor Ruiz; la carpa estaba ya casi a rebosar y eran los mediadores musicales entre los sonidos más divertidos y alegres , que se habían escuchado anteriormente y los sonidos más serios y oscuros que sonaron hasta el amanecer y estuvieron a la altura de ello. A los 15 minutos del comienzo de la sesión sonó el tema Resonate de Loco y Jam, en el meridiano de la sesión pusieron el tema  de Take You There de los hermanos Slam, la sesión iba cogiendo fuerza y energía, faltando 15 minutos para acabar su set pudimos apreciar un tema ácido y a la vez romántico llamado Delirium obra de Christian Smith y John Selway.

Llegaba el turno para los asturianos Reeko y Exium con una carpa ya a rebosar, que desde aquella memorable actuación mientras llovía, durante la celebración de la mayoría de edad de Aquasella, fue la última vez que pudimos ver juntos a los 3 en formato festival de verano, hace ya casi 5 años. Fue una sesión contundente desde el minuto 1, con mezclas claras y buena transición entre canciones, lo que me mejor define la sesión es la mezcla que pudimos escuchar de Tensal ( Effect 2 ), el trabajo en solitario de Hector Sandoval, el 50% de Exium y el Bad Mood de Reeko, siendo el warm up perfecto para la penúltima actuación de la noche.

A las 5 de la mañana se ponía a los mandos el capo de Pole Group, Oscar Mulero, junto al portugués Lewis Fautzi, que ejecutaron una sesión muy enérgica, incluyendo algunos temas a doble bombo, con selección musical de algunos temas inéditos y en gran parte temas del sello Pole Group. Al comienzo de la actuación sonó un tema de Lewis Fautzi llamado Knives y en la recta final de esta sesión disfrutamos de Form, una obra maestra con todas las letras de Oscar Mulero.

Era el turno para el último B2B llamado Assailants (Ben Sims & Truncate) siendo una de las sesiones que más gusto al público. Comenzaron poniendo un tema de Josh Wink, Are You There, ya transcurridos 50 minutos de sesión se escuchó el tema de Mark Broom llamado Things, fue una sesión eléctrica y llena de ritmo que no dejó parar de bailar a lo público asistente.

El sábado por la tarde a las 18:00 daba comienzo el Opening del festival a manos de Paco OsunaUna tarea nada fácil que supo llevarse al público a su terreno y llenando la carpa a la media hora de haber empezado, en el minuto 70 de sesión pudimos haber escuchar un remix de la famosa canción de Green Velvet llamada Flash y apenas 10 minutos para el final sonó un tema mágico de Marco Lys, The Story Continues.

Le llego el turno a los Martinez Brothers que lo tenían difícil después de la sorprendente actuación de Paco Osuna y no supieron estar a la altura pese a que alargaron su set media hora debido al retraso de la actuación de Ricardo Villalobos. Fue un set carente de sentido y ritmo que dejó algunos buenos momentos como el Sume Sigh Sey (Maw Remix) de House of Gypsies.

Ricardo Villalobos, uno de los djs que tan poco se deja ver por la península, era sin lugar a dudas uno de los platos fuertes del viernes, solo hizo un set de 1 hora debido a su retraso. En su ecléctica selección incluyó temas clásicos como el Love Story de Andrew McLauchlan y ese omnipresente himno que es Pick Up de DJ Koze, un track que está dando la vuelta al mundo. 

A las 23:00 Loco Dice, a pesar de la hora, puso la carpa patas arriba con alguna selección de temas de su nuevo álbum que ha sacado en su sello Desolat con un ritmo único e inconfundible que supo estar a la altura de las circunstancias sin lugar a dudas.

Después de 10 años el artista francés Technasia volvía a actuar en formato live con un directo con bpms más elevados respecto a lo que hace en sus sesiones normales y con una particularidad ya que cantaba muchos de los temas que tenían vocal con un micrófono (I Am Somebody, entre otros). Una buena idea a la que aún falta pulir.

A las 2:00 daba comienzo la actuación del creador de la mesa de mezclas Model 1, Richie Hawtin, que supo sacarla partido en la actuación con una sesión que nos dejó a todos sorprendidos siendo una de las mejores del festival jugando con sonidos en directo de medios y agudos. Sobre todo teniendo en cuenta que fue una sesión que comenzó a 126 bpms, con algún toque minimalista.

