Los mejores 15 discos electrónicos de 2019

A este 2019 le quedan prácticamente los días contados, por ello hemos querido hacer esta selección de todos los sonidos electrónicos que nos han cautivado a lo largo del año. Una escucha a los lanzamientos, de toda clase de géneros y estilos, que se han adentrado de un modo u otro en nuestros oídos en estos 12 meses.

 

A este 2019 le quedan prácticamente los días contados. Y es que, lo creamos o no, estemos o no preparados, nuevamente otro año acaba. Y con ese final cerca, solemos echar la vista atrás para hacer balance de todo lo que nos ha aportado. Analizamos, con cierto aire nostálgico, lo que estos 365 días nos han dado. 52 semanas de frenesí, intensidad e incertidumbre, pasión y progreso, aprendizaje y emociones de todo tipo, de toda clase.

Y, por suerte, 12 meses donde la música no se ha redimido en su misión de crear emociones, y se nos ha colmado, gracias a artistas extraordinarios y elocuentes, de toda clase de sonidos, capaces de hacernos disfrutar en todo nuestro esplendor, de nuestra humana condición.

De la crudeza del techno al drum n bass sugerente o melódico, pasando por la trascendencia del ambient y lo espe(a)cial de lo experimental, hasta llegar a la energía del break y el electro. La música electrónica no entiende de límites y eso es lo mejor de todo. Sabemos que hay releases muy buenos, y que hacer una lista, en cierto modo, es algo pretencioso, porque de seguro no va a ser tan larga como debiese, ni incluirá todos los lanzamientos pertinentes.  No obstante, tocando todos los géneros y dejándome llevar por varios motivos para su elección, como bien puede ser el sentimiento, el trasfondo o la repercusión del lanzamiento, me he aventurado a cincelar una pequeña selección. El orden de la misma responde a uno meramente cronológico. Así pues, sin más dilación: los 15 lanzamientos más imprescindibles del año y el mejor artista de este.

Clouds – Sharp Like a Razor – 26 de marzo de 2019

El dúo escocés formado por Liam Robertson y Calum Macleod, Clouds, dio a luz a principios de año a un EP capaz de reventar cualquier pista que se le interponga en el camino. Algo que han puesto en práctica algunas de las nuevas caras de la escena más underground, y que en sus sets andan con la mirada puesta en géneros de voltajes estrepitosos como el gabber o el hardcore.

Sharp Like a Razor es un cóctel molotov sónico, con un sonido salvaje y combatiente, bpms de un rango muy alto, destellos fluorescentes de trance, hardcore llamativo y feliz, pero con toques noventeros, que se funden en bombos pesados y arpegios gruesos y truculentos. 4 tracks que no permitirán que poses tu trasero en una silla.

J Majik – Full Circle – 1 de mayo de 2019

Regresos como el que nos ha regalado este año James Spratling aka J Majik con su álbum Full Circle se agradecen y mucho. Una figura mítica y veterana de la escena drum n bass, que llevaba 20 años sin lanzar un álbum, y que con este de 10 cortes nos demuestra que la espera ha merecido la pena. Pero también, que parece que nunca se fue. Su último EP en 2016 recibió bastantes críticas negativas, ni él mismo parecía estar muy feliz con el resultado, y eso se debía a la inseguridad y descontento que manejaba en cuanto a su presencia, postura y desarrollo dentro de la escena.

La inspiración para el álbum, y el regreso de Spratling a la música, proviene de un set de 2017 en una fiesta de Rupture en Londres, una fiesta y sello responsable de algunos de los más excitantes lanzamientos de drum & bass de la era moderna, y donde el productor experimentó «una atmósfera que no había visto desde la década de 1990».

Un disco lleno de melodías sobrecogedoras y vivarachas percusiones. Una reminiscencia clara a su esencia más primigenia y jovial, convergiendo en las tendencias actuales e inevitables que aporta el paso del tiempo y el avance en todas sus vertientes. Con una amplia variedad de estilos de batería y bajo, guiños acústicos a los pioneros. Sintetizadores cósmicos, destellos jazzy, atmósferas suaves y crujientes, frescos toques futuristas. Ni liquid, ni jungle, ni techstep, es una mezcolanza de los tres que hace que Full Circle honre a su título.

