¿Se acuerdan ustedes de la puesta en escena de Danny L. Harle en Sónar 2016? Una rave pop en toda regla -que no digo fiesta, que digo rave-: sonidos glossy, autotune de textura chicle-TicoTico, euforia, hiper-felicidad, hiper-dance, hiper-pop. Los Beatles apareciendo en 2017 sin Lucy in the Sky with Diamonds pero con un saco de Minions y vasos purple extra large.

“La pop music -como afirma Fréderic Martel- no es un movimiento histórico, no es un género musical, se inventa y se reinventa constantemente”. Es decir, en el momento que un estilo musical pasa al circuito comercial se convierte en pop; de ahí que muchos de los artistas urbanos (dejemos de llamarles “nuevos”) ya estén familiarizados con la etiqueta.“Yo llevo tiempo diciéndoselo a los medios -decía C. Tangana en una entrevista que mantuvimos con Agorazein-: que somos el nuevo pop, que somos la nueva cultura popular… Y no me refería a ‘yo y mi grupo’, me refería a toda esta movida”. Seguramente “toda esa movida” incluya a los artistas nacionales que estarán en SonarXS, por ejemplo:

Veámoslo desde otra perspectiva, ¿cuánto de pop (tradicional) había ya en estos grupos antes de que explotara todo el fenómeno? Imaginen, si Bad Gyal se presentaba justamente hace un año con una versión del Work de Rihanna titulada Pai. Imaginen, si Yung Beef ya traía como aka Lana del Rey:

Imaginen:

Ninguno de ellos ha negado nunca la influencia del pop, especialmente de la música pop estadounidense como apuntaba Pucho en aquella entrevista. Y esta es una de las características que separan a esta escena de la anterior, basada de manera más pura en la música rap. Y si hablamos de mezcla tenemos que aludir a Dellafuente, otro de los nombres del XS. Probablemente más flamenco-pop que trap:

#emotional <3

No hay duda de que a los 17 una se enamora de otra forma, desde un punto en el que se juntan lo visceral y lo naïf. Más intenso y a la vez más ingenuo. Con el paso de los años todo cambia pero la esencia de las chiribitas y las mariposas continúa, y las hostias que te llevas también cambian pero la esencia también se mantiene. “¿Estaba deprimido porque escuchaba música pop o escuchaba música pop porque estaba deprimido?”; lo decía Rob en Alta Fidelidad (2000). Definitivamente estamos hablando de otro tipo de pop incluso de otro tipo de tristeza. En las pistas de baile más vanguardistas hay pop (incluso pena). Arca pinchando Mecano en la Trill del pasado 9 de septiembre es un ejemplo, otra muestra sería su último disco titulado Arca. Hablando del susodicho, él no estará en SonarXS pero sí uno de sus artistas cercanos: Total Freedom, que además de colaborar en Entrañas ha acompañado al venezolano en alguna gira. De nombre Ashland Mines, vinculado al sello Fade To Mind y quien se marcó uno de los mejores edits de Rihanna:

Ya que hemos mencionado a la de Barbados, entre los referentes de esta fiesta pop no podía faltar otro de los grandes nombres del mainstream actual: Justin Bieber. No, él no estará en SonarXS (I wish LOL) pero sí lo hará el que ha sido su telonero en la gira por Islandia: Sturla Atlas, en quien podemos ver representado el modelo de nuevo artista afincado en el underground con referentes comerciales: “Justin Bieber es uno de mis artistas favoritos”, dijo el islandés cuando se anunció su nombre como artista invitado en el Purpose Tour:

No se puede negar que en la mayor parte de estos nuevos artistas hay un componente #emotional bastante particular. De hecho, toda la obsesión por mostrar los sentimientos abiertamente es otro de los rasgos que definen a esta escena de trap-pop or watever lo queráis llamar. Más de feelings: en este tema de Pimp Flaco (que estará en el festival junto a Kinder Malo), y de cuyo ritmo es autor el malagueño Sandro Jeeawock (que también en Sónar, por cierto) otro ejemplo de apropiacionismo pop que toma como obra original aquel tema de Empire of the Sun titulado We are the people.

Y ya que hemos nombrado a Jeeawock, y antes hemos hecho lo propio con Dellafuente (ambos influidos por el flamenco de maneras diferentes) no podemos olvidar aquí a BSN Posse, cuya renovación de la pista de baile pasa por el flamenco o-era-al-revés? Y ya que estamos tomando el mainstream como hilo narrativo: (si no fuera así pondría su remix del Paso de Ti del tema Pedro LaDroga y Skyhook, aunque no estén en el cartel < 3)

Súper-fans

Otra característica que rodea a buena parte de los artistas que están en este escenario XS: el fenómeno fan. Eso sí, un fenómeno fan marcado por el cambio de roles de género tanto en artistas como en público. Sólo hay que ver las actuaciones de Bad Gyal, por ejemplo, con una primera fila llena de mujeres jaleándole mientras ella hace twerk (¡aplause!). Más nombres nacionales que están jugando un papel interesante en la ruptura con los estereotipos: Yung Beef y su colaboración con Pigalle en la Fashion Week de París, desfilando con botas de tacón (de esto ya hablamos en el especial dedicado al grupo); también Bejo, sobre todo desde la estética de sus creaciones. Por cierto que a Bejo el año pasado le escuchábamos como música de continuidad en algunos escenarios de Sónar Día y este año mira tú.