Uner no se le veía muy preocupado a pesar del papel que tenía intentar superar el nivel musical que hubo hasta el momento, hizo lo que tenía que hacer: una sesión oscura y mental, sacando un sonido limpio y apurado poniendo temas como el de Ø[phase] Binary Opossition 1, un track oscuro pero a la vez melódico.

Maceo Plex hizo una sesión albergando temas de cosecha propia (desde el Conjure Dreams que ya estrenó en Dreambeach hace tres años hasta el remix del Blade Runner de Remake). El rumbo de la sesión cambió en la última media cambio ya que bajó el nivel de los bpms y poniendo música más ambiental y psicodélica. Se precipitó un poco y no fue un acierto el final que tuvo de sesión teniendo en cuenta las horas en las que nos encontrábamos.

Gonçalo tenía una hora para demostrar por qué lleva tantos años subido en la cumbre de la electrónica y con su sesión demostró que no importa quien pinche delante o detrás de él siempre sus sesiones levantan a cualquiera el ánimo,  con un set bastante buena y bien llevada a cabo de principio a fin.

Llegó el momento de Amelie Lens y para un público al que el cansancio no hizo mella en la sesión de cierre, mostrándose muy involucrado, algo raramente visto en sets anteriores. La francesa correspondió con una selección intachable a la que solo cabría reprochar una cierta falta de matices ácidos, siempre habituales en ella.

En el último día de festival pudimos ver en acción a Steffano Noferini, que realizó una sesión de techno-house sin concesiones, con un ritmo constante y una selección óptima para la hora que era. 

A las 23:00 nos pasamos por la carpa más pequeña del festival donde se iba a dar cita el mejor repertorio de techno de todo el festival, con highlights como el del argentino Flug, que no dio ningún tipo de tregua en la hora y media de actuación. Jugó constantemente con la caja de ritmos que tenía al lado izquierdo de la cabina y también con la mesa de mezclas al unísono para crear sonidos y ritmos en directo dando a la sesión mucho más dinamismo y viveza. Deleitó cada vez que rompía su bombo, pues parecía que nos venía la carpa encima. 

El directo del italiano Raffaele Attanasio posiblemente sea el mejor live que hayamos escuchado jamás, y eso pese a que el bombo se le saturaba un poco tapando a veces los sonidos medios y agudos. Fue un directo que consistió en puro bombo y platillo, que quitaba cada 4 segundos en muchas ocasiones, no dando tregua al pasajero que disfrutaba del viaje sonoro.

El británico Blawan a las 3:30 comenzaba su sesión con muchas ganas ya que hace 2 años tuvo que cancelar su actuación en este festival y se le veía con muchas ganas de saldar su deuda con el público. En algunas ocasiones de la sesión, mientras estaba sonando un tema con el bajo quitado, cuando rompía empezaba a sonar otro mezclándose a la perfección con la melodía principal de manera inédita, algo que he visto hacer a muy pocos djs. Con esta sesión demostró una vez más que sigue siendo uno de los mejores djs de techno en la actualidad.

Recondite ha mejorado bastante su directo en los últimos años, siendo un live contundente, con ritmos armoniosos y melodías que te traspasaban el alma. Tale of Us fueron los siguientes en actuar y no defraudaron para nada los italianos estructurando una sesión seria y alejada a lo que nos tienen acostumbrados saliéndose un poco de la línea musical que suelen llevar en sus sesiones con asiduidad. Patrice Baümel ofreció una progresión musical bastante floja en líneas generales debido a que alargaba mucho los temas y en algunas transiciones entre los temas no se diferenciaban muy bien los medios y agudos. Hay que agradecer detalles como poner el Spirit de Butch, sin embargo.

Fuimos a ver el b2b femenino de moda, que es Rebekah y Paula Temple. Hicieron una actuación de sonidos desgarradores y un poco industriales, con Rebekah tomando el mando de la sesión con más dureza y dando continuación a los temas haciéndolos más enérgicos y poniendo ella el broche final de la sesión con el Black Water de Octave One. De 8 a 9, para finalizar nuestra andadura, estuvimos viendo a Jamie Jones que levantó los ánimos de todo el mundo con esa forma tan característica que tiene de romper los temas, sonando algún tema clásico como el Finder (Matador remix) de Nintendoes. Punto y final a la que ha sido una gran experiencia personal rodeados de gente fenomenal y música espacial.