Parte de la culpa de que este 2016 sea tan estelar para el mundo de la música en general y Warp en particular es que Plaid cumplieron con su cita y lanzaron la pasada primavera un nuevo disco, The Digging Remedy. En su búsqueda por recuperar las esencias también recobraron parte de la magia que les hizo uno de los grandes de ese intelligent techno de los 90. El dúo, formado por Andy Turner y Ed Handley, es uno de los grandes reclamos de la inminente sexta edición de MIRA Festival, donde vuelven tras ser el gran reclamo de su primera edición en 2011. Para la actuación se hacen acompañar de The Bee (el multiinstrumentista Benet Walsh, que también aparece en el LP a la flauta y guitarra) en un show AV que promete sanar cuerpo y alma, excitar vista y oído.

Aprovechamos la ocasión para mandarles unas preguntas sobre este reciente nuevo disco, el estado actual de Warp, su relación tras un cuarto de siglo juntos, su amor por la tecnología, su preferencia por lo digital o lo analógico y, por supuesto, para que nos den unas pistas de lo que nos encontraremos en Fabra i Coats este viernes a partir de las 20:45. Durante el fin de semana también pasarán Death In Vegas, Tim Hecker, Zomby o Roly Porter.

 

Como ocurría con “Reachy Prints”, este nuevo álbum es una suerte de vuelta a las raíces. ¿Qué os empujó a hacerlo así?

La música de ambos álbumes es relativamente simple en términos de producción y estructura. Disfrutamos a la hora de componer bastante rápido y no nos obsesionamos con detalles posiblemente innecesarios. El impulso mantiene a nuestra música fresca.

 

También recuerda a alguno de vuestro material en solitario como Balil o Tura. ¿Habéis considerado embarcaros en más proyectos en solitario? (Un retorno de cualquier de estos alias sería genial)

No hay planes específicos pero seguramente hagamos más material en solitario en el futuro.

 

¿Podría considerarse como una continuación de “Reachy Prints” en el sentido de que trabajabais con un estado mental parecido? Si no es así, ¿cuál era el estado de ánimo y el objetivo mientras trabajabais en él?

Hasta cierto punto, ambos álbumes examinan nuestra larga relación ‘profesional’ con la música, lo que significa para nosotros y cómo mantenemos el amor y el respeto por lo que hacemos.

 

¿Diríais que sois nostálgicos?

Un poco, pero siempre nos han atraído más las posibilidades indefinidas del futuro. Es difícil esquivar los clichés en la música electrónica de hoy, así que se han establecido muchas reglas estéticas. Podemos ser sentimentales, que es algo que tiene que ver. Además, ¡recordar el pasado puede llevar a un mejor futuro!

 

Lo que sí está claro es que siempre habéis usado los avances tecnológicos para presentar vuestro trabajo en nuevas y excitantes maneras. ¿Alguna tecnología nueva con la que os gustaría trabajar?

Nos gustaría trabajar con los sistemas de sonido sintético 3D/inmersivo que se están desarrollando para la realidad virtual. La sonorización de estos mundos puede ser interesante, tecnológicamente y creativamente.

 

Hay un gran revival de hardware analógico hoy día. ¿Diríais que sois firmes adeptos u os habéis encontrado usando cada vez más software digital?

Nos gusta el software más pero siempre nos gusta un modular para trastear un poco también, son geniales para conseguir sonidos inesperados e innovadores. Lo ideal es un poco de cada. Es genial ver tantos fabricantes pequeños de hardware crear módulos increíbles.

 

En general, ¿hemos cambiado a mejor en términos de consumo musical?

Es difícil decir si ha mejorado. La música es más barata y tenemos más donde elegir ahora.

 

Algunos de vuestros primeros discos son muy caros en Discogs y otros mercados online. ¿Es frustrante para vosotros ver que las nuevas generaciones no pueden acceder a vuestra música?

La mayoría se ha digitalizado en alguna parte, por lo que si realmente te interesa la puedes encontrar. Quizás lo que deberíamos hacer es reeditar algo.

Esa era mi siguiente pregunta. Ya que Autechre lo están haciendo estos días, ¿vosotros lo habéis contemplado?

Hemos reeditado algún track en recopilaciones o colecciones pero no hemos considerado reediciones propiamente dichas aún.

 

Este álbum resulta muy interesante en el sentido de que los temas juegan con las expectaciones del oyente, hay mucha tensión creciendo. De algún modo, es el completo opuesto de la EDM. ¿Tenéis una posición firme contra este movimiento o no os importa demasiado?

Si la EDM es toda la música electrónica de baile, entonces es un término demasiado diverso como para que signifique algo, si significa todo ese material inferior y post-Skrillex que se hace en Estados Unidos entonces, sí, pese a alguna brillante producción, la mayoría es predecible y grandilocuente. Venimos de la música de baile, con todo, así que la amamos más que otros ‘estilos’.

 

Habéis alcanzado 25 años trabajando juntos. ¿Cuáles han sido los altibajos que habéis experimentado al trabajar como dúo?

Como cualquier relación larga, nos hemos aburrido y irritado el uno del otro, ¡pero hay mucho respeto mutuo y entendimiento también! Somos muy buenos en perdonarnos mutuamente pero a veces somos perezosos a la hora de inspirarnos y motivarnos el uno al otro.

 

Sois un fijo en Warp. El sello ha cambiado mucho a lo largo de los años, ¿lo ha hecho también vuestra relación con ellos?

Ha permanecido bastante consistente, nos comunicamos mucho durante el tiempo que rodea un lanzamiento y luego no tanto durante un año o así. Estamos contentos de estar con ellos.

 

¿Habéis escuchado a alguno de los nuevos fichajes de estos últimos meses (Lorenzo Senni, GAIKA, Danny Brown…)? ¿Os gusta alguno en concreto?

Tenemos la oportunidad de escuchar a muchos de los nuevos fichajes y nos alegra que Warp siga mirando hacia adelante. ¡Pero no los hemos escuchado lo suficiente como para valorarlos!

 

He seguido el sello durante unos 15 años, pero no pude vivir la etapa dorada porque era demasiado joven. Veo que el sello está ahora mismo en un momento muy excitante, pero vosotros, que habéis estado ahí todo este tiempo, ¿creéis que el revuelo está justificado?

Es difícil decirte para nosotros también. La música de Danny Brown u Oneohtrix es excitante de escuchar porque tiene un lado conceptual y psicodélico que le hace ser algo diferente.

 

Clark lanzó hace unos meses una banda sonora, Hudson Mohawke hará lo propio esta semana… ¿Cómo podéis explicar que hoy día haya más y más artistas electrónicos haciendo este tipo de proyectos?

La música instrumental siempre ha sido más apropiada para las películas y la música electrónica puede existir a medio camino entre una partitura convencional y el diseño de sonido.

 

MIRA es un festival muy interesado en el lado musical de la música, así que el hecho de que toquéis ahí tiene todo el sentido del mundo. ¿Qué podemos esperar del show que presentais? ¿Cómo van a ser los visuales? ¿Son diferentes a los de un show “normal”?

Actuaremos con nuestra nueva pantalla, que está delante nuestro en el escenario. Nos puedes ver por los agujeros de la pantalla. Hemos desarrollado una secuenciación visual a partir de software que utilizaremos sobre la pantalla. Tiene el aspecto de un secuenciador gigante. Habrá material especial para MIRA.  

 

¿Es algo que preparais previamente con Benet Walsh o es totalmente improvisado?

La mayoría de ello se trabaja previamente, pero hay algunos momentos de improvisación.