El próximo sábado Bejo tomará el escenario SonarXS. Precisamente cuando se cumple un año de que el gran público comenzase a conocerlo gracias a su tema Mucho.  El canario llevaba más tiempo haciendo música, pero podríamos ubicar el punto de inflexión en su carrera en el pasado mes de junio. Desde entonces el artista se ha convertido en uno de los nombres con más peso en el panorama musical y un ejemplo claro de cómo funcionan o pueden funcionar actualmente los códigos cuando partes de presupuesto cero, llevando a cabo la creación de una imagen (casi podríamos decir ya “marca”) a base de un nivel de producción musical exuberante y realizando un tratamiento insólito de la parte visual.

No es cuestión de hacer un análisis del año (que ya hemos hecho alguno) sino de ir al meollo, al primerísimo punto de partida del canario. Así que hemos echado la vista atrás y hemos hablado con el artista sobre el punto (físico) en el que nace, Canarias: el lugar en el que veraneaba (El Hierro), lo que más echa de menos de la isla o su -ya famosa- abuela Nina.

 

Ubícanos exactamente de qué parte de Canarias eres y qué peculiaridades tiene el lugar donde te has criado.

Yo nací en Tenerife, en el Hospital de la Candelaria. Me crié en Santa Cruz y siempre en verano me he ido para El Hierro, a las caletas. Entonces tenemos ahí un poco de mestizaje entre las dos islas. Y hace cinco años me vine para Madrid a estudiar con 18, así que ya llevamos cinco años. Y las peculiaridades de cada sitio, pues bueno… en El Hierro sobre todo es donde más resalta porque es un sitio mucho más pequeño, es un pueblo, en La Caleta viven 200 personas, todo el mundo se conoce, es un poco como La Que Se Avecina en versión pueblo. Así que el contraste con Madrid es grande porque es todo lo contrario. Madrid es una ciudad enorme donde nadie se conoce… hay una gran diferencia entre ambos lados.

 

Siempre estamos a vueltas con que si el clima o el contexto influyen en la música. ¿Tú cómo lo ves? ¿Bejo sería igual si hubiera nacido en otro sitio?

Yo creo que sí, que tiene que ver. Porque al final imagino que eso, que el propio clima o el tiempo hace que las costumbres de las personas sean diferentes. Cuando estás en un clima tropical o con más calor pues la gente está más en la calle. A lo mejor  se relacionan más que si viven en Groenlandia, que hace frío y la gente se relaciona de otra forma. Imagino que por esa cultura propia la música que se consume en cada sitio es distinta. La salsa, el merengue… En Sudamérica hay un tipo de música, en el norte de Europa hay otra, y tiene un carácter distinto que te incita a una cosa o a otra. Entonces bueno, yo creo que los canarios tenemos también esa forma de vida, de relacionarnos, de estar en la calle todos juntos. Aunque hay de todo, que no por ser canario vas a cantar de una forma. En Canarias hay muchos tipos de rap, hay cosas más oscuras, otras más alegres. Yo creo que no es una cosa cerrada pero sí es verdad que hay una cierta forma de hacer según el sitio en el que vivas, más allá de la propia dicción.

 

¿Cómo se ve todo esto en Canarias? Porque a veces pasa esto de que no se corresponde lo que se siente en un punto geográfico externo al núcleo de creación que en ese mismo núcleo.

Nosotros estamos bastante contentos con la aceptación en Canarias de nuestra música. Las veces que hacemos conciertos allí la gente está de puta madre, viene un montón de gente, súper cercana, muy animada… como que tienen ganas de conocerte. Como que está ese rollo de “este tío es Canario pero está pa allá, no se le ve la peluca”. Es algo como que está ahí… no sé, esas ganas. Al menos es lo que yo he sentido, y de puta madre. Y no sé, lo del punto geográfico externo… Yo puedo hacer las canciones desde aquí, desde Japón o desde donde sea y creo que en este sentido es un poco más la persona que el sitio en el que esté, que aunque también te influya no creo que dejes de conectar con la gente por ello. Incluso al revés, que igual también te das cuenta de cosas que de cerca no las ves pero cuando te relacionas con la gente que lo ve desde fuera también se te abre ahí un poco la mente y lo ves de otra manera.

 

Highkili me dijo en una entrevista “creo que en Canarias siempre ha habido un nivel de la hostia. Quizás ahora esté destacando más porque están destacando estilos más sudones por lo general, y de eso aquí tenemos pa’ rato?”. ¿Tú lo ves igual?

Yo creo que sí que tiene razón, que un poco la tendencia de ahora de la música es un poco más desenfadada. Igual hace cinco o seis años lo que imperaba era un rollo más serio, más rap, más de letras, como más de escucharlo… igual ahora la tendencia musical es algo más desenfadado, más sudón como dice él. También hay gustos para todo, pero creo que ese rollo que podamos tener los canarios ya solo cómo hablamos o cómo nos expresamos igual ahora tiene más acogida que antes un poco por todo, por la música que se está haciendo ahora que tiende a ese rollo más vacilón.

 

Estamos hablando del contexto más geográfico pero quería preguntarte por algo más cercano, con vínculos más estrechos: la familia. Hay una serie de referencias a figuras familiares (casi siempre femeninas) en las letras de los artistas canarios que –personalmente- me fascina. Estoy pensando por ejemplo en Niño Maldito con Mama, Highkili con Mira Viejita o tus continuas alusiones a tu abuela Nina (< 3)

Los familiares, la abuela Nina, las mamas… Pues claro, son figuras con las que te crías, que ves de cerca, es lo más que quieres y al final de una forma u otra también aparecen ahí en lo que haces. Porque es también como una relación tan pura, tan desde pequeños, de amor… que no sé… siempre gusta ponerlas por ahí porque es algo que da alegría, me da energía… y a ver, mi abuela Nina es una máquina, cómo no ponerla ahí. Un besito para ella.

 

¿Y lo que más echas de menos de Canarias?

Lo que más echo de menos de Canarias pues igual… el clima, el salir por ahí, la naturaleza… No como aquí que estás petao de calles, mierdas, humo… pues esa parte de Canarias, que es lo que tiene. Lo bomba que son las islas.

 

¿En qué te inspiras u os inspiráis para toda la parte de estilismo tanto en Bejo como en Locoplaya? 

Pues no sé, sobre todo cosas que ves por la calle en las que te fijas, cosas que tiene la gente y que te gustan, coges de aquí y de allá, los colores, no sé… al final es un poco eso, cruzarte con gente y con cosas que te gustan e incorporarlas a tu rollo.

 

Para terminar ya con cuerpo de Sónar y teniendo en cuenta el estilazo que te caracteriza, ¿nos recomiendas un outfit o atuendo para el festival?

A ver, combinación, atuendo… Si va a hacer calufo que se lleven un sombrerito, una bonfaina, que es la versión canaria. Y yo qué sé, que vengan con los calcetines a juego. Vayan a ver, háganse un combo. Que si vas de rojo pues los calcetines rojos, que si tienes un estampado de no sé cuánto pues lo mismo… Para los más atrevidos, pues no sé, una pinza. Una pinza en la nariz o en la ceja… en alguna parte del cuerpo. Una pinza en el pelo, también nos pueden sorprender con ella en un pezón o en la oreja, donde quieran…

 

Y tú que eres tan DIY en cuanto a outfits, ¿podrías prepararte así sin pensarlo mucho un look Sónar con lo que tengas ahora mismo por casa?


Photo by Jaime Díaz(1)