The Chainsmokers, investigados por falta de distanciamiento social

The Chainsmokers ofrecieron el domingo un concierto en los Hamptons, la zona de vacaciones para los ricos de Nueva York, que pese a ser bautizado como Safe and Sound (sano y salvo, en castellano) no cumplió con ninguna de las normativas de seguridad.

El concierto tenía formato de autocine, acogió a unas 2000 personas que pagaron una entrada que iba de los 1250 a los 25.000 dólares y contó como telonero al CEO de Goldman Sachs, David Solomon, que pinchó bajo su alias EDM DJ D-Sol.

La cosa es que nada más salir The Chainsmokers al escenario, el público, sin mascarillas, abandonó sus vehículos para apiñarse ante el escenario. Por ello, el Departamento de Salud investiga ahora quién autorizó este evento. Tampoco se lo ha tomado demasiado bien el Gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo: «Tenemos tolerancia cero hacia actitudes ilegales y temerarias que ponen en riesgo la salud pública».