Quizás estabais demasiado ocupados con las listas de lo mejor del año, pero hace algunos días Atresmedia dedicaba un artículo al “trap” para no iniciados (con entrevista a Pedro LaDroga incluida) en el que podían leerse algunas afirmaciones bastante alejadas de la realidad musical (por no decir otra cosa). No es algo que debiera sorprendernos, es la tónica dominante de un 2016 marcado por  por unos medios generalistas ocupándose del rap “underground” y que casi siempre va más allá del desinteresado “ponerse al día” o enterarse un poco de la actualidad (Bustamante y los Rolling Stones han dejado de proporcionar visitas, para que nos entendamos). Esta absorción del rap (hasta hace poco un estilo minoritario) por medios de comunicación/marcas/watever no-minoritarias y no-asignadas al rap es otro de los motivos por el que hemos podido llegar a pensar que todo se había roto.

Si en el resumen nacional del año pasado hablábamos de los grupos trascendiendo a nuevos escenarios como Sónar (con la actuación de PXXR GVNG en el festival barcelonés), este año hablamos del trap y otros sonidos cercanos al trap* trascendiendo a todos los niveles además del que respecta a los escenarios de puesta en escena: la publicidad –Ms Nina en el anuncio de Chicfy-, la moda –Yung Beef como modelo de la campaña de Calvin Klein- o los medios de comunicación –C. Tangana estrenando vídeo en Interviú o los concursantes del programa First Dates de Cuatro hablando de Dellafuente-. Hay que decir que esta última parcela en concreto ya comenzó a cambiar el año pasado cuando La Mafia Del Amor sonaba en MYHYV y PXXR GVNG actuaba en el programa de Alaska y Segura de TVE (y nos echábamos las manos a la cabeza), pero ha sido este 2016 cuando nos ha explotado todo en la cara -al artículo de Atresmedia me remito- (aunque ahora ya no nos echamos las manos a la cabeza).

6_20160707we5vf6

Cuando en el párrafo anterior decíamos “trap y otros sonidos cercanos al trap” no era algo baladí. Este tweet de Erik Urano resume a la perfección la idea que hay detrás:

tuit-erik

Sí. Este año nos hemos cargado los límites o la definición del trap así un poco porque nos ha dado la gana. Y he aquí otra de las paradojas por las que algunos hemos pensado a lo largo de estos meses que todo se estaba yendo a la mierda: el tema de Ms Nina para Chicfy no es trap, Siempre de Agorazein no es trap, la mixtape Slow Wine de Bad Gyal tampoco. Así que por un lado tenemos a unos cuantos chavales -con ritmos que son un ctrl+c a los primeros de Steve Lean -y que intentan hacer algo que pueda ser catalogable como “trap” porque creen que es la fórmula para “hacer billetes” (lol) y por otro tenemos a los medios explicando/dando a entender de forma errónea lo que es el trap o haciendo que el paraguas de este sonido englobe prácticamente todo por el simple aprovechamiento del boom.

Dejando este asunto a un lado y bajando a la IRL. Con el mapa delante, si hay un territorio que ha concentrado a buena parte de los principales nombres de este 2016 ese está en las Islas Canarias. Una escena que hasta hace poco conocíamos especialmente por dos nombres: Niño Maldito y Cálido Lehamo, es decir, Me Cago en tu Padre, y que este año ha sido terreno-protagonista gracias a artistas como Bejo (que a muchos les sorprendía por primera vez como banda sonora de continuidad en los cambios de actuaciones en Sónar), Scarface Johansson, Locoplaya, Don PatricioBroke Niños Make Pesos, Delacalle, Highkili o el colectivo al que éste pertenece, B.O.N.G.

Highkili es, a título personal y en cuanto a nuevos artistas, lo mejor con lo que me he topado en los últimos doce meses.  En una entrevista que mantuvimos con él, el artista afirmaba que si el sonido canario estaba pegando fuerte en la actualidad era porque ahora se llevaban estilos “sudones” muy propios de este territorio: Personalmente creo que en Canarias siempre ha habido un nivel de la hostia, en mi opinión ha superado en muchas etapas a lo más pegao en Península. Quizás ahora esté destacando más porque están destacando estilos mas sudones por lo general, y de eso aquí tenemos pa’ rato. Creo que se dan a notar tanto las influencias latinas como las nativas africanas”. Me gustaría resaltar Puede Ser como uno de los tracks del año, pero sin olvidar lo último con lo que nos ha deleitado, Tliste (con vídeo de Adrián León Arocha, otro nombre a tener en cuenta aunque su ubicación esté tras la cámara).

Bastante representativo de lo ocurrido con los artistas canarios este año fue el concierto de presentación de Werther, el último disco de Niño Maldito, que tuvo lugar en Hangar el pasado 10 de diciembre y en el que participaron algunos de estos artistas como Highkili o Cálido Lehamo, en uno de los mejores directos de este 2016 y en el que además pudimos comprobar esa unión canaria entre vieja y nueva escuela.