Caterina Barbieri – Ecstatic Computation – 3 de mayo de 2019

La productora italiana, genia y figura, experta paladina de la inteligencia de las máquinas y la percepción orientada a objetos en el sonido a través de un enfoque minimalista, Caterina Barbieri, lo volvió a hacer este año. Dar vida a todo un ecosistema orgánico, que se manifiesta con la música, y que florece a base de la experimentación más categórica.

Lisérgico y calculador, preciso y subjetivo, férreo y espontáneo. Creativo e hipnótico. Así es Ecstatic Computation, el último LP de Caterina Barbieri. Un álbum de 6 cortes que gira en torno al uso creativo de complejas técnicas de secuenciación y operaciones basadas en patrones, para dar pábulo a la búsqueda de herramientas relacionadas con la percepción humana y la estructura y desarrollo de la memoria, induciendo en última instancia un sentimiento de éxtasis y contemplación.

James Ferraro – Requiem for recycled Earth – 3 de mayo de 2019

La música de James Ferraro es siempre reflexiva, se distingue por expresar y hacer crítica constructiva de forma muy personal temáticas contemporáneas, como el consumismo del siglo XXI, la cibernética y un largo etcétera. Con Requiem for recycled Earth aborda el tema de la crisis climática que nos acontece. Además de que es la tan esperada continuación del EP Overture y la primera de las cuatro partes musicales principales de la secuencia Four Pieces for Mirai.

Ferraro ha capturado una dimensión particular del pantano ecológico en el que nos encontramos. Al igual que la propia crisis climática, Réquiem for recycled Earth es una experiencia claustrofóbica que consume todo, y lo hace de manera majestuosa, trágica, aterradora, enmarañada y vacía. Como bien dice él: una obra de 57 minutos de duración sobre el ecocidio y el divorcio planetario.

Holly Herdon – Proto – 10 de mayo de 2019

Hace unos días que se publicó el artículo reflexivo que escribí entorno a la Inteligencia Artificial y la relación de esta con la música, donde destaco, entre otras cosas, la figura y contribución que ha llevado Holly Herdon para con la misma. Sobre todo, con este último álbum, Proto, que goza de la contribución de la que, como ella lo llama, su bebé, Spawn.

Hace alusión a lo que ella determina como la era del protocolo, donde todo es movido por una serie de patrones y estructuras que nos llevan al cuestionamiento. Para ello, reunió un conjunto contemporáneo de vocalistas, desarrolladores, colaboradores invitados para dar a luz un disco que abarca el procesamiento vocal en vivo y el canto folclórico atemporal. Poniendo énfasis en la creación de canciones extraterrenales así como en las nuevas formas de comunión.

En resumen, toda una obra maestra que, afortunadamente, quedará para la posteridad.

Jzbel – Dog’s Fart Is So Bad The Cat Throws – 6 de junio 2019

Imagina llamar a un álbum así y que suene bien. Pues este es el caso. El trío de Lyon, Jzbel, es una enciclopedia andante, sin ser académica, de la música electrónica más bailable. Dog’s Fart Is So Bad The Cat Throws está recubierto de un octanaje vintage, sonidos delirantes y atractivos envueltos en un halo cómico y cósmico.

Con este primer álbum encarnan el espíritu de su sello, Brothers From Different Mothers, que a veces es ofensivo, a menudo juvenil e innegablemente entretenido. Está sumamente lleno de referencias a diferentes géneros: jungle, trap, hardcore, trance, techno y house se entrelazan de una manera seria pero alegre, con claros guiños al pasado, pero con la personalidad propia de reinterpretarlos en el presente. Algo que parece fácil, pero que requiere de una imaginación sin precedentes, y que a ellos les sobra.

SOS Gunver Ryberg – Entangled – 28 de junio de 2019

Es una pieza de música inmersiva de una de las productoras de techno experimental que más consiguen llegar al máximo esplendor en su justa finura.

