Psyk: “Nuestra escena es de las más potentes y sanas de la actualidad”

A su paso por DGTL Madrid, hablamos con el capo de Non Series poco antes de que el sello cumpla 10 años de vida.

 

Si me pidieran una cualidad que le definiera, creo que apostaría por su madurez. Psyk – o, si lo preferís, Manuel Anós – ha sido siempre un artista muy maduro. Y eso que empezó a destacar siendo apenas un chaval. Sus primeros experimentos con la creación musical por métodos electrónicos llegaron cuando tenía apenas 15 años. Cuatro más tarde, un tal Richie Hawtin ya estaba publicando la música de Psyk en Minus.

Actualmente, Psyk trabaja con las mejores imprentas del territorio techno: Pole Group, Tresor, Semántica o el sello del mítico Fuse de Bruselas son sólo unos pocos ejemplos. Su música, cuidadosamente elaborada, ha recibido apoyo de gigantes como Ben Sims, Len Faki o Luke Slater, mientras que su sello Non Series ha publicado trabajos de otros como Silent Servant, Function, Blawan o Chevel. Hablamos con uno de los mayores talentos en la historia de la música techno en nuestro país.

 

Manuel, ¿por qué Psyk?

Mi música es muy hipnótica y mental. Me gusta cómo suena Psyk y encaja muy bien con mi visión del techno.

 

Con 15 años, comenzaste en esto de la música. ¿Era ya música techno? ¿Cuánto distan aquellos sonidos de los que creas hoy en día?

Efectivamente, empecé a pinchar a los 15 y a producir a los 17 o 18. Era música techno, pero el sonido de aquel entonces y el de ahora tienen poco que ver. Mi evolución natural y mi progresión como artista han pulido mis gustos y mi técnica a la hora de crear música. Supongo que un artista está siempre en constante cambio y evolución. O, al menos, eso es lo que yo pretendo.

 

¿Cuáles eran tus mayores referentes entonces?

Richie Hawtin siempre tuvo mucho impacto en mi música. De hecho, le mandé el tercer tema que hice. Decidió editarlo para una compilación y fue entonces cuando decidí volcarme en la música electrónica.

 

Tal vez sorprenda a algunos que fuera Richie Hawtin el primero en apostar por tus creaciones.

No creo que sorprenda demasiado, sinceramente. Se aprecia todavía a día de hoy la influencia de su música en la mía. De hecho, mi último álbum para Tresor tiene algo de ese sonido en alguno de los tracks. Con una visión más contemporánea y mi toque personal, claro, pero la influencia es palpable.

Apenas cinco años más tarde, tu música ya hacía bailar a media Europa. ¿Cómo digeriste el éxito?

Al principio, tuve bastantes problemas de ansiedad, sobre todo a la hora de volar. Nunca me ha gustado y soy un tío un poco neurótico para ciertas cosas. Eso fue lo que peor llevé. Era consciente de que estaba viviendo el sueño de poder vivir haciendo lo que me gustaba, pero también es cierto que trabajar en el mundo del arte siempre te crea una cierta incertidumbre con respecto al futuro. Y eso te machaca mucho psicológicamente. Llevo más de 10 años dedicándome a esto y todavía no estoy acostumbrado. 

 

¿Hay algo que aconsejarías a alguien que pasara ahora por la misma situación?

Aconsejo poner los pies siempre en la tierra e intentar que el mensaje siempre tenga un trasfondo artístico y no comercial.

 

¿Cómo definirías – en pocas frases – a tu alter ego Maan?

Maan es la otra cara de la moneda de Psyk. La idea de Maan era sacar música con más groove, sin ser tan hipnótica y con algo de influencia house. Es un proyecto que, hoy por hoy, está muerto, pero no descarto recuperarlo en el futuro.

 

Sin embargo, lo que a Psyk de verdad le gusta es hacer de DJ, ¿correcto?