Claro que desde España hablamos del cambio de estereotipos de género un poco desde la timidez. Estamos lejos de otros referentes internacionales como decía hace algunos días HJDarger en Twitter:

hjdarger-tuit

Pero dentro de SonarXS sí habrá otros nombres internacionales que rompen de forma mucho más radical con las etiquetas; ahí tenemos a Kiddy Smile, aunque más ligado al house, por lo que toda la estética queer que vemos en muchos de sus vídeos tiene una coherencia mucho mayor/está mucho más justificada. Unimos entonces a Kiddy Smile con otro de los nombres claves de la historia del pop, la reina: Madonna; y para muestra el vídeo de Let a B!tch Know donde podemos ver bailes en clave vogue (los mismos de los que ella se apropió en los 90 y puso de moda a través del tema del mismo nombre) y que ojalá –repito, OJALÁ- podamos ver en el XS.

El voguing, que nace en Nueva York en la escena ballroom protagonizada por la comunidad gay latina y afroamericana de los 80, vuelve a estar de moda unos cuantos años después del vídeo de Madonna. Algo que tiene mucho que ver con la explosión de los ritmos latinos y que han resucitado desde el colectivo mexicano N.A.A.F.I, quienes han organizado algunos eventos alrededor del ballroom y el voguing en los últimos años.

Sin movernos de esta línea rupturista también estará en XS Yves Tumor, miembro de Dogfood Music Group, el colectivo al que también pertenece Mykki Blanco. Su disco debut, titulado Serpent Music, llegaba vía PAN y estaba cargado de sensualidad R&B y estética lo-fi y vaporosa.

Habrá más sensualidad en SonarXS aparte de la de Yves Tumor, otro tipo de sensualidad vinculada a la música latina y también al pop: Juan Ingaramo. Romantiqueo dulzón, aquí sí que se mantiene la definición tradicional de pop: el estribillo catchy, la historia que a todos nos ha pasado y cuya letra podemos cantar con conocimiento de causa global. Teenagerismo. Amor de colegio.

Perreo lento

Y luego está la sensualidad del baile hasta el suelo, el sudor frenético pero que no abandona el corte romántico: DJ Florentino. Fuego de amor, reggaetón suave y a la vez violento. Toda la pinta de que se va a marcar una de las sesiones épicas del festival.

Tampoco hay duda de que el dancehall y el reggaetón están actualmente dentro de los parámetros pop, ¿no? Otra artista influida por este tipo de sonidos aunque trabajados desde un lado un tanto más arrollador es Toxe. La última artista referente pop que hemos nombrado en este recorrido ha sido Madonna quien –casualmente, y al igual que Toxe- hizo su versión del Toxic de otra de las diosas del pop: Britney Spears. Bastante diferentes entre sí, esta es la abrasiva pieza firmada por Toxe:

Toxe está vinculada al colectivo Staycore, que serviría de unión entre la artista y otra de las féminas que pasarán por el XS: Kablam, quien publicaba su mixtape Furiosa a través del sello Janus (donde también encontramos a Lotic) y quien de la misma froma representa a esa acción renovadora de la pista de baile que se debate entre la dulzura de los ritmos latinos y los beats punzantes y rudos.

Y si hablamos de renovación de la pista de baile (aunque no estén dentro del XS pero sí dentro del festival), debemos nombrar a la crew de Fuego -con DJ2D2 y Will Blake-, quienes han conseguido hacerse con la sala grande de Razzmatazz para traer este tipo de sonidos emergentes, consiguiendo hacerse un hueco en un espacio que casualmente llevaba años dominado por los sonidos indies más cercanos al espectro comercial. De hecho, Fuego se presentaba como la sesión del “nuevo pop” o “el pop del mañana”, como decía Max Martí en esta crónica de la fiesta.

Pero para que algo llegue al mainstream sin ser prefabricado antes ha de ser una música de minorías, ya lo vimos con el trap y -ya que lo hemos nombrado anteriormente- con el vogue. Y de eso, de ese espacio todavía más minoritario también hay en SonarXS, si no fíjense en esta Boiler Room de otro de los artistas que estará en este escenario: Conor Thomas, cuya selección inspira comentarios en YouTube tan dispares como estos: “troll of the year! goes on boiler room, plays no music, gives no fucks. owned!”; “Conor Thomas puts it in a nutshell. best boiler room ever”. Música para no bailar, ya lo hemos vivido en anteriores capítulos; pero si nos abstraemos de los prejuicios esto es otra cosa. Conor Thomas es el co-fundador de Death of Rave y Boomkat Editions, qué menos que esto:

Jugar con los límites de lo establecido, no sólo en cuanto a estereotipos como ya hemos señalado sino también en lo referente al buen y el mal gusto o lo que está más y menos normalizado en la pista de baile es algo obligatorio dentro de una cita como Sónar. Por eso el XS también tendrá a un artista como Aethereal Arthropod.

En estos dos últimos artistas nombrados encontraríamos el lado más underground del escenario XS, todo lo demás, todo lo que pasa por lo urbano, lo latino y el pop, está en otro camino, en la propia reinterpretación de géneros ya existentes desde el lado más creativo, excitante e imaginativo. Obviamente todos los artistas nombrados o parten de o encuentran su esencia en un lado de minorías/underground, como le pasaba al voguing antes de que lo pillara Madonna o al dancehall antes del Work de Rihanna. Lo decía Cashmere Cat hace algunos días en The Fader: “la música pop está en un lugar realmente bueno ahora mismo. Hay mucho espacio para cosas extrañas”. Los raritos de la clase subidos en la ola pop.