Surgeon: «Este disco es una reacción a la pantomima de la oscuridad que la gente le ve al techno»

A horas de que llegue a las tiendas el nuevo álbum de Anthony Child, «Luminosity Device», hablamos con él por teléfono para que nos cuente más sobre este trabajo, su relación con la religión, las ideas preconcebidas en la escena y qué quiso decir cuando se puso la camiseta de Bambi / Burzum.

Este viernes llega a las tiendas Luminosity Device, el nuevo álbum de Surgeon que entrega a través de su propio sello Dynamic Tension. Un trabajo cuyo título y portada no es, precisamente, lo que podrías esperar del disco tipo de techno, pero es que Anthony Child quiere con él desviarse de las nociones e ideas preconcebidas que se tienen del género. No en vano, el LP toma como puntos de referencia las interpretaciones de Timothy Leary del libro tibetano de los muertos como un vehículo para la experiencia psicodélica.

Surgeon, un entrevistado tan exigente como estimulante, responde a nuestras preguntas sobre este nuevo álbum, religión, sus shows con Lady Gaga y la ya mítica camiseta de Bambi / Burzum. Tan pronto llegue a las tiendas el disco, Child se embarcará en una gira en la que presentará su nuevo directo analógico en sitios como Razzmatazz Clubs (16 de junio), volverá a unir fuerzas con Lady Starlight en A Summer Story (22 de junio) y volverá a actuar en vivo junto a Regis como British Murder Boys en las fiestas Bonsai de Noches del Botánico (1 de julio).

 

El background de este álbum es muy espiritual, hecho a partir de algunos libros que leíste. ¿Has atravesado algún tipo de fase especial en tu vida, necesitabas una fuente espiritual?

Eso requiere pensar mucho. Creo que la música conecta con todos los aspectos diferentes de mi vida, creo que todos ellos la alimentan sin importar que separes tus partes de la vida, todo conecta en la música. Pero no ha habido nada especial, creo que es todo una parte continuada. No hay ningún momento específico, ni una revelación espiritual de algún tipo ni nada de eso. Compré el libro de Timothy Leary, The Tibetan Book Of The Dead, con 16 años, así que hace 31 años de eso. Sigue siendo relevante como un mapa de ruta para la experiencia psicodélica, es algo que está muy profundo dentro de cualquier humano, funciona igual en los 60 que ahora.

¿Y por qué Bardo Thodol? ¿El budismo te da lo que necesitas ahora mismo?

No diría que soy budista, tiene que ver principalmente con la interpretación del autor en ese libro de lo que es el budismo y la experiencia psicodélica.

 

¿Eres religioso, entonces?

No en un sentido convencional, pero eso es una pregunta complicada porque es muy simplista decir no. Quizá es más fácil decir a lo que te refieres tú por religioso.

 

¿Crees en un poder superior, algo más espiritual y abstracto?

No creo que un hombre con barba cantando desde las nubes [risas]. Lo veo conectado a idea de nosotros como humanos parte del universo y no algo separado, pero eso no es creer en dios exactamente.

 

Sé poco de cómo la mente y el cuerpo puede verse afectado después de una larga carrera trabajando de noche rodeado de sonidos duros. ¿Cuál es tu experiencia?

Lo he hecho regularmente durante 25 años así que es muy difícil mantener un equilibrio saludable con los viajes, los horarios y todo lo que te rodea. Es algo de lo que soy más consciente últimamente, mantener ese equilibrio. Desgraciadamente tengo que ser más consciente de cosas como la dieta, el ejercicio y el descanso porque aún disfruto mucho tocar mucho y actuar. Es la manera de mantenerse saludable.

 

¿Qué te llevó a cambiar de los beats duros y oscuros 4×4 por los que se te conocía al sonido más suave, complejo y roto que has venido haciendo en los últimos años?

No lo veo así, siempre he jugado con distintos tipos de intensidad, puedes ver en todo mi catálogo un rango variado de ritmos e intensidades… Creo que es una manera muy simplista de describirme, es una visión superficial de lo que he hecho.

 

Bueno, de algún modo formabas parte de esa escena hard techno de finales de los 90, que por entonces fue bastante excitante. Luego llegó a un punto muerto y pudiste salir de ello con nuevo equipo, nuevos patrones y nuevas colisiones. Es algo que se puede ver en trabajos como Whose Bad Hands are These y This is for you shits. ¿Qué pasó a partir de ahí?