Hablando de descubrimientos del año o, mejor dicho, saltos a la palestra: Royce Rolo, que firmaba la producción de otro de los top tracks 2k16: 100k Pasos de Agorazein, quienes han sido -indudablemente- uno de los nombres del año, especialmente C. Tangana; y también se han marcado uno de los giros musicales del año (en términos positivos) gracias a su álbum Siempre. El tema 100k Pasos en concreto, ya se ha convertido en la evocación más clara de aquel concierto de AGZ Familia que tuvo lugar en Las Vistillas (Madrid) por San Isidro y que deberíamos considerar uno de los momentazos del año. A Royce Rolo en concreto y a Banana Bahía Music en general hay que vigilarlos este 2017 más que nunca.

Más cortes imprescindibles de 2016 (sin seguir ningún orden especial) salvo el 1 que es el 1: Fiebre de Bad Gyal; Antes de Morirme de C. Tangana y RosalíaFlores de Pepe y DellafuenteMi Chulo de La Zowie y Lorena Bel remix de Lonely de Skooldaze & Kevin Prince aka Motocross Royal Club de France; La Corona es Mía de ChanelSmoking Room de A. Tourist y Pedro LaDroga; Koala de One Path; Voy a Poseerte del Mini y Ms Nina, HDP de Kaydy CainMarketing de Dellafuente y Yung Beef; 30 Ponys de Scarface Johannson; Mucho de Bejo; Acelera de Ms Nina y La Favi; Guadalupe de Sticky M.A; Original Quinqui de Jarfaiter; Bonita de La Mafia del Amor (de PXXR GVNG además hay que destacar su actuación en el Primavera Sound como la puesta en escena del año).

Fuera de este lado más trap/reggaetón/dancehall/dance pop, abriendo el abanico al flamenco y el club, hay parada obligatoria por los siguientes tracks: Catalina de Rosalía; Luce en tu cara morena de Ria Ekin (en uno de los EP’s del año titulado Nuevas Bulerías y lanzado por Iberian Juke); otro tema extraído de otro trabajo del año: Mosses Bridge de Oaht (perteneciente a Viollentsia Divina y que llegaba vía Sweat Taste). Y otro corte más extraído de otro trabajo (en este caso compilación) del año: PR3SSUR3 de Followback, incluido en el recopilatorio de Total Trax titulado Compilation Trax TT-01. A seguir muy de cerca también en 2017 a estos tres sellos, por cierto: Iberian Juke, Sweat Taste y Total Trax.

En términos de trabajos largos y cortos, además de los ya citados, debemos marcar en fluorescente: Fashion Mixtape de Yung Beef (La Vendicion Records), Fuego Amigo de Glue Kids (Galleta Records), Ocean Drive EP de Alizzz, Siempre de Agorazein, Las Aventuras de Miguel Grimaldo y NiñoSiempre Pa Arriba de One Path, Slow Wine Mixtape de Bad Gyal y Las Palomas EP de Blastto (Total Trax).

De todas las mujeres que han aparecido en estas pequeñas listas de tracks, discos y EP’s hablaremos más adelante. Ahora lo que nos atañe es el sello del que sale una parte del material incluido en esta selección: La Vendicion Records, que se han marcado una de las acciones más importantes de este 2016 tanto musical como culturalmente (y no solo dentro de los sonidos que nos ocupan en este resumen): su lanzamiento de doce trabajos de una tacada, en un mismo día, y cuya descripción perfecta la hizo BigBrothaBob vía twitter:

bibbrotha-tweet

De este insólito acontecimiento (del que quiero destacar esta reflexión de Nicolás Prados en Noisey), se puede discrepar/debatir en materia de gustos pero no se puede negar la esencia, el trasfondo de la acción: el funcionamiento de la industria ha cambiado hace tiempo y se puede ir en dirección contraria al progreso o se puede ir por delante y pensar más allá de las exigencias o los mecanismos ya anticuados.

En este 2016 además del trap hay otro ámbito musical que ha pasado del underground a la pista grande: los nuevos sonidos de club que rompen con la concepción tradicional del baile anclada en estilos como el techno o el house y optan por la deconstrucción y posterior fusión de los parámetros clásicos. Encontramos ejemplos en plataformas anteriormente nombradas como Sweat Taste, Total Trax e Iberian Juke, pero también en colectivos como Brrrrrap en Madrid o Trill en Barcelona, los cuales han cogido una fuerza mucho mayor este año a pesar de llevar ya unos cuantos dando guerra. Lo que hace cinco años (en el caso de Brrrrrap) y tres (en el caso de Trill) parecía demasiado #futuristic, resulta ahora más comprensible y eso se nota en el aforo. La pista de baile que hasta ahora tildábamos como vanguardista, se entiende ya como algo menos descabellado -tal y como imaginábamos que ocurriría (thanks God)- así que aplauso para ambos, por visionarios. Resulta muy representativa la manera en que Trill ha cerrado el año, anunciando su nueva fiesta Fuego (“el hermano mayor de Trill”, como ellos mismos dicen) que ocupará la sala grande de Razzmatazz, donde se han percatado de cuáles son los sonidos capaces de poner patas arriba la pista en 2k17 (quizá la visita de Alison Wonderland el pasado mes de julio ayudara a ello).