Exacto. Siempre me he considerado DJ antes que productor. Empecé a tocar muy joven, pero sí que es cierto que con el tiempo disfruto cada vez más en el estudio. He de decir que, todavía a día de hoy, disfruto más tocando.

 

Hoy en día, parece imposible llegar a lo alto de la escena DJ sin producir tu propia música.

Hay muchísima competencia y artistas emergentes cada día. Es normal que sea complicado tener visibilidad sin sacar música. Es una putada porque conozco a muchos DJs que no han hecho un tema en su vida y les dan mil patadas a productores que “pinchan” a diestro y siniestro. Y, probablemente, estos jamás tendrán la visibilidad que podrían haber tenido hace unos años.

Marcel Dettmann, Blawan, Function, Luigi Tozzi, Architectural, Silent Servant… Todos ellos han publicado en tu sello Non Series. ¿Te lo habrías imaginado hace unos años?

Supongo que no. Estoy muy contento con el sello y su progresión.

 

¿Qué podemos esperar del sello en los próximos 12 meses?

Dentro de poco cumple 10 años, y tengo pensado un proyecto para entonces. Próximamente, saldrá un EP de Luigi Tozzi con Pris y, en febrero, publicaré yo la referencia número 40 del sello con un EP titulado Opal Lake.

 

Vuelvo a tu faceta de productor para preguntarte, primero, por el EP Natural Causes, producido junto a Reeko. ¿Cuál es tu relación con él? ¿Hay más colaboraciones en camino?

Juan y yo tenemos muy buena relación desde hace años. Creo que tenemos gustos muy semejantes y eso hace que todo fluya mucho más deprisa. Saldrá un tema que hicimos juntos hace tiempo en Non Series, dentro de mi próximo EP. Por ahora, no tenemos pensado hacer nada nuevo, a parte de eso. Pero, vista la acogida que ha tenido el primer EP, no descarto que hagamos algo en un futuro, supongo…

 

En segundo lugar, preguntarte por A Moment Before, tu último larga duración y segundo que publicas en Tresor. Para aquellos a quienes les cueste más leer la música, ¿qué hay detrás del disco? ¿Qué mensaje, qué historia, qué origen o qué finalidad?

Es un álbum conceptual en el que trato de narrar la época de mi vida en la que estuve viviendo en Berlín.  Cada track trata de definir los estados de ánimo por los que pasé en aquel entonces y el título hace referencia a todo eso. Empecé allí el álbum y lo terminé en Madrid.

 

¿Un resumen de cómo se produjo el álbum a nivel técnico? ¿Qué aparatos y/o softwares utilizaste?

Para casi todo el LP, utilicé un modular, la Analog Rhythm 303, un Vermona y un Shruthi XT. De software, utilicé Logic para mezclar y secuenciar.

 

Has actuado – y con bastante asiduidad – en prácticamente todos los mejores clubs de Europa (Concrete, Berghain, Tresor, Fuse, Fabric, De School…). Como madrileño y español, ¿qué diagnóstico le das a nuestra escena underground en lo que a artistas emergentes se refiere? ¿Y en cuanto a la escena de clubs?

Creo que nuestra escena es de las más potentes y sanas de la actualidad. Tenemos muchos sellos de referencia mundial y no paran de salir nuevos artistas de altísimo nivel de nuestras fronteras. Me vienen muchos nombres a la cabeza: Héctor Oaks, Aiken, Refracted, Svreca, Orbe, Leiras, Montero…

 

Próximamente actuarás en Melbourne. ¿Has estado ya por allí?

No he estado nunca y tengo mucha curiosidad por conocer su escena. He oído grandes cosas acerca de ella.

 

¿Cuál es la escena más lejana – en lo cultural – a la nuestra en la que hayas actuado?

Probablemente, China, el país con mayor contraste cultural que he conocido y con una escena en pleno auge.

 

¿Qué ve Psyk en el horizonte cuando piensa en 2020?

Opal Lake.