Albany: «Lo underground y lo comercial son simples etiquetas»

Albany

Una entrevista a la artista granaína Albany antes de su actuación en la Sala Sidecar de Barcelona y de publicar su colaboración con Drip133.

“Lo mismo los chunguitos que lo mismo Lil Peep, todos son lo mismo pero yo no soy así…”, canta. En sus primeras canciones escondidas en Youtube y Soundcloud ya se percibía una personalidad creativa única que con el paso del tiempo ha ido desarrollando. Albany, de raíces granaínas, es una artista que combina su ADN musical de una forma muy particular. Tristeza, oscuridad, autotune, referencias Pop y registros flamencos se esconden en sus canciones cercanas al emo rap de artistas como Bladee, Lil Peep o los colectivos Bala Club y YEAR0001.

Su mezcla suena genuina y a la vez excitante, fuera de los estándares que los artistas de la escena se están autoimponiendo. Tanto es así que la semana que viene sacará a la luz nuevo vídeo en colaboración con el productor del colectivo TeamSESH, Drip 133.

Hablamos con Albany antes de su actuación en la fiesta Sweat de la sala Sidecar de Barcelona.

Gummo, Internet, distorsión, glitches… Des de tus primeras canciones en Youtube has mostrado una línea artística muy personal. ¿Qué referencias están dentro de tu universo personal?

Bastante pocas, la verdad. En España a día de hoy… nadie. Fuera, Bladee de Gravity Boys. Bladee es para mí especial desde que lo escuché. Lo vi en “recomendados” y sabía que tenía que pinchar para ver esa movida. Además me alegra haberlo descubierto por mi cuenta, es como que me mola más aún. Y desde ahí es mi alma gemela en cuanto a letras, estética, etc. aunque seamos diferentes.

También Lil Peep, que ha marcado tendencia y ha creado mil copias de él, antes y después de su muerte. Me identificaba a nivel personal con él, una persona triste y negativa pero a la vez divertida y realista. Lana del Rey también sería un referente como artista.

En tu música la tristeza tiene un peso muy grande. ¿Qué relación tienes con ella?

La música es un estado de ánimo, un sentimiento al fin y al cabo. Si estás triste, escuchas o haces música triste; si estás feliz, igual. Yo empecé a componer en un estado de ánimo bajo, y así salieron mis canciones… tristes. También es verdad que la tristeza es hasta bonita, no sabría explicarlo… Y la música es un canal para expresarlo, en toda regla. Para mi es como un diario público.

Aún así la música cada vez está menos presente en mi día a día, no estoy puesta en nada. Porque lo que veo no me parece muy fascinante. Es difícil hacer algo fascinante. Pero no me hagáis caso, me cuesta valorar las cosas (risas).

¿Te sientes dentro de la escena nacional?

Qué va, para nada…

Como decías, tu propuesta parece acercarse más a la de artistas de TeamSESH, Bala Club, YEAR001… ¿Qué puntos de contacto tiene tu música con la suya? Estás a punto de sacar tu colaboración con Drip133, de TeamSESH precisamente. ¿Cómo surgió?

Creo que el sentimiento. Ambos somos muy sentíos. Cada uno a su manera, claro. Teamsesh es más oscuro pero relajado… no sé, me gusta. Respecto a Drip, me enseñaron sus bases y ahora son como una adicción. Simplemente, cuando escucho un beat suyo, las frases me salen solas… ahora mismo es el productor que más me inspira a la hora de componer. Estoy tratando de negociar con él, pero pasa un poco de mí (risas). Hemos intercambiado palabras, aún estoy en ello.

Háblanos de la canción que habéis hecho.

El tema que va a salir a la luz va acompañado de un vídeo de tuprimatuprimatuprima, les agradezco mucho la confianza que me han dado como artista. El beat de Drip, claro, (risas). La canción surgió en un día muy triste para mi, y decidí soltar toda la furia y tristeza que había en mi y quedarme más tranquila. Contarle al mundo mis mierdas personales. Rollo “Aquí estoy yo, con mis mierdas, aquí estoy”. Y poco más. Lloré al escribirlo pero también me calmó.

Tus referentes se mantienen en el underground. ¿Crees que colaboraciones como esta tienen poder de atracción extra en el mercado nacional?

No descarto ninguna opción, quizás si, quizás no. Puede tener atracción en el mercado nacional si pensamos en Kiko Rivera o cualquiera de estas personas (risas). Al final, todo lo que tú quieras vender se puede vender. Todo el mundo compra sin saberlo. Lo underground y lo comercial son simples etiquetas.

¿Te ves dando el salto? 

Ganas, pues… como las de cualquier persona. Hay días que sí y días que no. Quizás más que no. Pero no soy tonta y sé que hay que decir que sí, sí a todo (risas). Sino acabas muriéndote, así que sí. Tengo muchas ganas de dar el “salto”. Why not?

Si estás relacionada con alguien, estos son La Vendicion. ¿Qué relación tenéis?

En cuanto a La Vendicion, me relacionan mucho con ellos por ser de granada y tal, pero los conozco desde hace poco. Me han dado un trato bueno, estoy agradecida. Me aportan respeto. Y nos une ser chavales normales y humildes, cada uno en su pompa… No sé, lo tipico.

Esta noche actúas en la Sidecar. ¿Cómo es un directo de Albany?

¡Buena pregunta! Sí, esta noche estaré por allí. Es gracioso porque estoy superando mi pánico escénico, siempre he sido muy introvertida, nunca me ha gustado llamar la atención, que me viesen pasar o bueno.. ser el centro de atención básicamente. Quizás por sufrir bullying, me he reprimido bastante. Pero ahora intento pasármelo guay, hacer bailar y disfrutar a la gente. Que muevan el booty, yo que sé (risas). Es una oportunidad para mí para superarme y entender que esto es bueno. Y transmitir ese “bueno” a los demás. Para eso están mis directos.

En la fiesta también estará Lil Moss, otro nuevo exponente en la escena. ¿Cómo ves la nueva ola?

Uf, la ola no sé si quiero verla (risas). Creatividad hay poca, pero la hay. De todas maneras no quiero juzgar a nadie. De España, recomendaría a Rosalía, Sticky MA y poco más.