Siempre exploro lo que me excita en cada momento. Siempre hay música interesante que encontrar, a veces hay que buscar en diferentes lugares. Ahora mismo he estado metido en el pop psicodélico de los 60. Hay un álbum de un grupo llamado United States of America que escuché por primera vez a principios de los 90, pero es divertido volver a algunos de tus viejos favoritos musicales y ver qué pueden significar algo distinto para ti 25 años después.

Desde entonces, y ya sé que no te gusta que simplifiquen tu trabajo, está claro que al viejo Surgeon se le ha visto poco. El tempo se ha vuelto más lento, las texturas son menos abrasivas, pero la energía sigue siendo colosal. Incluso has compuesto álbumes de ambient y grabaciones de campo. ¿Crees que podrías haber empezado antes?

Ya lancé algo de ambient hace 20 años: un split con Stock, Hausen and Walkman, Over Napoli. Una cosa es cómo la gente lo ve desde fuera y otra como la veo desde dentro. Llevo haciendo música sin beats desde que tengo 14 años, antes de empezar con el techno. Encuentro muy frustrante este tipo de preguntas.

 

Oscar Mulero dice que necesita paz con este álbum y tú necesitas luz. ¿Tienes que ver con el momento particular que estamos en la historia o con tu momento particular vital?

Tiene que ver con muchas cosas. Estoy de acuerdo en que la idea de la luz tiene que ver con lo que siento en el mundo, lo que está pasando, la política, cómo la gente se relaciona. Esa para mí es la verdadera oscuridad, así que intento hacer un equilibrio, reaccionar a eso. Es algo relevante para mí en este proyecto, poner algo más, una reacción a la pantomima de la oscuridad que la gente le ve al techno. Lo hemos llevado demasiado lejos, como si fuese música gótica de plástico. Es un equilibrio entre cómo veo la humanidad y el mundo y lo que está pasando en la escena techno como una estética general.

 

Además de la música psicódelica, también has estado interesado en bandas como Coil y otros grupos industriales. ¿Es una obsesión persistente, o tu interés ha cambiado hacia algo más drone, electroacústico, música concreta, etc?

Es cierto que tengo un fuerte interés en bandas como Coil, pero no lo veo como música industrial. Si piensas en música industrial, ¿cuáles son las primeras que te vienen a la mente?

 

¿Quizá Throbbing Gristle?

Ya… a bandas como Suicide, Coil o Faust las veo cómo algo más psicodélico que industrial.

Teloneaste a Lady Gaga en varios de sus shows. Ella puede ser muy heterodoxa, así que no lo veo como algo raro, pero es inevitable pensar en el fan tipo de Gaga expuesto a tu música difícil de entender. ¿Cuáles fueron los aspectos positivos de esta aventura?

Desde un punto de vista personal, fue muy divertido de hacer. Es sorprendente que lo veas como una experiencia diferente porque es interesante ver lo similar que es, entre bambalinas, un concierto de este tipo y un festival techno. Lo que fue una experiencia diferente fue tocar para ese público. Lo que me frustra es que el público techno va a un evento techno con una idea muy fija y preconcebida de lo que van a ver o escuchar, en cambio la gente que va a ver Gaga no saben lo que voy a hacer, y quizá no saben ni quién soy. Puede ser más puro y abierto por lo que respecta a lo que puedo hacer y a su reacción a mi música.

 

Me resulta inevitable preguntar por tu camiseta de Bambi / Burzum en Dekmantel, es algo ya muy mítico. ¿Estabas intentando mandar un mensaje?

[Risas] Honestamente fue una decisión espontánea. Es una camiseta de mi mujer. Me la puse en el último momento. Creo que dice mucho de cómo la gente ve el mundo y cómo van muy rápido a la hora de juzgar cuando no son conscientes de lo que están viendo. Hay muchas situaciones como lo de Gaga y esto de la camiseta que son muy interesantes para mí porque lo veo como sostener un espejo para ver la reacción de la gente, que dice más de ellos que de la cosa a la que están reaccionando… Sorprende los aspectos profundos de sí mismos que están mostrando en público con esa reacción. Creo que siempre es interesante sostener un espejo para verlos a sí mismos.

 

Este verano vuelves a España para un show con British Murder Boys. ¿Qué nos puedes contar? Porque hace mucho que no veníais juntos.

Sé que tocamos en un jardín botánico. [Risas] También está Karenn, ¿no? Nuestros shows más recientes han sido live, mientras que cuando veníamos a España era más bien una sesión de DJ en pareja. En ese sentido, es diferente respecto a lo que hacíamos antes en España. Lo vemos más como una banda que como unos DJs de techno. Hay más pantomima en toda la situación.