He querido dejar lo que a mi juicio es lo más destacable para el final. La explicación que hay detrás de la ilustración realizada por la artista Numi para este especial: las mujeres. Porque podemos no coincidir en muchas cosas salvo en una que hace referencia a las artistas nacionales (también más allá del rap): ELLAS han sido las grandes protagonistas (para muchos será para mal y para otros para bien, yo me subo en el segundo carro). Esa nueva tropa de jovencísimas mujeres cambiando -entre otras cosas- una de las reglas del juego más unida al machorreo del rap: el ya aburrido beef. La Zowie, Tania Chanel, Bad Gyal, Ms Nina, Rosalía… además de copar portadas de revistas o ser protagonistas de la Madrid Fashion Week, han entendido y puesto en práctica un mensaje clarísimo: juntas mejor que separadas. Y me parece maravilloso ver no sólo algunas colaboraciones -como la de Bad Gyal junto a Ms Nina en Despacio o el cameo de Bad Gyal en el vídeo de Chanel para el tema Te Invito a Soñar (en el que la catalana aparece a pesar de no cantar, lo cual tiene un trasfondo mucho mayor que si cantase)- sino también el intercambio de likes y de mensajes positivos en sus publicaciones de Facebook o IG. Y todo esto, por supuesto, sin olvidar que se han marcado algunos de los mejores lanzamientos del año.

Sirva este artículo como aplauso a todas ellas, cuyo antecedente más fehaciente podríamos decir que lo encontramos en el track Raxeta de La Zowie (2013), quien ha protagonizado algunos de los grandes momentos del año (por ejemplo su unión con Zora Jones en Obra de Arte) y que ha puesto en práctica una ruptura de códigos asociados a los estereotipos de género que no podemos dejar de jalear:

En esa ruptura La Zowie no ha estado sola, también ha habido hombres. Ahí estaba Yung Beef con sus botas blancas de tacón caminando por la semana de la moda de París, Cecilio G morreándose con otro tío en un concierto, o Bejo con uno de sus últimos vídeos titulado Ama de casa (y aprovecho para subrayar también el nombre de Cachi Richi, que firma buena parte de los vídeos de Bejo).

Volviendo a Ellas, además del apoyo que se dedican las unas a las otras, ¿habéis escuchado a alguna declararse feminista? No suelen hacerlo. Seguramente sea culpa del estereotipo feminista que las generaciones anteriores les han/hemos dejado, porque que alguien me diga si estas letras extraídas de temas de Bad Gyal y La Zowie no son estupendos alegatos a la mujer haciendo lo que le sale del coño: “Si yo te doy mi culo es porque te lo quiero dar, eso pa ti es una ganga” / “No tengo dueño, no tengo marío pero no hay una noche que yo pase frío” <3. La declaración que mejor explica esto la hizo Tania Chanel en esta entrevista que mantuvo con Quique Ramos para Noisey: “No soy feminista, pero considero que he de defender lo mío. (…) No soy feminista en el rollo hippie que no se ducha y eso, soy más de principios que de ir de estética como todas esas que lo son de boquita”.

El año pasado ya se advertía que esto podría pasar, pero si hay algo que 2016 ha dejado claro es que aquellos artistas que comenzaron asociados al rap hoy son el nuevo pop. Lo decía AGZ en la entrevista que mantuvimos con ellos hace algunas semanas refiriéndose a ellos mismos y su generación. Ya no son tan nuevos ni tan minoritarios, pero eso no debería ser negativo. En este sentido, y ya que hemos aludido a los medios generalistas, hagamos un S/O a dos medios independientes que han estado muy atentos: Showbizness y Prrra.

Dicho esto, de cara a este 2017 tenemos dos proyectos que ya esperamos con infinitas ansias: el disco de Cálido Lehamo junto a Spaced Out Family -el grupo formado por Lost Twin, Losen y Peter Panik– que está a puntito de llegar y del que ya hemos escuchado algún pequeño adelanto en los últimos directos de Cálido. Y otro proyecto a punto de caer y que también apunta alto tan solo con el primer adelanto (otro #TopTrack2016 titulado Nadie Como Yo) es el de Pedro LaDroga y Skyhook: Skydrvg 2.0 o Vía Digital.

Y aunque no se han pronunciando al respecto esperamos que los chavales de Afrojuice 195 suelten más perlas como Karim Benzema este 2017 (S/O to Brrrrrap por enseñar esta merca), el tema además nos remite a uno de los tracks del año en internacional, el de Roger Mila de MHD.

A 2017 yo le pido que Bad Gyal, La Zowie, Gata Cattana, Chanel, Ms Nina y demás féminas sigan dando golpes sobre la mesa en música, estética, estereotipos y lo que venga.

*Btw, por si alguien no ha pillado los guiños de la ilustración que acompaña este artículo (y acorde con la autora de ésta): las cadenas aluden a la portada de Slow Wine de Bad Gyal, las boobs son de La Zowie y el booty de Chanel (L).