Organizan una rave haciéndose pasar por documentalistas de animales

Mientras en Francia (y prácticamente toda Europa) ansiamos que llegue el momento de poder volver a disfrutar del clubbing en condiciones, no son pocos los que están tirando de ingenio para organizar fiestas ilegales en los lugares más insospechados.

Este sábado 19 de septiembre se reunieron en una pista de motocross en Essonne (al sudoeste de París) unas 3500 personas en una rave ilegal que fue interrumpida por la policía a eso de las 6 de la madrugada. El asunto en cuestión ha traído cola en Francia, pues no solo la capital es una de las zonas donde más rebrotes están apareciendo, sino por la naturaleza misma de la fiesta. Según cuenta Le Parisien, los organizadores alquilaron el terreno haciéndose pasar por documentalistas de animales que querían filmar a los zorros de la zona.

«Visitamos juntos el terreno. Me dijeron que querían tomar fotos de los zorros. Me preguntaron si vivía muy lejos y si había vecinos alrededor. Les dejé las llaves», explica el presidente del club de motocross, Aurélien Donge, que se enteró de la rave a través de las redes sociales. Por supuesto, ni hubo distanciamiento social, ni mascarillas.