Entangled es su disco más variado hasta la fecha, así como más abierto al techno convencional. Debajo del ruido áspero y la tensión implacable del álbum hay un enfoque refinado y cuidadosamente considerado. Hay temas que destilan perfectamente el sonido de sus directos en su forma más cercana y cinética. Y otros que combinan ritmos nerviosos y excitables con dub techno y drones. Es un raro ejemplo de Ryberg, que permite que la sensibilidad de la música más bailable o pistera eclipse sus tendencias experimentales. Busca esas frecuencias que entran en el cuerpo y resuenan, consiguiendo en diferentes cortes ser espeluznante y castigador, pero también cariñoso y didáctico.

Dj Haram – Grace – 5 de julio de 2019

Dj Haram debuta en Hyperdub y lo hace por la puerta grande. Es una de las figuras más prometedoras de la escena underground americana. En este trabajo de ocho pistas llamado Grace, se fusionan los ritmos de los clubes de la Costa Este con la electrónica punk y las muestras de sus raíces provenientes de Oriente Medio.

Schacke – Kisloty Forever – 15 de julio de 2019

Es incuestionable que uno de los tracks más sonados del año es el Kisloty People de Shacke. El EP, inspirado por el tiempo que pasó el artista en San Petersburgo durante el verano de 2018 con su residencia en el club Kisloty, y que cerró esta primavera, hace honor a todo lo que aguardaban y experimentó dentro de aquellas paredes.

Este lanzamiento goza de esa mezcolanza adictiva y sugerente de canciones pop rusas, con ese aire eufórico, melódico e inevitablemente pegadizo de los 90, con techno y trance de lo más irreverente. Check it, por ejemplo, originalmente llamado Shake, hace referencia a una bebida rusa carbonatada de bajo contenido alcohólico. 4 cortes que ponen de manifiesto el estilo tan singular y mágico del productor.

Alessandro Cortini – Volume Massimo – 27 de septiembre de 2019

Volume Massimo es la continuación de Avanti, su álbum de 2017. Y Alessandro Cortini es todo un pintor de sonidos, un artífice de paisajes acústicos con un exquisito trasfondo irónico, capaz de conducirnos por un vasto laberinto de nostalgia y melancolía.

El propio Alessandro dice que la música es “una manifestación de tus emociones, o una forma de aplacarlas o lidiar con ellas”. Y la suya, sin duda, lanza al oyente a un intrincado vórtice de dinámicas emocionales, en el que con maestría extiende las fronteras de la música electrónica contemporánea. Combina su gusto por la melodía con el rigor de las prácticas experimentales. Con esta maravilla musical se aleja de la jerarquía conceptual para apuntar al corazón de lo minimalista, y documenta su larga historia de amor con sintetizadores analógicos y modulares. Una posible sorpresa es que este trabajo contiene arreglos de guitarra, que resaltan su resplandeciente mundo, al que nos invita por completo.

Karenn – Grapefruit Regret – 8 de noviembre de 2019

Ocho años han tenido que pasar para que el binomio formado por Blawan y Pariah nos regalen los oídos con otra de sus maravillosas obras de estudio.

Grapefruit Regret es una notable colección de pistas detalladas y modulantes, grabadas sobre la marcha con una actitud sin pretensiones y espontánea, que oscila entre 100 y 150 bpms. Líneas de bajo ágiles y pitidos sintéticos y artificiales que beben y emanan una energía, que se desplaza de pista en pista. Con un sabor de lo más adictivo y sumamente penetrante. Es el plato perfecto cuando te devora el hambre.

Giant Swan – Giant Swan – 8 de noviembre de 2019

Otra de las esperas que sin duda han merecido la pena ha sido la del primer LP del dúo de Bristol, Giant Swan. Conocidos por sus desgarradores lives que deambulan a ambos lados de la línea divisoria entre la música de club y el punk rock.

Con este álbum homónimo destacan esa agresividad musical que siempre les acompaña. Muestra un temible dominio de la dinámica del techno, alejada de ese mundo, lo cual hace que su música sea tan convincente. Envuelta en destellos sobrecogedores y eclécticos, que proclaman una apología del ruido, cuidada y mimada, gestada para ser bailada. Muy orientada hacia la alegría de la frialdad desinhibida de la que siempre hacen bandera.

