Poder, corrupción y botas militares Dr. Martens La marca pesca en ese pozo sin fondo que es la iconografía de Joy Division y New Order.
La marca pesca en ese pozo sin fondo que es la iconografía de Joy Division y New Order.

En 2012, durante un breve periodo de tiempo, Disney puso a la venta unas camisetas que tomaban la portada de Unknown Pleasures, el disco de debut de Joy Division, en el que se adivinaba la silueta del ratón Mickey. Poco después las retiró, tras darse cuenta de que podría infringir en una violación de copyright, pero se demostraba una vez más algunas cosas: por un lado, que la iconografía creada por Peter Saville en torno a la banda de Manchester y su continuación, New Order, es todavía poderosa. Por otro, que algunos símbolos trascienden su origen hasta ser utilizados como un mero reclamo desprovisto de significado. Y ahí da igual que estemos hablamos de los Ramones, Sex Pistols o la banda de Ian Curtis.

Han pasado unos cuantos años desde entonces, y Joy Division/New Order continúa siendo un filón del que la moda y el merchandising beben sin pudor. La portada de Power, Corruption & Lies lo mismo sirve para que Raf Simons la estampe en una parka que para que, como en el caso que nos ocupa, Dr. Martens lance una edición de sus clásicas botas militares que reproducen el oleo de Henri Fantin-Latour que Saville escogió para su portada. La marca británica también ha lanzado otros dos modelos que hacen referencia a la dinastía de Manchester: uno rinde tributo al sempiterno Unknown Pleasures y otro, más colorista, toma los colores ácidos de Technique, el disco de New Order de 1989 con el que abrazaron lo balearic.

Los tres modelos están ya a la venta en la web de Dr. Martens, y seguro que no son las últimas referencias al legado de los de Manchester, cada vez más desprovisto de sentido.