Lindstrøm: «En el estudio la única energía que cuenta es lo que sucede entre mis máquinas y yo»

El pionero del space disco se somete a un cuestionario exprés antes de su show del sábado en Razzmatazz.

 

Hans-Peter Lindstrøm es un artista de estudio, uno de esos productores que a lo largo de su carrera han mostrado una obsesión casi nerd por la cacharrería analógica. Su actividad compositiva es envidiable, y en 2019 lanzaba un nuevo álbum, On A Clear Day I Can See You Forever, que ahondaba en sus pulsiones más leftfield. Son, en total, cuatro tracks de diez minutos cada uno con mucho de improvisación, grabados en una sola toma, y nutridos por el redescubrimiento que hizo recientemente de la música clásica y por el encargo que recibió en 2017 de actuar en uno de los centros de arte más punteros de Noruega. Hablamos con él antes de su show del sábado en Razzmatazz Clubs.

 

¿Cómo trabajaste para trasladar el trabajo que hiciste para Henie Onstad Kunstsenter a un álbum propiamente dicho?

Grabé los 3 shows en Henie Onstad Kunstsenter, ¡y no los escuché antes de medio año! Luego usé muchos de los elementos en las grabaciones, la mayoría de ellos regrabados en mi estudio, y algunos fueron tomados directamente de las grabaciones. La canción «Really Deep Snow», de hecho, está tomada de una de las grabaciones, y se mantiene como si hubiese sido tocada en el centro de arte.


Has usado cada vez más hardware a lo largo de los años. ¿Cómo abrazas el uso de la tecnología en tu música?

Siempre he disfrutado de los sintetizadores con botones reales, y he tenido algunos a lo largo de los años. Pero de alguna manera siempre ha sido más fácil trabajar con los complementos vst en lugar de grabar los sintetizadores reales. Supongo que soy un poco vago. jeje. Pero creo que llegué a la conclusión de que tarde o temprano realmente debería cortar por lo sano y dejar de usar complementos. También terminé comprando bastantes reverbs, así como algunos compresores y un ecualizador realmente chulo. Así que en estos días estoy usando el macbook como una cinta grabadora jeje. La transición del software al hardware ha sido buena hasta ahora.


Se te conoce por mantener las cosas frescas con tu música, por no tener miedo a lanzar un álbum de cuatro canciones de diez minutos, la mayoría grabadas en una sola toma. ¿Has encontrado nuevas piezas para tu equipo últimamente?

Sí, recientemente comencé a disfrutar de sintetizadores modulares, y supongo que los módulos también han reemplazado a los complementos. Hay muchos módulos interesantes, y es muy divertido abordar la música de una manera (para mí) diferente, construir equipos con módulos y luego reorganizarlos la próxima semana más o menos. Utilicé algo de esto al interpretar la música para mi nuevo álbum, y fue un gran salto para mí no llevar mi ordenador portátil al escenario, ¡y solo confiar en los módulos y mi propia interpretación!


¿Cómo trasladaste la energía del público a un ambiente más de estudio, donde estás solo con tus máquinas?

Sí, siempre trabajo solo. Realmente no pensé en gran parte del público, y lo que sucedió en Henie Onstad, ya que decidí que el álbum era algo separado, pero definitivamente inspirado por las actuaciones. La energía del público es muy importante para mí cuando toco en vivo, pero en el estudio la única energía que cuenta es lo que sucede entre mis máquinas y yo. jeje

Se ha descrito este álbum como influenciado por tus primeras exposiciones a la música clásica hace ya unos años. ¿Cómo es tu relación con este tipo de música y qué has aprendido de este redescubrimiento?

Supongo que toda la música a la que he estado expuesto a lo largo de los años se guarda de alguna manera en los rincones de mi cerebro, y muchas referencias a lo que sea surgen de manera espontánea cuando trabajo en música nueva. Desde los últimos 3-4 años he estado revisando muchas de las grabaciones de clásica que solía escuchar hace 30 años, y descubrí toneladas de música más que pasaron por mi radar cuando era un adolescente. Es esencial para mí escuchar una gran variedad de música, no solo música relacionada con la música electrónica. Recientemente he estado muy inspirado por Ravel y Debussy, y los órganos de Messiaens … es abstracto y hay una apertura a la música con la que me puedo identificar.

Acabamos de empezar el año. ¿Nos podrías decir tres de los álbumes que más has escuchado en 2019? ¿Cuáles son tus planes para este año, especialmente a nivel de producción?

Mi álbum número uno es Quiet Signs de Jessica Pratt. Su voz es realmente otra cosa, y el ambiente general de todo el álbum es de otro mundo. Al principio no me gustó mucho, pero terminó siendo mi álbum más escuchado el año pasado. Además, la reedición de Mort Garson de Plantasia es increíble. Y Occulting de Deathprod es un álbum muy especial. Actualmente estoy trabajando en música que involucra un enorme órgano de tubos midified en el Stavanger Concert Hall, que se presentará a fines de marzo. Además de algunos temas nuevos, y un nuevo álbum con uno de mis primeros compañeros musicales en el crimen 😀 jeje ¡¡¡Estoy realmente emocionado por 2020!!!