Shanti Celeste – Tangerine – 15 de noviembre de 2019

Muy probablemente Tangerine sea uno de los mejores trabajos de la chilena. Una representación auditiva del yo más intrínseco de Celeste. Una extensión innata de su parte más emotiva.

Quizá por esa aura impredecible, o por esa combinación del sonido Detroit, con su futurismo y riqueza melódica, alejada de su típica música de club veraniega. Tangerine se entreteje de forma experta a través de electro o el drum n bass con bpms que rozan los 140. Donde, por supuesto, hay cabida para sus ricos sintetizadores que envuelven sus temas como capas de terciopelo, proporcionando la calidez y el color familiar que ya conocemos de Shanti. Vocales e instrumentos autóctonos de su Chile natal destilan esa vitalidad férrea, que posiciona a la artista como uno de los DJs underground más instintivos y generosos en el panorama actual.

NH V/A – 3 – 15 de noviembre de 2019

Hay pocos sellos como Nervous Horizon que estén aportando tanto entusiasmo y competencia a la escena más pistera y desinhibida de la música electrónica.

En esta tercera compilación, se embarca en dicha misión desde una perspectiva global. A través de 10 cortes nos hace un inquieto y curioso recorrido de estilos que van del reggaetón al techno, explorando algunos de los sonidos más directos y abstractos, que beben de los discursos sonoros esparcidos por todo el globo. Aúna la riqueza sónica de Durban, Taipei y Beirut que están intensificando la música de los clubes. Un álbum rico en cambios de tempo y ritmo, con una paleta extraordinaria de sabores acústicos y artificiales, proporcionada por productores como Object blue, TSVI, Tzusing o Ehua.

Califato ¾ – Puerta de la Cânne – 4 de diciembre de 2019

Lo cierto es que, si hemos de resaltar un trabajo nacional que haya traspasado los límites fronterizos de la fusión más elocuente de géneros totalmente dispares entre sí, es el reciente trabajo de Califato ¾.

Como bien anuncian ellos, Puerta de la Cânne es toda una declaración de intenciones donde se dan la mano los ritmos rotos y la electrónica más ravera con la tradición musical flamenca. Donde el folclore más autóctono nada con la electrónica más contemporánea y punk. Y que camina en dos direcciones, comprendiendo y respetando lo antiguo, explorando nuevos caminos.

Artista del año: Special Request

Y, por último, y no por ello menos importante, sino todo lo contrario: el que a mi parecer es el artista del año con diferencia. Paul Woolford aka Special Request ha tenido 365 días de lo más moviditos, bien aprovechados eso sí. Fructíferos hasta decir basta, y eso que con su música es algo que no pronunciarías. Pues tres trabajos que ha sacado, aún a la espera de un cuarto –según él adelantó a comienzos de año- tres obras de arte que convergen por todos los géneros, y son idóneos para momentos totalmente dispares entre sí. Categórico y sublime, el DJ y productor británico continúa siendo una de las figuras más atípicas, admirables y eminentes del panorama actual.

Vortex – 31 de mayo de 2019

Hecho para la pista más cañera y repleta de contrastes, donde juegan juntos, pero no revueltos, las caras más seductoras del jungle, el trance o el gabber, entre otros. Es una escucha apretada y apasionante, con ocho temas de club que van aproximadamente de 130 a 175 BPM. No hay un solo estilo, sino una emocionante mezcolanza de muchos.

Bedroom Tapes – 28 de junio de 2019

Bedroom Tapes saca a relucir el ánima más poética de Woolford. Expresa una gama de grandes estados de ánimo, desde locos de amor hasta serenamente introspectivos. Donde, como adolescentes, se intensifican las emociones. Aunque no está expresamente creado para ello, parece más un álbum de escucha que para la pista. Lo cual denota que el productor inglés está más enfocado en expresarse y desarrollar su creatividad y escuchar su yo interior, que en generar éxitos para un ambiente más de club.

Offworld – 11 de octubre de 2019

7 cortes que canalizan el pasado con una ternura poco común en el trabajo de Special Request, un sonido electro de Detroit más joven, se entremezcla con aires más funk y sintéticos. Offworld ilustra lo adaptable que se ha vuelto a las diferentes ramas de la electrónica.