«Mira en el centro de mis ojos», así es una sesión de Mark Luva

mark luva

Una entrevista con el artista de Bilbao y líder del sello Sweat Taste Mark Luva sobre la inspiración y las ideas detrás de sus DJ sets.

Desde que Mark Luva publicara su último EP, Deabru, del que ya hablamos cuando se publicó, le hemos visto aparecer detrás de los platos de forma más recurrente de lo que nos tenía acostumbrados. A pesar de que no hayamos podido escuchar una versión live del trabajo, sus sesiones consiguen extraer todas las influencias y presiones a las que nos sometía la escucha de Deabru y aplicarlas al club; en plena noche y con el dancefloor lleno de sudor.

Este fin de semana Mark Luva acompaña al argentino Bungalovv en sus dos fechas en España: en el Trill de Razzmatazz y en el Dabadaba de San Sebastián.

Hablamos con el artista bilbaíno sobre la relación entre la producción y el set de DJ, y cómo ha traspasado el mood de su último trabajo a la mezcla y selección musical en el contexto de un club.

¿Cómo has llevado el sonido Deabru a una sesión de club?

Cómo ha llegado el rollo de club a la vaina Deabru, más bien. Al final, la meme-escena de deconstructed club music viene de gente que estaba pinchando y haciendo música de baile y ahora están a otros rollos. Yo no estaba 100% en el club, porque creo que siempre he tenido una visión más hip hop a la hora de producir, pensando más en la escucha, sea cual sea el entorno. Y con Deabru ya me olvidé del baile para intentar buscar otros límites a rebasar como productor, aunque parezca solamente «yo, look at my skillz».

Aún así, el rollo más o menos cuadra y creo que funciona bien en garitos. Cualquier track con ese vibe de distorsión, oscuro… encaja en mi película de Deabru, sin importar el género.

 

En una sesión tuya se te ve relajado y doblando la música a tu gusto para crear un universo propio. ¿Crees que el DJ set es una forma tan legitima como un live de presentar una propuesta artística propia?

Más que relajado, la gente me dice siempre que estoy de mala virgen. Por supuesto que veo al DJ set en esa posición. Respeto a los DJs de club, pero yo no soy eso: soy productor. Entonces, creo que he de reflejar la paranoia que rodea a mi música y defenderla, no solamente en un live. Además, me siento más cómodo pinchando otros temas que no son míos pero complementan mi película para profundizar en ella.

Yo que sé, mira a Arca. Te puede molar más o menos su propuesta en directo, pero no es ni puramente un live ni un DJ set a todos los efectos. En la intersección es donde se está más a gusto.

 

¿Cual es el hilo conductor de una sesión de Mark Luva?

Visitarme en el infierno, mira en el centro de mis ojos, ¿tú conoces el diablo? soy el diablo.

 

Pasas de Reggaetón a Hip Hop, sonidos industriales y ruido de forma muy veloz, como si todo fuera lo mismo. ¿Qué nexos de unión encuentras entre todos estos géneros?

Consumo muchísima música y no hago un género concreto. Todo eso -y alguna cosa más- forma parte de mi película como productor. También el factor de un switch inesperado. No estoy ya para hacer un set que me resulte aburrido.

 

También se escucha mucha música de gente de tu label. ¿Te sientes cómodo rodeándote de sonidos que te son cercanos?

Sí, claro. Siempre he sido muy flipado de todas esas super crews del palo de Night Slugs, entonces si puedo poner temas de la peña de Sweat y comprobar que, efectivamente, están al nivel -o mejor- de los tracks de los guiris, pues me la sube entera. Esto no quiere decir que solo joda con los míos, en esa antigua mierda rapera de «los que no sean mis colegas son una mierda», fuck that. Pero en Sweat nos bancamos mutuamente. Whole lotta pandilla shit.

 

Ahora que el hip hop parece que ha conseguido un lugar en los clubs, ¿crees que es momento de abrir brechas a nuevos sonidos?

Está más jodido. Hay muchos muros que tirar porque no es música fácil de tragar muchas veces. Soy consciente de eso. Tampoco quiero decir que la peña sea imbécil o que esta vaina sea algo que solo unos pocos pueden entender. Fuck that high brow shit. Soy un paleto metiendo distorsión, no John Cage.

 

A pesar de haber derribado muros, ¿crees que en las sesiones actuales se tiene suficiente en cuenta al underground?

No, si por underground nos referimos a música rara. Porque el rap no es underground ya aquí. Por suerte. Otra cosa es que haya artistas que aún no tienen mucho alcance en eso.

Hay que empezar por ver a qué nos referimos con underground.

 

Recientemente estuviste pinchando en una fiesta Infierno con Yung Beef. ¿Qué relación hay entre tu música y el ADN de estas fiestas?

Freestyle, muchas cosas colisionando a la vez. Yung Beef me llamó para el release party del Plugg y lo prendimos. Saraut a él por ese back2back que nos hicimos, que se soltó un acapella de nu metal a las 4:00 de la mañana.

 

¿Qué relación tienes con La Vendición?

Bacana. Siempre buen rollo con esa peña cuando hemos coincidido. Aparte, la mayoría de cantantes estatales que consumo sacan ahí. Siempre down con ellos, vlessed.

 

¿Crees que hay puntos comunes entre el sello y Sweat Taste?

Solo en cuanto a la independencia y al factor crew, imagino. Ni en línea editorial ni en alcance nos parecemos ahahaha. Pero palante con ellos, los banco a full.

 

¿Qué canciones son imprescindibles en un set tuyo? 

No soy el mayor fan de Aphex Twin, pero este tema es de mis favoritos suyos. Aparte, le veo muchas conexiones con movidas de ahora.

Saraut θfash, Saraut Don Omar. Llevo un año abriendo siempre con esto. Para mí es el mejor track del año pasado. Sweat mob.

No es que sea imprescindible, pero aparece en los momentos más enfermos y todo va por el aire de repente.

Vaina Just Blaze, vaina G Unit. Reggaeton de combate type beat.

RIP WWWings.